¡Desear lo que debes hacer y disfrutarlo!

Después de una semana intensa de trabajo, me levanté ayer sábado a las 8 a.m. para ir a visitar a mi abuela. ¡Es genial desear hacer lo que sientes que debes hacer y disfrutar con ello!

A veces el camino no es fácil pero la recompensa que puedes llegar a sentir es increíble. Mi madre y yo estuvimos 4 horas viajando en coche para llegar a la residencia donde mi abuela se encuentra, 4 horas disfrutando con ella y 4 horas más para volver a Barcelona, camino largo pero vale la pena.

Ella es todo un ejemplo a seguir, tiene Alzheimer hace 10 años y sigue feliz. ¡Sonríe, canta y, hasta hace poco, también bailaba! 🙂 Ama a la persona que tiene al lado en cada momento. No sabe quién soy pero sólo estando cerca de ella siento que me quiere porque ella es amor.

¡Aún cuando no podemos decidir qué situaciones vivir, todavía podemos elegir cómo vivirlas! 🙂