Felicidad y música (Lexlay)

¡Empiezan las entrevistas sobre la felicidad en Psicología Feliz!

La felicidad, tan deseada por todos y concretada de forma diferente por cada uno de nosotros, tan debatida durante tantos años e incluida en todos los sectores.

Aristóteles, Epicuro,  Jorge Bucay, Paulo Cohelo, Mario Benedetti, Mahatma Gandhi, John Lennon, Charles Dickens, Groucho Marx, Leo Tolstoy… ¡es interminable el número de personas que mencionan la felicidad a lo largo de sus apasionantes vidas! También podemos encontrarla mencionada en el cristianismo, el budismo, el hinduismo… En la música con canciones antiguas como “La felicidad” de Al Bano Carrisi y Romina Power” y actuales como “Happy de Pharrell Williams, en el cine con películas como “En búsqueda de la felicidad”, “La vida es bella”… Como podéis ver, no sólo desde áreas como la filosofía, la psicología, la sociología o la antropología se ha hablado sobre la felicidad sino que ella siempre ha estado presente entre nosotros y podemos encontrar todo tipo de autores, escritores, políticos, empresarios, cantantes, actores y otras personas hablando de ella  porque la felicidad es un concepto humano, no pertenece a ningún sector en concreto, sino que te pertenece a ti, seas de donde seas y estés donde estés. Hoy y ahora, tu misión es ser feliz.

¿Qué es la felicidad? ¿Cómo ser feliz? ¡Todos queremos ser felices!

A través de Psicología Feliz vamos a ir dando forma a este concepto tan ambiguo, tan abstracto y, a su vez, concreto, aprendiendo de mucha gente ya que entrevistaremos a personas muy variadas e interesantes y espero que, entre todos aportemos todavía más para ayudarnos los unos a los otros a encontrar esa felicidad. Veremos la felicidad aplicada a diversas disciplinas y desde varias perspectivas relacionándola con diferentes áreas. El objetivo es que descubras un concepto de la felicidad práctico, con el que puedas sentirte identificado y puedas aplicar lo que creas y quieras para que consigas tu propia manera de ser feliz.

Nuestro primer invitado está vinculado con la música desde que nació, Alex Riera, conocido artísticamente como LEXLAY, creador del sello discográfico HAPPY TECHNO, residente todos los sábados en el City Hall de Barcelona. Nuestro artista invitado ha realizado múltiples actuaciones en lugares como: Space, Pacha, Privilege (Ibiza), Fabrik (Madrid), Florida 135, Elrow, Supermartxé (Barcelona), SaoClub (Dubai); habiendo compartido cartel con artistas de la talla de Carl Cox, Richie Hawtin, Luciano, Loco Dice, Marco Carola, entre otros.

10407599_705652782824395_8937914471687983539_n

Importante destacar que Happy Techno no es sólo Lexlay sino que lo componen un gran equipo de personas, artistas nacionales e internacionales como Jan Pich, Carles Pérez, Jordi Castillo, Agata Pérez, Pere Suaña, Albert Rodríguez, entre muchos otros y, sobretodo, su constante entregado público.

 

felices

Agata Perez Feliz

happy feliz2

Podéis escuchar cómo Alex nos explica, entre otras cosas, qué es la felicidad para él y qué valores transmite a través de HappyTechno

Alex y yo felices feliz

M- ¡Buenos días Alex! ¿Qué tal?

A- Buenos días María, pues muy bien, es un placer estar aquí con todos vosotros en Psicología Feliz.

M- Muchas gracias a ti por venir, y sobre todo, por ser nuestro primer invitado.

Como ya sabes, Alex, te voy a realizar una serie de preguntas sobre la felicidad ya que nos gustaría saber tu punto de vista y cómo relacionas este concepto con la música.

¿Que es para ti la felicidad?

Alex- Empezamos bien… ¿eh, María? ¿Qué es la felicidad? Quizá una de las preguntas más cuestionadas  por el ser humano desde el principio de su existencia.

Desde mi punto de vista la felicidad la definiría como un estado emocional que se produce cuando se cree haber alcanzado una meta  deseada. Justo en ese momento creo que es cuando entras en un estado de paz interior, enfocas positivamente todo y te vienen ganas, energía y motivación para conquistar nuevas metas. Para mí el tener metas va muy acogido a lo que la felicidad se refiere. Y la felicidad no es algo que perdure en el tiempo a corto plazo, es algo que se ha de ir cultivando día a día a raíz de marcarte una meta detrás de otra hasta que llegas a conseguir esa paz interior de la que hablaba a largo plazo.

M- Realmente son muy importantes las metas, Alex. ¿Podrías explicarnos cuándo decidiste emprender? ¿Cuándo te lanzaste?

A- Si quieres que te diga la verdad, María, creo que tengo sangre de emprendedor y que ya nací con esta característica. Desde que soy bien niño me ha gustado organizar y dirigir y siempre he tenido mucha energía y motivación para lograr todo aquello que se me antoje en cada momento.

Creo que la motivación y las ganas son las dos herramientas fundamentales para poder emprender ya que estamos rodeados de gente muy buena con muy buenas aptitudes y cualidades y tenemos que poder estar al nivel para poder conseguir todo aquello que nos propongamos.

M- Efectivamente, la motivación y las ganas son importantísimas y, como no, el talento del que hablabas, esa sangre emprendedora, tiene un papel crucial.

¿Cómo consigues la felicidad atraves de HappyTechno?

A- HappyTechno es el proyecto actual en mi vida y para  lo que lucho día a día sin descanso. A través de este proyecto consigo la felicidad por muchos lados.

Por ejemplo, viendo cómo se logran las metas deseadas, viendo cómo mis compañeros de trabajo están motivados con el proyecto, viendo cómo todo el público que asiste en las fiestas, por ejemplo, se lo pasa en grande y saca una sonrisa detrás de otra. Viendo como cada vez hay más gente involucrada en el mismo.

Esas son las principales razones por las cuales consigo la felicidad a través de HappyTechno.

M- Muy interesante, ¿y qué valores transmites a través de HappyTechno?

A- A través de HappyTechno, yo y todo mi equipo, intentamos transmitir sobretodo el valor de la felicidad, el valor de la amistad, de la familia, de la energía positiva, intentamos día a día trabajar todos ellos ya que creo que es muy importante dejar claros los valores en sí del proyecto para que toda la gente a la que le gusta el proyecto lo reciba como tal.

M- ¿Qué es para ti la música, Alex?

A- ¿La música? ¡Qué arte la música!

Pues podríamos decir que la música actualmente es una de los pilares de mi vida, muy importante.

La música para mí es un medio de expresión interior. A través de ella puedo expresar mi ser interno y ver, por ejemplo, cómo el público al cual va recibida lo percibe como tal.

M- Hablando un poco de la felicidad, la música… ¿Crees que todo es positivo? ¿La vida es 100×100 feliz?

A- La vida creo que es como tú quieres que sea. La vida es como cada uno se la toma y día a día vas construyendo tu propio ser, tu propia persona, personalidad, tu propio yo.

Anteriormente he comentado que la felicidad para mí depende un poco de conseguir todos los propósitos que uno mismo se vaya proponiendo, pues creo que si cada uno va logrando esos propósitos y va encontrando su camino hacia la paz interior puede lograr ser 100×100 feliz.

M- Siendo realistas… ¿Qué obstáculos te encuentras?

A- ¿Obstáculos? Bueno, vaya tema… Jajajaja!

En esta vida somos muchos queriendo los mismos objetivos, los mismos logros, las mismas metas y, por lo tanto, hemos de luchar y luchar, siempre amistosamente hablando, eso está claro, para conseguir esas metas, esos fines. Fines que no serán fácilmente alcanzables ya que nadie regala nada en esta vida, como todos sabemos. Esos son los principales obstáculos que te vas encontrando el día a día… El hecho de que nadie te lo ponga fácil, el hecho de que todos luchemos por unos mismos objetivos, el hecho de no ser perfectos y que exista el fallo humano…

Yo me considero una persona muy perfeccionista, muy exigente, muy entregado a lo mío y los míos y con mucho carácter y ambición por conseguir mis objetivos.

Actualmente  mi proyecto es mi vida, es como mi pequeño niño, al que cuido y mimo hasta el último detalle. Cada día es una lucha si quieres que  tu proyecto esté hasta el mínimo detalle cuidado, entonces vives el día a día con obstáculos.

Cuanto más tienes, más quieres, eso es ley de vida y como más cerca ves que puedes conseguir lo que realmente es tu sueño, más ganas y empeño le pones.

La clave, yo creo, es saberse tomar los obstáculos como pequeñas piedrecitas que te vas encontrando en el camino, un largo camino a recorrer y del que nada te puede frenar. Es la única manera creo yo para poder conseguir lo que realmente quieres en esta vida.

M- Efectivamente, la persistencia es clave para conseguir los objetivos que uno tiene. Alex, poniendo en una balanza lo positivo y negativo… ¿crees que existe la felicidad? ¿Y crees que merece la pena?

A- En la vida no todo será de colores de rosas. Si uno quiere algo, algo le cuesta. Si consideramos que el conseguir algo es lo positivo y lo que le cuesta, lo negativo… una vez lo consigues, la clave es preguntarse ¿cómo te sientes? pues ahí tenemos la respuesta. Para mí sí que merece la pena realmente, si fuera todo positivo ¿qué gracia tendría entonces? las cosas han de costar para que uno las valore y le de importancia alguna, pienso yo.

M-  Entonces… ¿Existe la felicidad?

A- Hemos empezado bien y acabamos aún mejor, ¿Eh, María! Creo que sería una de las preguntas más extensas y con más recorrido a responder pero, así a “grosso modo” y sin extenderme mucho más creo que sí que existe y más si la defines como el estado emocional que aparece después de haber logrado unas metas deseadas.

¡Perfecto!

Muchas gracias, Alex, por tu tiempo y, sobre todo por dedicar estas respuestas a Psicología Feliz.

Muchas gracias a ti y te deseo lo mejor en tu proyecto, que por cierto me parece muy interesante y muy bueno. ¡Psicología Feliz a tope!

Hasta aquí la entrevista a nuestro primero invitado. ¡Ahora… a marcarte un objetivo y persíguelo día a día, persistentemente! ¡Muchas gracias a todos por vuestra atención y feliz fin de semana!

Amistosamente…

amigos

Persigue tu objetivo, construyendo día a día tu camino y cooperando en equipo ya que es la mejor forma de conseguir el éxito y la felicidad

redes

Y, caminando hacia ese objetivo, ¡saborea la felicidad!

Happy feliz

María Gilabert Hernando

Neurociencia ¡Evolución humana!

La globalización, los avances tecnológicos, los medios de comunicación… todo en nuestro exterior avanza a un ritmo abrumador, ¡a una velocidad con crecimiento exponencial! Pero… ¿nuestros cerebros avanzan al mismo ritmo? Definitivamente, NO.

Pero… ¿al menos los conocimientos que tenemos sobre el cerebro avanzan al mismo ritmo? Desgraciadamente, tampoco.

Parece ser que los seres humanos ponemos bastante foco en lo exterior y nos olvidamos del engranaje más importante que tenemos: nuestro cerebro. Es nuestra herramienta más potente y, aunque ha habido grandes avances, sigue siendo un gran desconocido para la mayoría de nosotros (no por ello menos importante).

 

Imagínate que eres el Director General de una empresa y tienes a 100 personas a tu cargo divididas en varios departamentos. La situación de tu empresa es la siguiente:

En el departamento de Marketing, el responsable siempre llega tarde y eso provoca que el resto del equipo tenga tareas pendientes y esté cada vez más desmotivado, pero al mismo tiempo tampoco se atreven a decirle nada para que cambie su conducta por miedo a la reacción y repercusión que esto pueda tener.

El departamento de logística no tiene una buena comunicación con el departamento de Marketing y, debido a errores de este último departamento, las promociones del producto suelen salir en plazos no reales, por lo que luego se acumulan las quejas en el departamento de atención al cliente y éstos acarrean la responsabilidad los de logística, por falta de información.

En el departamento de atención al cliente están muy estresados, pues existe una desviación demasiado grande entre la planificación del trabajo semanal (teniendo en cuenta el número de trabajadores del departamento) y el trabajo real existente ya que el número de incidencias es cada vez mayor. Están desbordados y no saben qué hacer, el clima en el equipo es cada vez más denso y los clientes están cada día más descontentos.

En el departamento de Finanzas están hablando mal de ti y creando mala reputación de tu marca entre tus propios empleados ya que se están generando muchas envidias sobre la diferencia de sueldo existente entre unos y otros trabajadores. Ellos manejan los datos financieros y no ven justo tu sueldo por el trabajo que realizas (no saben qué trabajo realizas exactamente) y tampoco ven justas las diferencias entre algunos trabajadores (aunque desconocen las responsabilidades y funciones de cada persona de la empresa).

Siendo el Director General de la empresa como eres y teniendo este panorama sin información ¿Qué vas a hacer si no lo sabes? ¿Cómo vas a liderar tu empresa si no sabes nada de sus departamentos? ¿Cómo vas a gestionarlo si no sabes nada sobre las personas que la integran? ¿Qué probabilidades de éxito tiene tu empresa?

Probablemente, bajarán las ventas, perderás dinero, los trabajadores serán despedidos (si no se van antes voluntariamente debido al mal clima laboral que se está creando y en ese caso perderás el talento que hayas reclutado), la empresa cerrará y tú acabarás endeudado.

Eso mismo es lo que sucede con el cerebro, si no sabemos cómo funciona, no sabemos gestionarlo, nos falta información, nos falta conocimiento sobre él. Nuestro cerebro es nuestra propia empresa, compuesto por diferentes áreas (departamentos) que se encargan de tomar decisiones, de tener emociones, de desarrollar habilidades, de almacenar conocimiento… y tenemos que averiguar cómo funciona cada una de ellas y cómo se interrelacionan con el resto para gestionarlo de la mejor forma posible y convertirnos en líderes de nuestras vidas.

ANE

Gracias a la neurociencia vamos descubriendo cada vez más cómo funciona nuestro cerebro, lo cuál es clave para nuestro éxito y felicidad así como para conseguir la mayoría de las metas que nos marcamos y que tanto nos importan. Por lo tanto, es imprescindible que avancemos neurocientíficamente, TODOS saldremos beneficiados.

En el mundo hay mucha información (demasiada) y, generalmente, acaba llegando a nuestros sentidos de una forma muy distorsionada (por no hablar ya de la interpretación que cada uno hace de esta y como luego la transmite…). Existiendo “San Google”, tantísimas universidades, centros de formación, academias, empresas, especialistas, medios de comunicación… ¿Cómo filtro y selecciono en qué me formo, qué me creo y qué difundo? Y si tengo una empresa, ¿de qué fuentes de información me alimento? ¿Dónde están los últimos avances neurocientíficos? A través de las academias que os referencio a continuación encontraréis la solución a estas preguntas que muchos científicos, coaches, formadores y empresarios frecuentemente os cuestionáis.

Ninguna otra ciencia ha hecho en los últimos 10 años tantos avances como la neurociencia. Ser un puente entre la ciencia y las finanzas, llevar tales avances a empresas y otras organizaciones es el principal objetivo de estas academias. Los servicios que ofrecen están ya establecidos en Alemania. Tras un período de desarrollo que llevó tres años, Torsten Seelbach fundó en Colonia, en el 2009, la “AFNB“ (Academia de Neurociencia y Gestión en Formación Profesional). En tan sólo dos años de puesta en marcha, la academia contaba ya con la colaboración de 300 asesores, coaches y entrenadores que prestan hasta hoy sus servicios en más de 5000 empresas y organizaciones. Para poder ofrecer los servicios a otros países, se fundaron en el 2012, a parte de la AFNB en Alemania, INME en USA y ANE en España.

anefeliz3

Nieves Pérez, Directora de ANE y buena amiga mía, está encargándose de la expansión y captación de socios para la academia en España a través de varias vías de networking, desayunos naturales aplicando la neurociencia, conferencias y otros eventos.

Nievesyofeliz

Los servicios y productos que ofrecen en esta Academia neurocientífica se crean con un equipo de expertos profesionales en Alemania. Más de 20 expertos de diversas disciplinas trabajan conjuntamente gracias al nuevo “Workflow-System“ en un objetivo común. A la hora de seleccionar descubrimientos científicos, dan especial importancia a datos y resultados fidedignios. Por ello se basan en fuentes como p.ej. reconocidos centros de investigación, prestigiosas universidades, publicaciones, libros científicos, conferencias, simposios y otras ponencias.

anefeliz

En estas academias, realizan estudios neurocientíficos, con base empírica, para difundir conocimientos fidedignos a través de productos como:

–          Vídeos

–          Audios

–          Presentaciones

–          Documentaciones

Gracias a sus productos, podemos acceder al conocimiento sobre la neurociencia aplicable a áreas que son de nuestro interés como: el desarrollo personal, coaching, asesoramiento, gestión del cambio, Marketing, inteligencia emocional, gestión de relaciones, etc. de una forma asimilable para nuestro cerebro.

A muchas personas cuando les hablan de algunos temas que no están probados científicamente, les suena a “humo” o a “aire”, no les parece real. Gracias a la neurociencia empezamos a avalar muchas de éstas áreas tan útiles para todos y poco creíbles para algunos.

Para ser socio de ANE, además de pagar la cuota anual, hay una previa selección ya que se te brinda la oportunidad de participar en simposios en Alemania en los que podrás tratar directamente con científicos que han descubierto grandes avances neurocientíficos viniendo desde lugares como Harward, Cambridge, etc. Si te interesa ser socio de ANE para aportar conocimiento con un valor añadido inigualable a tu empresa, academia, escuela o a ti mismo… puedes llamarme a mí directamente al 646611794 o escribirme a coachgilabert@gmail.com.

¡Apostemos por la neurociencia! ¡Apostemos por la evolución humana!

Para más información podéis acceder a la web de ANE

María Gilabert Hernando

Psicología deportiva

En el deporte, la cabeza juega un papel imprescindible y no me refiero para dar cabezazos jugando a fútbol como bien nos ha demostrado varias veces Puyol (gran jugador del FC Barcelona) en el campo sino a que tu mente puede ser tu mejor amigo y/o tu mayor enemigo, ¡aprende a sacarle partido!

Para escuchar el podcast pulsa “play”:

No sólo cada persona es distinta, sino que cada deporte, cada grupo y cada situación en las que se encuentran los equipos o las personas que compiten son diferentes.

En la conferencia de Psicología del deporte aplicada a la vela que impartí el 15 de febrero para niños/as que compiten en regatas el tema central fue la motivación y la confianza en uno mismo, afrontar retos, identificar tus puntos fuertes, apreciar la importancia del locus de control interno y aprovechar cada segundo del presente ya que cada momento es una nueva oportunidad para ganar.

1911867_10153800422205302_156488383_n

Sin embargo, en la conferencia que impartiré este viernes (Psicología del deporte aplicada a la danza), no sólo cambia el público y el deporte en sí (en este caso son bailarinas que compiten a nivel internacional), sino que cambia el tema central: la tolerancia a la frustración. Me encontraré ante niñas altamente motivadas y, en general, con bastante confianza en sí mismas pero que, muchas de ellas, tienen dificultades para tolerar la “no recompensa” tras un concurso ya que la confianza en sí mismas es tan alta y su esfuerzo tan grande que cuando no se ven premiadas son capaces de generalizar el resultado concreto de esa situación específica a varias áreas de su vida, incluso pensando que por no ganar un concurso determinado deberían dejar la danza, cuando en realidad son grandes bailarinas. La mente tiende a engañarnos generalizando (por ejemplo, si alguien cree que va a ganar una competición y luego no la gana suele sentir frustración ya que cree que su expectativa no está acorde con la realidad o bien que el mundo no es justo, por lo que en algunas ocasiones tendemos a generalizar esa emoción negativa provocada por un resultado concreto a muchas situaciones que nada tienen que ver y eso nos lleva a tomar decisiones erróneas en áreas que no tocan. Pueden crearse un autoconcepto de sí mismas negativo que no corresponda con la realidad, pueden incluso decidir dejar el deporte, etc. Cuando ciertamente, la realidad de lo sucedido puede ser muy variada (y en la mayoría de casos no es la interpretada): puede que el jurado haya sido subjetivo, puede que quizá haya una persona mejor preparada y eso no signifique que tú no puedas ganar otras veces, o quizá haya una persona que no esté mejor preparada pero que sí que haya tenido más suerte o algunos factores le hayan favorecido (ese día quizá estaba más contenta, más tranquila, más lo que sea…), quizá puedes mejorar algunos detalles en los que debería fijarse o contemplar algunos factores que no tenía en cuenta, etc. Son muchas las causas por las que una persona puede “no ganar”, pero en cualquier caso, no ganar no significa perder sino APRENDER. Y sobretodo, aprender a analizar la situación en concreto, sin generalizarlo a otras áreas, situaciones o personas.

Por lo tanto, el tema de este viernes girará en torno a que si te caes 7 veces, te levantas 8, aprender a no generalizar, fijarte en los detalles que sí puedes modificar y tener claro que unas veces ganas y otras aprendes.

yudes_maria (1)

 Como podéis ver, aunque en los dos casos sean conferencias de “Psicología del deporte” se tratan de temas muy diferentes y al mismo tiempo importantes. Así que, si lideráis, entrenáis, gestionáis personas, equipos, grupos…  sea para el área o sector que sea para la cual trabajéis… amplia tus conocimientos formándote y mejora tus habilidades practicando, pero sé astuto para adaptarlos a cada situación, en cada contexto y a cada momento! ¡Ahí encontrarás el éxito!

 ¡Adáptate a cada situación, a cada grupo y a cada persona!

 Os dejo dos vídeos muy interesantes:

– Vídeo de Heather Dorniden, corredora de atletismo, que muestra cómo levantarse tras una caída:

– Vídeo de motivación psicología del deporte:


Agradecer en este post a Patricia Ramírez (psicóloga del Betis, equipo de fútbol de 1ª división en España y gran profesional y persona entrevistada regularmente en televisión), la recomendación que me hizo de explicar la metáfora de David y Goliat en la conferencia de psicología del deporte aplicada a vela, muy buen consejo ya que los niños comprendieron perfectamente lo que quería transmitirles y supieron identificarse con David y sacar sus “puntos fuertes” para fijarse en ellos durante las regatas.

Cualquier otra recomendación por parte de profesionales y/o expertos en el área deportiva será bienvenida porque…

¡Juntos sumamos y uno a uno somos todos! 

María Gilabert Hernando

Enfrentarte al estrés

El estrés es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante. Altos niveles de estrés durante un período de tiempo pueden provocar problemas graves de salud como alteración en la memoria (olvidos),alteraciones en el ánimo, nerviosismo y falta de concentración. Además de aumentar el riesgo de enfermedades del corazón, y provocar ansiedad, depresión y obesidad, el exceso de estrés disminuye el rendimiento cognitivo. Afortunadamente, a menos que un gran animal te persiga, la mayor parte de tu estrés es subjetivo y está bajo tu control.

PUEDES ESCUCHAR EL ARTÍCULO SIN NECESIDAD DE LEER PULSANDO “PLAY”:

mamutfeliz

La capacidad de manejar nuestras emociones y mantener la calma bajo presión tiene un enlace directo con tu rendimiento. A través de varias investigaciones desarrolladas por varios centros (University of California, Berkley, Talentsmart, entre otros) podemos concluir que los niveles moderados de estrés pueden hacernos estar “alerta” y obtener un rendimiento mayor ya que la aparición de estrés atrae el cerebro hacia el crecimiento de nuevas células responsables de la mejora de la memoria. No obstante, es muy importante mantener el estrés bajo control pues tan pronto como el estrés se prolonga demasiado, se suprime la capacidad del cerebro para desarrollar nuevas células.

Existen numerosas estrategias eficaces que las personas exitosas emplean cuando se enfrentan con el estrés que os he ido transmitiendo a través de Psicología Feliz. A continuación os dejo diez de las mejores estrategias que pueden bajar tu nivel de estrés, independientemente de lo que esté sucediendo en tu entorno, sugeridas por la reconocida revista FORBES donde avalan la información con varios estudios. Algunas de estas estrategias puede parecer obvias, pero el verdadero reto radica en reconocer cuando se necesita usarlas y tener los medios para hacerlo realidad, a pesar de que estés en un momento estresante.

1. APRECIA LO QUE TIENES

Tomarse el tiempo para contemplar lo que estás agradecido mejora tu estado de ánimo , ya que reduce la hormona del estrés cortisol en un 23 %. ¡Empieza YA a escribir en tu libreta de GRACIAS! ¡Yo cada noche lo hago y me siento menos estresada y más feliz!

2. EVITA PREGUNTAR “Qué pasa si…?”

“¿Y si…?” Las cosas pueden ir en un millón de direcciones diferentes, y cuanto más tiempo pasas preocupándote acerca de las posibilidades, menos tiempo tendrás para ti y más nervioso conseguirás ponerte.

opcionesfeliz

3. MANTÉN UNA ACTITUD POSITIVA

Ayuda a tu cerebro seleccionando conscientemente algo positivo en lo que centrar tu atención. Piensa en tu día o en tu semana e identifica una cosa positiva que hayas vivido, no importa lo grande o pequeña que sea.

4. DESCONECTA

Apagar el teléfono le da a tu cuerpo un descanso de una fuente constante de estrés. Los estudios han demostrado que algo tan simple como una ruptura con el correo electrónico puede reducir considerablemente los niveles de estrés.

5. LIMITA TU CONSUMO DE CAFEINA

Beber cafeína provoca la liberación de adrenalina. La adrenalina es la fuente de la respuesta de “lucha o huida”, un mecanismo de supervivencia que te obliga a ponerse de pie y luchar o correr cuando se enfrentan a una amenaza. El mecanismo de lucha o huida deja de lado el pensamiento racional en favor de una respuesta más rápida. Esto es muy bueno cuando un oso te persigue, pero no tan bueno cuando estás contestando un email.

 cafeina

6. DUERME

Cuando duermes, tu cerebro se recarga literalmente. Cuando te faltan horas de sueño tu autocontrol, tu atención y memoria se ven reducidos y aumentan los niveles de hormonas de estrés, incluso sin un factor de estrés presente. Proyectos estresantes a menudo te hacen sentir como si no tuvieras tiempo para dormir, pero tomarte el tiempo para dormir es a menudo la única cosa que hará que obtengas un buen rendimiento en ese mismo proyecto que tanto te importa.

 dormirfeliz

7. DETÉN TU DIALOGO INTERNO NEGATIVO:

La mayoría de nuestros pensamientos negativos son sólo eso, pensamientos, no en hechos. Cuando te des cuenta de tus pensamientos negativos: ” Es el momento de parar y escribirlas. Literalmente, deja de hacer lo que estás haciendo y escribe lo que estás pensando. Una vez lo hayas escrito habrás frenado el impulso negativo de tus pensamientos y pensarás de una manera más racional y lúcida.

8. REENCUADRA TU PERSPECTIVA

El estrés y la preocupación se alimentan de nuestra propia percepción sesgada de los acontecimientos. Es fácil pensar que los plazos poco realistas, los jefes, el tráfico de fuera… son las razones por las que estamos tan estresados todo el tiempo. Aun cuando no puedas controlar tus circunstancias sí que podrás controlar la forma de interpretarlas y responder a ellas.  Así que antes de gastar demasiado tiempo pensando en algo, tómate un minuto para poner la situación en diferentes perspectivas.

9. RESPIRA

La práctica de estar en el momento presente con tu respiración entrenará a tu cerebro a centrarse exclusivamente en la tarea en cuestión. Cuando te sientas estresado, tómate un par de minutos para concentrarte en tu respiración. Cierra la puerta, guarda todas las demás distracciones, y simplemente siéntate en una silla y respira. Piensa en cómo te sientes al inhalar y exhalar. Esto suena simple, pero es difícil hacerlo durante más de un minuto o dos. No pasa nada si te desvías hacia otro pensamiento, probablemente sucederá al principio, sólo tienes que traer tu atención de nuevo hacia tu respiración.

respirarfeliz

10. UTILIZA TUS SISTEMAS DE APOYO

Es totalmente ineficaz intentar hacer frente a todo por ti mismo, aunque muchas veces lo desees. Para estar tranquilo y ser productivo, es necesario reconocer tus debilidades y pedir ayuda cuando la necesites. Esto significa aprovechar tu sistema de apoyo cuando una situación es lo suficientemente difícil para que te sientas abrumado. Algo tan sencillo como hablar acerca de tus preocupaciones proporcionará una salida para la ansiedad y el estrés. La mayoría de las veces, la gente puede ver una solución que tú no puedes ver en ese momento debido a tu implicación emocional con la situación.  ¡Aprende a pedir ayuda cuando la necesitas! ¡Todos la necesitamos a veces, tú también!

¡DE TI DEPENDE TU VIDA!

¡DI ADIÓS AL ESTRÉS Y DA LA BIENVENIDA A LA FELICIDAD!

María Gilabert Hernando

 

¡El camino hacia el éxito!

El camino hacia el éxito…

Un sábado cualquiera por la tarde, voy a visitar a mi hermano y me cuenta que se va a Siurana (Tarragona) a escalar y a dormir en un refugio, ¡preciosas montañas y espectaculares vistas!

Tarragona

Me daban miedo las alturas pero al ver las fotos que me enseñó me atraía tanto la idea que le pregunté si yo sería capaz de hacer escalada. Él me miró de arriba a abajo y contesto: “a ver, prueba a levantar tu propio peso con tus brazos en este palo” (señaló una barandilla que tenía en su habitación). Evidentemente, apenas pude elevarme del suelo más de 1 cm de altura durante un tiempo de 0,5 segundos.  Quedó claro que yo no podía hacer escalada todavía pero él sí (enseguida saltó y me mostró cómo sí que podía levantar su propio peso con sus brazos). Si en vez de estar agarrada a un palo en una habitación hubiera estado sujeta a una montaña en un precipicio… ¡hubiera caído al vacío y hubiera muerto! Me prometió que me llevaría al rocódromo para que poco a poco perdiera miedo a las alturas y fuera cogiendo fuerza.

siurana2

Un rato después quedé con unos amigos y, casualmente, me comentaron que al día siguiente iban a realizar una *Vía Ferrata a la Mussara (Tarragona). Me animé, me dejé convencer por el momento, por la emoción, por las fotos y videos que me enseñaron… en ese instante en el que tomé la decisión me sentí tan arropada y emocionada que ni siquiera olía el miedo así que confirmé mi asistencia para que uno de nuestros amigos me preparara y prestara todo el material necesario. Pero… ¡zas! Llegó la noche y volví a encontrarme conmigo misma. Me fui a dormir dudando en si debía ir o no debía ir… ¡me daba pánico! ¡era un mundo totalmente desconocido para mí! En medio de la oscura noche me desperté agitada, sudada, asustada… ¡había muerto! ¡había caído al vacío! ¡mi gancho se había deslizado y mi cuerpo se había desprendido! ¡UFFF! ¡María se había estampado desde una altura de 40 metros! ¡La sensación había sido horrible e interminable! ¡Vaya pesadilla!

pesadilla

Tras despertar supe que todo había sido un sueño pero, aún así, no conseguía quitarme esa terrible sensación del cuerpo… ¡la sensación de mi propia muerte! ¡la había podido sentir mientras soñaba, y aún despierta no podía dejar de recordarla! Al despertarme dije: “¡NO VOY!” Tras algunos razonables enfados, vino un amigo y me dijo: “¡tú vas a ir! ¡Los miedos se afrontan de cara! ¡Sabes que esta terrible sensación te dura sólo un rato, luego disfrutarás!” Finalmente acepté, pero les dije que les seguiría desde abajo. Para no perder la famosa tradición de llevar un “coche escoba” yo había inventado para mí la posición de “la peregrina escoba”, mi plan era recorrer la montaña caminando desde abajo.

Al bajar del coche, nos colocamos todos el material y fuimos a ver la altura… ¡buf! ¡Qué vértigo! ¡Vaya mareo! ¡Casi me desmayo! No podía ni siquiera mirar abajo, mis piernas no paraban de temblar, me parecía una broma que, por muchas grapas y presas que hubiera, alguien pudiera trepar por esas montañas…

Fui siguiendo a mi grupo de amigos, bajaba la montaña caminando sin saber a dónde iba, sólo refunfuñaba y decía que no pensaba hacerlo, me detenía, quería llorar, quería gritar, quería irme pero ellos, tras alguna mirada compasiva de alguno y mucha ignorancia del resto, sólo caminaban  hacia delante. Finalmente llegamos al inicio de la vía ferrata, ¡ya no había vuelta atrás, no sabía cuál era el camino para volver! Así que sólo me quedó tirar hacia delante, con ganas de querer quitarme de encima la pesadilla cuanto antes decidí ir la primera así que empecé a subir por la montaña y, 5 minutos después, tuve que hacer peripecias para avanzar porque había una chica “quieta”, atascada en el camino, había decidido volver porque tenía pánico así que dije que aproveché la ocasión y dije que yo también quería volver, pero mi grupo fue algo menos comprensivo conmigo y… ¡no me hizo ni caso!

via4

Sólo me dejaban tirar hacia delante, sin pensar, sin sufrir, sin temblar… ¡firme y segura hacia delante! Así que, sin más opción, acabé concentrándome en poner primero un pie y después el otro, pasé de quejarme y refunfuñar a concentrarme en cómo avanzar, a fijar mi atención en las presas, en las cadenas y, a la que me puse, ¡zas! María empezó a escalar cual gato trepando tejados… ¡alucinaba! ¡mi grupo todavía alucinaba más! No podían creer el “show” que había montado y ver que luego les adelantaba a todos. Una vez más quedó demostrado que… ¡todas mis limitaciones estaban en mi cabeza!

Via1

El gato trepando tejados… ¡era yo! ¡irreconocible! No había miedo, ni siquiera había tiempo para pensar, sólo actuaba, sólo avanzaba. Mi atención estaba focalizada en buscar un huequecito en esa pared para colocar la punta de mi pie y no caer por el precipicio, para mí se trataba de sobrevivir. Un pie, otro pie y pasar el gancho al siguiente punto seguro… así una y otra vez buscando en cada situación cuál era el punto idóneo de apoyo. No había más historia, ¿sabéis qué? ¡Disfruté del camino como nunca hubiera imaginado! Cuando dejé de pensar, dejé de temer y cuando empecé a actuar y a avanzar… ¡empecé a disfrutar!

Via2

Cuando estaba llegando a la meta y podía ver el sitio desde donde antes había mirado la pendiente y había temblado, grité: ¡no puedo creer que sea yo la que esté ahora aquí! ¡jamás hubiera dicho que podría llegar hasta aquí! ¡y aún menos podría haber imaginado que al estar aquí estaría tan tranquila y tan feliz! Mi perspectiva había cambiado totalmente, mis sensaciones, mi punto de vista, el prisma desde donde podía ver y sentir la vida, rozar el aire, apartar el miedo… Aunque desde fuera todo pareciera igual nada lo era, yo había cambiado… ¡todo había cambiado!

¿Escalas conmigo? ¡Disfruta del camino y alucinarás con las inimaginables montañas que verás que eres capaz de escalar!

via3

 

Reflexión:

El miedo que tú sientes es una emoción que todo ser humano siente, a unos nos lo provoca unas cosas y a otros otras. Averigua qué te provoca a ti esa emoción (miedo), racionalízalo hasta que sepas diferenciar el hecho que te provoca la emoción de la propia emoción. Afronta al miedo de cara y lo pondrás en su lugar, podrás realizar lo que tú quieras sin problema y… ¡feliz!

Miedo

Siempre hay algo, por muy sutil e invisible que sea que “despierta” al miedo. Por ejemplo, en el caso descrito la escalada que hizo mi hermano no era lo mismo que la vía ferrata que yo realicé, pero habían semejanzas y mi cerebro trasladó todos los miedos de una situación a otra como si fueran idénticas y yo fuera a morir (aún no siéndolo ni habiendo apenas peligro en la situación real). A veces vivimos situaciones parecidas, y algo nos “enciende”, nos hace recordar, asociar y revivir experiencias… asociamos conceptos, olores, imágenes, emociones erróneamente y eso nos activa el MIEDO. Ese odioso miedo que tanto nos paraliza, ese miedo que no nos deja ser nosotros mismos, ese que nos pone el freno de mano sin necesidad alguna… ¡detéctalo y frénalo a tiempo! ¡No le dejes que se apodere de ti! ¡tú eres más fuerte que él!

A veces nos preocupamos por cosas que no han sucedido, sólo han sucedido en nuestra cabeza pero quedan grabadas las sensaciones con fuego en nuestro cuerpo. Ser consciente de ello te ayuda a avanzar, a ver que es sólo una sensación tuya y no es la realidad. En vez de preocuparte… ¡ocúpate!

No te compares, márcate tus pequeñas metas que puedas conseguir y céntrate en conseguir cada una de ellas. El éxito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día tras día. Desglosa el gran problema que no sabes ni por dónde abordar en pequeñitos problemas que vas a ir afrontando uno a uno, cuando no te hayas dado ni cuenta ya habrás escalado esa gran montaña que te parecía imposible, estarás en la cima y lo mejor de todo es que… ¡habrás disfrutado del camino!

Si me van a echar, si voy a encontrar trabajo, si serviré para esto, si este chico me dejará, si le pasará algo a esa persona que tanto quiero… imaginando todo ello revivimos situaciones que hemos vivido, emociones terribles que hemos sentido alguna vez, y ahí nos quedamos, sufriendo y bloqueados, paralizados.

¡Detéctalo y actúa! Si tú quieres, ¡puedes vencer al miedo!

via5

POST RECOMENDADO: Recuerda que hay momentos para todo así que identifica cuando hay que pensar, cuándo hay que actuar, cuándo recordar… APRENDAMOS A UTILIZAR LOS VERBOS: http://felizpsicologia.com/?p=531#sthash.etlNfLQe.dpbs

*Vía Ferrata: itinerario tanto vertical como horizontal equipado con diverso material: clavos, grapas, presas, pasamanos, cadenas, puentes colgantes y tirolinas, que permiten llegar con seguridad a zonas de difícil acceso para senderistas o no habituados a la escalada.

María Gilabert Hernando

¡Con sus ojos, con su cabeza, con su corazón!

El lenguaje emocional es el más útil de los idiomas y debería enseñarse desde que somos bien pequeños ya que es el lenguaje universal, el que hablan las personas en cualquier parte del mundo, vayas donde vayas. Podríamos reunir suficiente información para escribir varios libros sobre las múltiples definiciones que existen de empatía. A pesar de que éste es un artículo largo, la idea es que en el menor tiempo posible podáis sacar el máximo beneficio a vuestras vidas por lo que hablaré sobre un enfoque práctico. ¿Empatía? ¿Inteligencia emocional? Llamálo “X”, no me importa cómo lo etiquetes y/o categorices, sino el partido que aprendas a sacarle. No entraré en los neurotransmisores que intervienen en la empatía, ni en las bases neurológicas (sistema cognitivo y sistema emocional) que se han obtenido a través de pruebas de neuroimagen y de estudios de comportamiento, etc. Intento transmitiros conocimientos y experiencias, a través de ejemplos reales, para que podáis desarrollar de forma práctica la inteligencia emocional en vuestras propias vidas.

Imagen

Muchas personas entienden la empatía como “ponerte en la situación del otro” sin tener en cuenta algunos aspectos. Si YO me pongo en la situación del otro siendo YO, probablemente lo que yo interprete y sienta en esa situación no sea lo mismo que lo que interprete y sienta la otra persona, por lo que no estaré siendo empático. Por ejemplo, imaginad que a Pablo le molesta mucho que las cosas estén desordenadas y Blanca no le da tanta importancia al orden. Si Pablo y Blanca conviven juntos y un día todo está desordenado podría ser que Pablo estuviera muy enfadado. Blanca podría creer que está siendo empática con Pablo porque ella piensa “si mi ropa estuviera colocada como la suya yo no estaría igual de enfadada que él, por lo tanto, me pongo en su lugar y es un exagerado…”. Éste un error que sucede muy a menudo, creemos ser empáticos pero en realidad no lo estamos siendo, ya que no estamos saliendo de nosotros mismos. Es cierto que nos ponemos en la situación del otro, pero nos ponemos en su lugar desde nuestro punto de vista, interpretando la situación a partir de nuestros conceptos, esquemas, etc.

Los seres humanos muchas veces sentimos emociones similares pero a través de medios y de maneras diferentes y no sabemos cómo explicarlo por lo que parece que hablemos diferentes idiomas y esto provoca que, en muchas ocasiones, no nos entendamos. Aunque hablemos el mismo “idioma” (español en este caso), nos cuesta comunicarnos. La mente humana tiene en común sensaciones, emociones y sentimientos. La diferencia entre dos personas es el momento en el que se muestran y la intensidad de éstos. Por ejemplo, muchas personas sienten intranquilidad cuando las cosas no están planeadas, otras cuando les levantan la voz, otros cuando les muestran indiferencia… Otro ejemplo sería que a muchas personas les da “un subidón de adrenalina” cuando les regalan flores, a otras cuando viajan, a otras cuando hacen deportes de riesgo, a otras cuando compran cosas, etc. No todas las personas viven las sensaciones, las emociones y los sentimientos con la misma intensidad, ni son provocadas por las mismas situaciones. En cada persona y en cada circunstancia puede variar tanto la intensidad como la emoción, la sensación o el sentimiento. La empatía es ponerse en el lugar del otro teniendo en cuenta sus conceptos, sus esquemas mentales, su carácter innato moldeado por sus experiencias, etc. Hay muchas variables que pueden influir y que podría ser que no estemos contemplando como por ejemplo, la predisposición genética, la personalidad, los condicionantes hormonales, la educación, las experiencias que sabemos que ha tenido o que ni siquiera sabemos que ha vivido, incluso en ocasiones creemos conocer casi todo de alguien porque conocemos su historia, sus experiencias, pero no sabemos exactamente cómo ha vivido cada situación, cómo se ha sentido, cómo ha interpretado y cómo le ha afectado, por lo tanto no sabemos qué consecuencias tiene esa experiencia, no sabemos cómo van a afectar sus vivencias e interpretaciones pasadas en sus vivencias e interpretaciones actuales.

EJEMPLO:

Pablo y Blanca son una pareja que se quiere muchísimo, se complementan mucho y se aportan infinidad de cosas. Comparten unos valores comunes muy importantes y son muy felices juntos. Como todo ser humano, tienen cualidades y defectos y tienen que aprender a disfrutar y valorar lo bueno de cada uno así como a saber llevar sus defectos, el uno del otro. Ponen lo bueno y lo malo en una balanza y el resultado es positivo, vale la pena conservar esta relación, los dos están convencidos de su elección. Ya tomada la decisión hay que detectar y aprender a ver cuál es la mejor forma de llevar el día a día, cuál es la mejor manera de “regar cada día” la relación no sólo para mantenerla, sino para que además crezca y la inteligencia emocional es clave para ello.

Pablo es una persona muy detallista, responsable, trabajadora y organizada. Como una de sus áreas de mejora, podríamos decir que a veces le da excesiva importancia al orden (si las cosas no están perfectamente colocadas, siente intranquilidad y eso acaba provocándole malhumor y, en ocasiones, conflictos con algunas personas).

Blanca es responsable, trabajadora, muy creativa y emocional, le gusta el orden pero no le da tanta importancia ya que podría vivir perfectamente en el “caos”, ella es feliz mientras se sienta querida por la gente que le rodea, el desorden no le produce intranquilidad. Sin embargo, a veces, si no siente aprobación por alguna de las personas que le rodea se siente angustiada y nerviosa.

La sensación que tiene Pablo cuando no tiene todo ordenado es similar a la de Blanca cuando se siente sola o siente que no es aprobada por todos. Ellos ni lo saben, pero ambos manifiestan a través del control la incesante necesidad de evitar sentir esa intranquilidad. Inconscientemente, creen y sienten que si tienen “X” cosas controladas, no tendrán esa sensación tan desagradable, ese vacío, ese descontrol, esa intranquilidad, ese dolor que ni siquiera entienden. Pablo, inconscientemente, evita esa sensación controlando el orden, y Blanca evita esa sensación controlando a las personas o buscando su aprobación constantemente…

Para mantener la relación es imprescindible aceptar al otro, no es tan importante entender por qué la otra persona necesita controlar o no controlar algo, si tiene una serie de hábitos u otros… si no que hay que ver cómo encajas esos hábitos o esas necesidades de esa persona  con las tuyas para funcionar en vuestro día a día. En muchos casos, podría ser que Pablo no supiera perfectamente cómo es Blanca (puede ser que no lo sepa ni ella misma), es probable que no entienda por qué de repente necesita más atención, más mensajes, más visitas… “x” días o “x” momentos… y no sepa cómo adivinar esos momentos… pero, para apoyar a Blanca, es importante que Pablo intente transmitirle tranquilidad cuando ella la necesita, no es imprescindible que comprenda todo lo que hay detrás (no puedes exigir a alguien que comprenda tu mente, pues es muy difícil, con que sepa adaptarse a tu día a día, la otra persona ya está haciendo un esfuerzo por apoyarte más que suficiente). Así mismo, si Blanca no hace un esfuerzo por tener empatía y salir de sí misma y de “su mundo”, no comprenderá la importancia que Pablo le da al orden, pues para ella el orden siempre había sido lo último, por lo que deberá aprender a transmitir tranquilidad a Pablo dándole importancia a los detalles y al orden (aunque su manera de transmitir tranquilidad hasta ahora hubiera sido otra).

Os explico 3 casos que podrían darse, entre muchos otros:

Caso 1: Pablo y Blanca muestran empatía: 

Blanca está en el trabajo, de repente no entiende por qué motivo pero empieza a sentirse inquieta… Coge su móvil y le escribe a Pablo… “Cariño, estoy nerviosa”. Pablo, que ya conoce a Blanca, no duda en coger el teléfono en cuanto tiene 5 minutos y le llama para decirle que todo está bien, que la quiere mucho y que esté tranquila. Para Pablo no sería necesaria esta llamada, podría parecerle incluso absurda, pero sabe que para ella es importante, pues probablemente estos 3 minutos harán que el resto del día esté tranquila y sea productiva porque podrá estar centrada en su trabajo en vez de nerviosa e intranquila sintiendo esa sensación de soledad o de vacío que, “de repente” siente sin saber por qué. Al llegar a casa, Pablo abraza a Blanca preguntándole cómo está y diciéndole que cuente con él para todo lo que necesite, que él está allí. Pablo ha aprendido que ella le da importancia a este tipo de detalles (aunque para él no serían necesarios). Blanca, por su parte, cuelga el abrigo en su percha (cuando ella estaba acostumbrada a dejar toda la ropa tirada) y después de cenar recoge inmediatamente todos los platos y los pone en el lavavajillas (ella solía hacerlo al día siguiente) porque sabe que para Pablo estos detalles son muy importantes y le dan mucha tranquilidad. Blanca no espera que Pablo  comprenda todas las emociones que siente en cada momento y Pablo no pretende que para Blanca el orden sea lo más importante en su vida… pero han aprendido a convivir y a gestionar su día a día facilitándose la vida, aceptándose y apoyándose. Pablo y Blanca son felices.

 Caso 2: Blanca sí muestra empatía y Pablo no:

Blanca está en el trabajo, se pone nerviosa y escribe a Pablo, necesita que le preste más atención. Pablo no le hace ni caso, pues no le parece importante ya que Blanca suele estar nerviosa muchas veces, sabe que está nerviosa hoy y quizá dentro de 2 días vuelve a estar nerviosa… así que él sigue con su trabajo. Pablo no entiende nada porque para él no ha sucedido nada relevante entre ellos desde las 8h, que se despedían en casa, hasta las 13h, hora en que Blanca le escribía. Sin embargo, en el interior de Blanca se han removido muchas cosas, situaciones presentes que, sin saberlo, le han recordado a pasadas y el inconsciente sin dejar de actuar ha provocado que se haya sentido sola, que se haya sentido inquieta, que no pueda concentrarse en su trabajo… ha buscado de manera ansiosa la aprobación de la gente y finalmente, ha exigido la atención de su pareja.

Por la noche, Blanca y Pablo hablan, cenan y al acabar, recogen todo y lo ponen en el lavaplatos. Blanca se esfuerza por colgar el abrigo al llegar a casa y poner el lavavajillas al acabar de cenar. Al principio, alimentados por la ilusión inicial de toda relación, funcionan… pero Blanca va acumulando y se siente cada vez más abandonada, menos comprendida, menos atendida… y esto acaba generando discusiones que salen por otros temas, cuando se le va acabando la paciencia a Blanca… sus detalles y su comprensión también se van acabando y, así, la relación deteriorando. Llega un día en que Pablo encuentra la casa un poco desordenada y le molesta que Blanca no tenga en cuenta algunos detalles, pues Pablo se había acostumbrado a que Blanca sí que fuera detallista. Al acabar de cenar ella se queda en el sofá estirada en vez de poner el lavaplatos y Pablo, que ha tenido un día muy duro en el trabajo, se enfada y empiezan a discutir porque a Pablo ese detalle le hace estallar, para él son importantísimas estas cosas. Blanca no comprende cómo puede darle tanta importancia a un lavavajillas, no entiende como, queriéndose tanto, pueden llegar a esa situación por algo tan absurdo, y pensar eso la hace sentirse cada vez peor y más sola, lo cual va agravando la situación…

O hay buena comunicación y empiezan a haber cambios y a poner los dos por su parte para aceptarse, entenderse y apoyarse… o la relación acabará desgastándose día a día… Los cambios empiezan ya, hoy y ahora y no tienen por qué ser grandes cambios de inmediato,  muchas veces los grandes cambios empiezan con pequeños detalles. Como dijo M. Luther King, “Da tu primer paso ahora, no importa que no veas el camino completo. Sólo da el primer paso y el resto del camino irá apareciendo a medida que camines”.

Caso 3: Ni Pablo ni Blanca muestran empatía:

Si Pablo no hace ni caso a los mensajes de Blanca cuando se siente sola siendo tanta la importancia que ella le da, y Blanca no hace ni caso al orden, siendo tanta la importancia que Pablo le da a este tema… la relación será muy conflictiva y es probable que si permanecen juntos, sea con discusiones constantes y además, antes o después, terminen.

La falta de empatía y la falta de comunicación rompe muchas relaciones de pareja, de amistad, familias, disminuye ventas, genera conflictos en equipos de trabajo, discusiones con clientes, proveedores, etc. Muchas veces las personas realizan acciones o tienen reacciones que no acabamos de entender, otras veces nos hemos sentido incomprendidos o incluso hemos pensado a nivel personal “esta persona no ha estado a mi lado cuando la he necesitado…” y puede ser que lo que esa persona más deseaba era estar a tu lado pero quizá no le permitías acercarse o no le explicabas nada, por lo tanto, no tenía ni idea de cuánto la necesitabas en ese momento, de ser así, no hubiera faltado ni un segundo. Debemos tener en cuenta que los demás no son “adivinos”, por lo tanto, no debemos dar siempre por supuesto que el resto de personas intuirá o sabrá lo que tú consideres. Tampoco debemos pensar que “lo normal” es que lo sepa… o que se da por supuesto cómo te sientes por lo que te ha sucedido, cuándo, por qué, qué necesitas de cada persona… pues es probable que muchas de esas personas no lo sepan. Es muy importante saber comunicar de forma efectiva, pues si no, puedes provocar un efecto incluso contraproducente.

EJEMPLO (comunicación no efectiva): En una ocasión, una reconocida profesora que había escrito varios libros y había aparecido en varios medios de comunicación, Caterina, estaba acostumbrada a impartir clases de motivación a personas adultas y les pasaba un vídeo en el que el mensaje principal decía “no permitas que nadie te diga que no puedes hacer algo, si tú quieres hacer algo, cree en ello y confía en ti mismo, lucha y  ve a por ello”. Caterina un día tuvo que realizar una sustitución de otra profesora impartiendo una clase a niños de 8 años… intentó transmitirles con muy buena intención el mismo mensaje de motivación de la misma forma que lo hacía con sus alumnos adultos, era experta en el tema que impartía. Al salir de la clase, un padre preguntó a su hijo qué había aprendido y éste respondió: “¡Papá, me han dicho que haga lo que me dé la gana, que yo sé lo que tengo que hacer,  que no deje que nadie me diga lo que tengo que hacer, así que no te pienso hacer ni caso!”.

Comunicar no significa simplemente decir las cosas de forma literal, si no que es transmitir el mensaje que queremos y para ello es muy importante adaptarlo al receptor siendo empáticos. La gente no está en tu mente, ni en tu corazón, no piensa ni siente como tú y debes tenerlo presente para saber comunicarte de forma adecuada y efectiva.

La empatía es muy importante en varias áreas de la vida, en relaciones familiares, sociales, laborales… Por ejemplo, a la hora de vender un producto o servicio y a la hora de valorar las necesidades de nuestros clientes o potenciales clientes sería importante plantearnos varias cuestiones: averiguar quienes toman las decisiones, qué valoran esas personas, qué objetivos tienen, qué les haría falta e igual ni siquiera se han planteado, qué les facilitaría su negocio a nivel de rentabilidad, cuáles son sus intereses, qué estrategia tienen, qué os diferencia de otras empresas que vuestro target (público objetivo) vaya a valorar, qué podríais ofrecerle vosotros o vuestra que le interesase a su negocio teniendo en cuenta todos estos factores, entre otros.

No todo el mundo se fija en las mismas cosas ni todo el mundo le da el mismo grado de importancia a lo mismo. Por ejemplo, quizá para una persona es muy importante ahorrar para comprarse un coche y otra persona lo ve absurdo, quizá para una persona es muy importante que el fin de semana esté estructurado y para otra es importante lo contrario, que el fin de semana sea cuando no haya ningún horario, etc. Cada uno sigue su camino y a su ritmo. Respeta a todos los casos, respeta todas las vidas. Cada uno tiene derecho a vivir a su manera, y lo que te beneficiará a ti mismo es aprender a empatizar con los demás para conseguir los objetivos que tú quieras.  Rompe esquemas, rompe prejuicios, rompe conceptos ya creados, ideas, pensamientos…  Acepta y respeta que las prioridades de otros no tienen por qué ser las tuyas. Toma tus decisiones y respeta las de los demás. Perdemos mucho tiempo juzgando las decisiones de otros, todo ese tiempo podrías emplearlo en observarte a ti mismo, analizarte, descubrirte, intuir, sentir, decidir… como he dicho en ocasiones anteriores, disfrutando de cada oportunidad que se te presente en TU propia vida. Pues muchas veces somos expertos en juzgar a todos pero luego no tenemos ni idea de quienes somos ni qué queremos.

Debemos ser conscientes que en cualquier elección siempre habrá cosas buenas y cosas malas por lo que deberemos aprender a gestionar y a sacar el máximo partido a nuestras elecciones, fijando nuestra atención en todo lo positivo que nos aportarte la decisión tomada disfrutando de ello y aprendiendo a gestionar los aspectos negativos para minimizarlos, pues no hay decisiones perfectas, ni personas perfectas, ni vidas perfectas, pero sí que puedes ser la mejor versión de ti mismo y aprender a vivir lo mejor que sepas tu propia vida construyendo, día a día, tu camino y disfrutando de ella al andar.

¡Aprendamos a facilitarnos la vida los unos a los otros!

¡Todos saldremos ganando! 🙂

MARIA GILABERT HERNANDO

EJERCICIO:

Después de leer el artículo, reflexiona sobre lo explicado e intenta aplicarlo en tu vida, en las situaciones en las que te encuentres, con las personas de tu alrededor, para conseguir los objetivos que tú quieras. Vuelve a mirar las dos imágenes situadas en la parte superior e intenta ponerte en la piel de los demás y mirar desde sus ojos. ¿Qué sientes? Cada vez que intentes ser empático recuérdalo y “ponte en la piel del otro, en su situación, desde su mirada… no desde la tuya”.

Si recuerdas la imagen, te resultará más fácil sentirlo.