¡Siempre han sido parte de ti!

Gracias a todos esos abuelos, que fueron padres de nuestros padres, que cuidaron y educaron a nuestros educadores, que nos protegieron y cuidaron siempre que pudieron, que nos amaron y nos aman sin condiciones, aunque pensemos y actuemos fuera de sus esquemas, aunque a veces no entiendan nada de lo que hacemos… ellos siempre están allí, son experiencia, son amor, son vida.

Más elegantes, más tradicionales, más espontáneos, más contenidos, sean como sean siempre son y serán nuestras raíces. ¡Me encanta descubrirles, investigar y hablar con ellos, saber cómo vivían, cómo interpretaban, cómo sentían y cómo lo hacen hoy en día!

De todos mis abuelos y los abuelos de mi pareja, os presento a continuación a las 3 que nos quedan vivas. Tened en cuenta que no tienen este carácter que describo “de repente”, son así desde hace muchos años por lo que empieza YA a ser quién quieres ser porque lo que tú eres lo llevarás contigo SIEMPRE. “Siembra un pensamiento y cosecharas un acto, siembra un acto y cosecharas un hábito, siembra un hábito y cosecharás un carácter, siembra un carácter y cosecharás un destino”.

“La Abuelita”, Pilar, 84 años (madre de mi padre)

Culta y sabia, de una educación y elegancia suprema. Estable, segura, prudente, coherente y fuerte como un roble, sensata y jefa. Auque nuestro abuelo (“el Avi”) fue quien creó grandes negocios y recorrió el mundo todos sabemos que ella siempre estuvo a su lado y siempre ha sido y sigue siendo “LA JEFA”. Ha tenido 11 hijos (3 ya en el cielo), ha cuidado siempre que ha podido de sus 22 nietos (1 ya en el cielo), ha publicado 3 libros de cocina y a pesar de haberse quedado viuda hace tan solo 2 años, ahora ha creado “el club de la lectura” con amigas suyas. Pase lo que pase no pierde la ilusión y las ganas de vivir. Ella confirma la frase de… “detrás de un gran hombre hay una gran mujer”.  A sus 85 años está conectada con su gran familia (estamos en diferentes países y vamos viajando) por Facebook, whatsapp  e incluso tiene un blog. ¡No conozco persona que se adapte más a las tecnologías! Como dice ella, es una mujer de 30 años metida en un cuerpo de 80. Si le escribo un whatsapp diciéndole cómo está y que tenga un día fantástico, me contesta “no dejaré que los dolores que tengo en este cuerpo sean los protagonistas del día, ¡yo haré que este día sea fantástico!”

¡No dejes que tus problemas sean tu protagonista del día, crea, disfruta, ama y aprovecha tu día de vida!

En este post menciono cómo vivía ella la guerra cuando era pequeña. “Gana tu partida, gana tu vida” http://felizpsicologia.com/?p=87

 abuelita feliz

“La abuelita” Pilar, 84 años, (madre de mi madre)

Alegre,  “campechana”, cariñosa, espontánea, humilde, simpática, divertida y generosa. Se quedó viuda con 55 años y siempre ha estado “al pié del cañón” siendo una gran madre y una gran abuela. Cocinaba, cantaba, nos cuidaba y nos educaba en muchas ocasiones. Ella es todo un ejemplo a seguir, ahora tiene Alzheimer hace 10 años y sigue feliz. ¡Sonríe, canta y, hasta hace poco, también bailaba!  Ama a la persona que tiene al lado en cada momento. No sabe quién soy pero sólo estando cerca de ella siento que me quiere porque ella es amor.

¡Aún cuando no podemos decidir qué situaciones vivir, todavía podemos elegir cómo vivirlas!

Os dejo el post en el que os presenté a mi abuelita “¡Desear lo que debes hacer y disfrutarlo!” http://felizpsicologia.com/?p=80#sthash.6m4VDXzS.dpbs

 feliz abuelita mamá

La “Iaia”, Mercè, 78 años (abuela materna de mi pareja) 

Entrañable, amigable, expresiva, espontánea, inquieta, trabajadora, dulce, buena y llena de amor y vida.

Hace apenas 1 mes, tras una peligrosa operación de riesgo, sufrió una enfermedad desconocida con fiebres muy altas la cual le debilitó mucho y por la que tuvo que estar 1 mes ingresada en el hospital realizándose diferentes pruebas médicas realmente muy duras, finalmente no encontraron qué enfermedad era. El hecho es que en este proceso, agotada física y psicológicamente de tanto sufrimiento, me llamó y entre sollozos me dijo: “María, aprovechad la vida vosotros porque yo ya me muero”. Sus palabras me tocaron el corazón así que retrasé todos mis planes ya que la misión más importante para mí ese día se convirtió en ir a comprar una libreta e ir a visitarla para explicarle los “deberes” que le ponía desde ese mismo instante. Sus deberes consisten en que me escriba los 3 objetivos que tiene y las 3 mejores cosas que le suceden cada día en la libreta que le regalé, me comprometí a que cada vez que la veo leemos sus “deberes” juntas ¡Es increíble la de cosas y de vida que tiene, a sus 78 años está más viva que yo a mis 27! Cocina cada día para toda la familia, cose ganchillo, bolillos, frivolité, hace auténticas maravillas manuales (bolsos, imperdibles, pendientes…), cuadros de flores secas, pasea, planta y cuida un huerto en su casa, baila y tiene infinidad de amigos que constantemente le llaman y la visitan, está rodeada de amor y vida. ¡Alucinante!

feliz iaia

TODOS tenemos “talón de Aquiles”, todos tenemos defectos y momentos de debilidad, a diario caemos, lo que importa no son esas debilidades o esas caídas, si no lo que haces con ellas y cómo te levantas, cómo te sobrepones y lo que acabas consiguiendo hacer con tu vida. Mira a Mercè, aunque a veces se llegara a sentir más muerta que viva, ¡resulta estar más viva que muchos que dicen estar vivos!

¿Y tú qué estás haciendo con tu vida? Lo que trabajes en ser hoy (aunque te cueste años conseguirlo) marcará tu mañana y jamás olvides que quién siempre te acompañará el resto de tu vida, eres tú, tu mejor inversión.

“El Avi” (Luis, falleció hace 2 años, a los 84 años de edad)

Os dejo la despedida que le escribí a mi abuelo para que recordéis a todos esos abuelos que ya no están con nosotros físicamente pero que sí estuvieron y siguen estando en nosotros, siempre serán nuestras raíces:

“Nos vemos en el cielo

…generosidad, humildad, bondad, amor, familia, unidad, voluntad, paciencia, sencillez, optimismo, lucha, crecimiento, prudencia, comprensión, saber estar, lealtad, perdón, trabajo, responsabilidad, ambición, superación, entrega, honestidad, inteligencia, alegría, felicidad…

Es sólo un parte de lo que espero haber aprendido de ti.

Gracias por todos estos años, gracias por esa mirada y por esa sonrisa en los que siempre he visto reflejados todos estos valores.

Siempre estaré contigo porque siempre has sido parte de mí.

Nos vemos en el cielo.

Te quiere,

María”

feliz avi y yo

¡Cuida, aprende y disfruta de tus abuelos! ¡Siempre estarán contigo porque siempre han sido parte de ti!

Os dejo esta canción infantil que refleja muy bien la sabiduría que buscamos en nuestros abuelos. Heidi, “abuelito dime tú” http://www.youtube.com/watch?v=ViiM3C6l0jY

María Gilabert Hernando