¡Constrúyete y reconstrúyete!

A veces tienes la vida hecha, parece “controlada”, una sensación de calma y felicidad te invade y luego… ¡pum! Sin saber por qué, todo cambia, todo se transforma. Te pasas años construyendo tu futuro, defines tus objetivos, luchas, los persigues con perseverancia y de repente… ¡zas! Viene una oleada que desmorona todo, te inestabiliza, te desestructura la vida por la que estabas luchando, la vida que estabas construyendo, ¡te sientes perdido! Las cosas cambian, a veces por ti y muchas otras veces por factores no controlables. “Todo llega, todo pasa y todo cambia”.

Trabajas durante años para esa empresa que, de repente y sin previo aviso, te despide.

Cuidas a tu familia y velas por una unión que tras un hecho no deseado (como la muerte de un hijo o una separación) desestructura a toda la familia.

Trabajas años para conseguir una promoción laboral y, cuando crees que deberían dártela, no se cumplen tus expectativas.

Entrenas durante años muy duro para una competición deportiva y… Pam! te falta medio segundo para poder clasificarte en ese campeonato con el que tanto sueñas.

Te esfuerzas y dedicas todo tu empeño en conseguir a esa/e chica/o y resulta que no es un amor correspondido.

Dedicas todo tu tiempo a conseguir ese cliente y… pum! Finalmente decide contratar a tu competencia directa.

A veces nos empeñamos en tener a una persona en concreto, en tener un puesto de trabajo concreto, a ganar un premio concreto… Si no lo consigues por causas externas a ti, déjalo ir, no te encabezones con ello. No te enganches a personas ni te aferres a cosas materiales, no te ancles en sucesos, no te estanques en metas. Esas personas, cosas, sucesos, metas… provocan emociones y son esas emociones las que están en tu mano gestionar, las que puedes controlar. ¡Tú decides tu actitud! La capacidad de adaptación al cambio es crucial, sobretodo en esta época en la que nos ha tocado vivir, que todo cambia a una velocidad incontrolable. Hoy eres el último y mañana quizá seas el primero. Hoy la vida te araña y quizá mañana te acaricie.

cambioo

Muchas veces creemos que por ser buenas personas merecemos todo, pero resulta que la vida no es matemática. Probablemente te llegarán muchas más cosas buenas si actúas bien, pero actuar bien no es garantía de que siempre te vaya a ir todo bien. No esperes siempre bondad y justicia, porque la vida no siempre es justa aunque nos gustaría que lo fuera ¿Qué hacer entonces? Trata de entender sólo hasta donde puedas para aprender, pero no más allá… no trates de entenderlo todo, hay muchas cosas que como humanos no podemos comprender, no te culpes, aprende a aceptar y dejar pasar, es el universo quién habla, y a veces no entendemos su lenguaje, queremos todo YA y queremos sólo aquello que somos capaces de ver o imaginar, pero él nos dice “espera, algo mejor está por llegar, abre el corazón y déjate llevar”.

Aunque suceden  cosas que te parezcan injustas y te derrumben… levántate y reconstrúyete. Siéntete, eres vida, escúchate y deja que el universo te muestre todo aquello que necesitas.

Intenta ser fiel a los 4 acuerdos (sé impecable con tus palabras, no te tomes nada personalmente, no hagas suposiciones y haz siempre lo máximo que puedas, ni más ni menos) y el universo cada día te regalará maravillas, ¡pon tu atención en esas maravillas y agradéceselo!

Es normal sentir emociones negativas tras verse no cumplidas tus expectativas, pero eso es temporal, no te estanques ahí. En el sendero de la vida, a veces cruzas un bosque oscuro, pero al final siempre hay una luz que ilumina tu camino. No tengas prisa en encontrar la luz, simplemente camina hacia delante y llegará. Como dice Martin Luther King, “Si no puedes volar, corre, si no puedes correr, camina, Si no puedes caminar, gatea. Pero hagas lo que hagas, siempre sigue hacia delante”.

Naipes

Castillos de Naipes en el aire creados por expectativas y realidades vividas, sueños incumplidos por cartas que se caen en el aire, tortazos que te hacen sacar escudos, escudos que crees que te protegen de las emociones negativas pero lo único que te hacen es impedir vivir. No pierdas nunca esa capacidad innata que tienes de construir y reconstruirte, una y otra vez, tantas veces como sea necesario mientras estés vivo. El universo te ofrece infinitas posibilidades, no te aferres a las que te hacen daño, abraza aquellas que te acarician con felicidad y te arrancan sonrisas! No te enganches al pasado, no levantes un muro de defensa por si alguien te vuelve a atacar, por si algo te vuelve a dañar, no creas que ese muro va a protegerte de la vida, pues la vida se cuela por cualquier suspiro. La vida no es controlable por mucho que quieras controlarla y con ese muro sólo dejarás de vivir geniales experiencias. Simplemente, aprende a gestionar tus emociones, fluye, siente, disfruta… ¡vive! Cambia el miedo por aprendizaje y prudencia, cambia el bloqueo por gestión y el rendimiento por reconstrucción.

abrir brazos

¡Abre los brazos al universo! ¡Despierta y mantén los ojos bien abiertos al mundo! Hay infinidad de cosas increíbles esperándote! Quizá todavía no puedes verlas, y si no dejas de mirar atrás, no las podrás ver jamás. Sólo tienes que… vivir, fluir y dejar que ocurra. ¡El universo es mucho más sabio que todos nosotros juntos! Tiene grandes sorpresas guardadas para todos, y sólo tú puedes permitir que ocurran.

¡Hemos nacido para ser felices, no permitas que factores externos obstruyan ese derecho que tienes como ser humano! ¡No llores porque se acabó, sonríe porque sucedió y abre los brazos a nuevas experiencias! ¡A vivir!

¡Sueña cada día, levántate y camina hacia delante! 

“Y sí, seguiremos!
Si dicen perdido yo digo buscando,
Si dicen no llegas, de puntillas alcanzamos,
Si dicen caíste yo digo me levanto
Si dicen dormido es mejor soñando”

 

María Gilabert Hernando

Psicología deportiva

En el deporte, la cabeza juega un papel imprescindible y no me refiero para dar cabezazos jugando a fútbol como bien nos ha demostrado varias veces Puyol (gran jugador del FC Barcelona) en el campo sino a que tu mente puede ser tu mejor amigo y/o tu mayor enemigo, ¡aprende a sacarle partido!

Para escuchar el podcast pulsa “play”:

No sólo cada persona es distinta, sino que cada deporte, cada grupo y cada situación en las que se encuentran los equipos o las personas que compiten son diferentes.

En la conferencia de Psicología del deporte aplicada a la vela que impartí el 15 de febrero para niños/as que compiten en regatas el tema central fue la motivación y la confianza en uno mismo, afrontar retos, identificar tus puntos fuertes, apreciar la importancia del locus de control interno y aprovechar cada segundo del presente ya que cada momento es una nueva oportunidad para ganar.

1911867_10153800422205302_156488383_n

Sin embargo, en la conferencia que impartiré este viernes (Psicología del deporte aplicada a la danza), no sólo cambia el público y el deporte en sí (en este caso son bailarinas que compiten a nivel internacional), sino que cambia el tema central: la tolerancia a la frustración. Me encontraré ante niñas altamente motivadas y, en general, con bastante confianza en sí mismas pero que, muchas de ellas, tienen dificultades para tolerar la “no recompensa” tras un concurso ya que la confianza en sí mismas es tan alta y su esfuerzo tan grande que cuando no se ven premiadas son capaces de generalizar el resultado concreto de esa situación específica a varias áreas de su vida, incluso pensando que por no ganar un concurso determinado deberían dejar la danza, cuando en realidad son grandes bailarinas. La mente tiende a engañarnos generalizando (por ejemplo, si alguien cree que va a ganar una competición y luego no la gana suele sentir frustración ya que cree que su expectativa no está acorde con la realidad o bien que el mundo no es justo, por lo que en algunas ocasiones tendemos a generalizar esa emoción negativa provocada por un resultado concreto a muchas situaciones que nada tienen que ver y eso nos lleva a tomar decisiones erróneas en áreas que no tocan. Pueden crearse un autoconcepto de sí mismas negativo que no corresponda con la realidad, pueden incluso decidir dejar el deporte, etc. Cuando ciertamente, la realidad de lo sucedido puede ser muy variada (y en la mayoría de casos no es la interpretada): puede que el jurado haya sido subjetivo, puede que quizá haya una persona mejor preparada y eso no signifique que tú no puedas ganar otras veces, o quizá haya una persona que no esté mejor preparada pero que sí que haya tenido más suerte o algunos factores le hayan favorecido (ese día quizá estaba más contenta, más tranquila, más lo que sea…), quizá puedes mejorar algunos detalles en los que debería fijarse o contemplar algunos factores que no tenía en cuenta, etc. Son muchas las causas por las que una persona puede “no ganar”, pero en cualquier caso, no ganar no significa perder sino APRENDER. Y sobretodo, aprender a analizar la situación en concreto, sin generalizarlo a otras áreas, situaciones o personas.

Por lo tanto, el tema de este viernes girará en torno a que si te caes 7 veces, te levantas 8, aprender a no generalizar, fijarte en los detalles que sí puedes modificar y tener claro que unas veces ganas y otras aprendes.

yudes_maria (1)

 Como podéis ver, aunque en los dos casos sean conferencias de “Psicología del deporte” se tratan de temas muy diferentes y al mismo tiempo importantes. Así que, si lideráis, entrenáis, gestionáis personas, equipos, grupos…  sea para el área o sector que sea para la cual trabajéis… amplia tus conocimientos formándote y mejora tus habilidades practicando, pero sé astuto para adaptarlos a cada situación, en cada contexto y a cada momento! ¡Ahí encontrarás el éxito!

 ¡Adáptate a cada situación, a cada grupo y a cada persona!

 Os dejo dos vídeos muy interesantes:

– Vídeo de Heather Dorniden, corredora de atletismo, que muestra cómo levantarse tras una caída:

– Vídeo de motivación psicología del deporte:


Agradecer en este post a Patricia Ramírez (psicóloga del Betis, equipo de fútbol de 1ª división en España y gran profesional y persona entrevistada regularmente en televisión), la recomendación que me hizo de explicar la metáfora de David y Goliat en la conferencia de psicología del deporte aplicada a vela, muy buen consejo ya que los niños comprendieron perfectamente lo que quería transmitirles y supieron identificarse con David y sacar sus “puntos fuertes” para fijarse en ellos durante las regatas.

Cualquier otra recomendación por parte de profesionales y/o expertos en el área deportiva será bienvenida porque…

¡Juntos sumamos y uno a uno somos todos! 

María Gilabert Hernando

¡Tengo derecho! ¿Y tú?

Sumergidos en nuestro ajetreado ritmo diario, empujados por la fuerza de nuestros hábitos, en muchas ocasiones nos negamos muchos derechos personales y es entonces cuando emociones negativas como la culpa, la intranquilidad o la desesperación parece que nos invaden.

Para escuchar el podcast pulsa “play:

¡No te autocondenes!

condenado

¡Actúa antes de que lleguen esas emociones y ten claros tus derechos! ¡Repítetelos tantas veces como sea necesario cada día!

Aquí os dejo una lista de 24 derechos personales que en muchas ocasiones nos negamos a nosotros mismos provocándonos consecuencias muy negativas en nuestras vidas. ¡Empieza queriéndote a ti mismo y respetando tus derechos para luego poder amar a los demás y respetar los suyos!

1-      Tengo derecho a ser el primero como persona

2-      Tengo derecho a cometer errores

3-      Tengo derecho a ser el juez último de mis sentimientos y aceptarlos como válidos

4-      Tengo derecho a tener mis propias opiniones y convencimientos

5-      Tengo derecho a cambiar de idea o de línea de acción

6-      Tengo derecho a la crítica y a protestar por un trato injusto

7-      Tengo derecho a interrumpir para pedir una aclaración

8-      Tengo derecho a intentar un cambio

9-      Tengo derecho a pedir ayuda o apoyo emocional

10-   Tengo derecho a sentir y expresar mis emociones, sean de la índole que sean

11-   Tengo derecho a ignorar o aceptar los consejos de los demás

12-   Tengo derecho a recibir el reconocimiento formal por un trabajo bien hecho

13-   Tengo derecho a decir NO

14-   Tengo derecho a estar solo aunque los demás deseen mi compañía

15-   Tengo derecho a no justificarme ante los demás

16-   Tengo derecho a no responsabilizarme de los problemas de los demás

17-   Tengo derecho a no anticiparme a las necesidades y deseos de los demás

18-   Tengo derecho a no estar pendiente de la voluntad de los demás

19-   Tengo derecho a responder o no hacerlo

20-   Tengo derecho a que se me acepte tal y como soy

21-   Tengo derecho a ir conociéndome a mí mismo

22-   Tengo derecho de que no me manipulen

23-   Tengo derecho a que me respeten y a respetarme a mí mismo

24-   Tengo derecho a amar a quién yo quiera

¡Lucha por tus derechos! ¡Repítetelos, en voz alta, en voz baja, por la mañana, por la tarde, hacia dentro, hacia fuera… ¡cómo y cuándo tú quieras! ¡pero tenlos en mente y jamás los olvides! ¡Tú también tienes derecho!

¡ERES LIBRE PARA AMARTE Y AMAR A LOS DEMÁS! ¡EMPIEZA HOY, EMPIEZA AHORA!

IMG_2573

Os dejo una canción que no conocía pero que me ha parecido muy apropiada: Necesito amarme, de Alejandra Guzmán

 

 

María Gilabert Hernando

¡Ya puedes contratar tu sesión conmigo!

Ma

¡POR FIN! ¡Si buscas un psicólogo o un coach… ¡YA PUEDES CONTRATAR TU SESIÓN CONMIGO!

 

¡Aprovecha los bajos precios de esta promoción exclusiva! ¡Descuentos de un 60%!

25 €/ sesión durante los meses de Marzo y Abril 

Y si traes a un amigo, ¡tienes una sesión gratuita!

(Precio real: 62,5 €/ sesión)

 

Sesiones en español, inglés, italiano y catalán tanto presenciales en Barcelona (Centre Balmes, Plaça de Gal·la Placídia, nº 10, 5º, 08006 Barcelona) como a través de Skype para todas aquellas personas que viváis en cualquier otro lugar del mundo.

 

Además, estudiaremos tu caso personalmente. Si tienes que pagar a plazos, habrá posibilidades de negociarlo, priorizaremos tu bienestar antes que el pago inmediato. 

 

Os informo que una sesión con un psicólogo o un coach tiene un coste a partir de 30- 40€, hasta 180- 200€ (incluso más, dependiendo del psicólogo o coach) y si es coaching de empresa el precio por hora suele ser a partir de 120€ por sesión.

Mi perfil profesional muchos ya lo conocéis, pero para todos aquellos que todavía no lo conozcan: soy María Gilabert, fundadora de Psicología Feliz, licenciada en Psicología, en Publicidad, RRPP y Master en RRHH. Estoy cursando Master en Coaching y certificación ICF. Tengo más de 5 años de experiencia en RRHH en multinacionales (Deloitte y Massimo Dutti).

 

¡Aprovecha esta oportunidad! ¡Llama ya al 646611794 y corre la voz para quien quiera y necesite también disfrutar de estos precios únicos!

 

 

 

DATOS DE CONTACTO:

E-mail: coachgilabert@gmail.com

Teléfono: 646611794

Twitter: @Mariagilaberth

Dirección despacho Centre Balmes: Plaça Gal·la Placidia nº 10, 5º, 08006, Barcelona

Mockup tarjetas (1)

 

María Gilabert Hernando

Los 4 acuerdos

Todos tenemos acuerdos limitantes con nosotros mismos que nos hemos ido creando en base a lo que nos han enseñado, a nuestras experiencias e interpretaciones. Un ejemplo podría ser “No debo fiarme de nadie porque siempre me engañan”, creer esto te limita en muchas situaciones y condiciona tu vida. No obstante, podemos sustituir las creencias limitantes por nuevos acuerdos que creemos de forma consciente. Los Cuatro Acuerdos se crearon para que nos resultaran de ayuda en el Arte de la Transformación, para ayudarnos a romper los acuerdos limitantes, aumentar nuestro poder personal y volvernos más fuertes.

PUEDES ESCUCHAR EL PODCAST SIN NECESIDAD DE LEER PULSANDO “PLAY”:

A continuación os voy a resumir Los Cuatro Acuerdos que proponen los Toltecas ya que son muy prácticos y útiles para ser felices:

–          SÉ IMPECABLE CON TUS PALABRAS: Las palabras captan nuestra atención, entran en nuestra mente y cambian por entero, para bien o para mal, nuestras creencias. La impecabilidad de tus palabras te llevará a la libertad personal, al éxito y a la abundancia; hará que el miedo desaparezca y lo transformará en amor y alegría.

–          NO TE TOMES NADA PERSONALMENTE: Suceda lo que suceda a tu alrededor, no te lo tomes personalmente. Si te dicen que eres maravilloso, no lo dicen por ti. Si te dicen que eres un desastre, tampoco lo dicen por ti. Y si alguien no te trata con amor ni respeto, que se aleje de ti es un regalo. El tomarse las cosas personalmente es la expresión máxima del egoísmo, porque conideramos que todo gira a nuestro alrededor. Nada de lo que los demás hacen es por ti, lo hacen por ellos mismos. Los demás están en un mundo completamente diferente de aquel en que vive cada uno de nosotros. Siempre se referirá a sus propios sentimientos, creencias y opiniones. Cuando te tomas las cosas personalmente, te sientes ofendido y reaccionas defendiendo tus creencias y creando conflictos. Creas una película entera en tu mente, y en ella tú eres el director, el productor y el protagonista. Todos los demás tenemos papeles secundarios. Es tu película. Si te enfadas conmigo yo soy la excusa para que tú te enfades. Si vives sin miedo, si amas, no hay lugar para ninguna de esas emociones negativas. Cuando te sientes bien, todo lo que te rodea está bien. Estás en paz, eres feliz.

         NO HAGAS SUPOSICIONES: Creemos que lo que suponemos es cierto. Tenemos la costumbre de soñar sin basarnos en la realidad. Como no entendemos algo, hacemos una suposición sobre su significado, y cuando la verdad aparece, la burbuja de nuestro sueño estalla y descubrimos que no era en absoluto lo que nosotros creíamos. Necesitamos justificarlo, explicarlo y comprenderlo todo para sentirnos seguros. No importa si la respuesta es correcta o no, por sí sola, bastará para que nos sintamos seguros. La manera de evitar suposiciones es preguntar. Asegúrate de que las cosas te queden claras. Comunicación clara: esto es lo que yo quiero y esto es lo que tú quieres.

–          HAZ SIEMPRE LO MÁXIMO QUE PUEDAS: Todas las cosas están vivas y cambian continuamente. Independientemente del resultado, sigue haciendo siempre lo máximo que puedas, ni más ni menos. Si intentas esforzarte demasiado para hacer más de lo que puedes, gastarás más energía de la necesaria, y al final tu rendimiento no sería suficiente. No te juzgues a ti mismo, no te reproches, ni te culpes ni te castigues en absoluto. No estás aquí para sacrificar tu alegría ni tu vida. Estás aquí para vivir, para ser feliz y para amar. Si haces lo máximo que puedas, vivirás con gran intensidad. Serás productivo y serás bueno contigo mismo porque te entregarás a tu familia, a tu comunidad, a todo. Pero la acción es lo que te hará sentir inmensamente feliz. Siempre que haces lo máximo que puedes, actúas sin esperar una recompensa. Emprender la acción es estar vivo. Es arriesgarse a salir y expresar tu sueño. Agradecer es dejar ir el pasado y vivir el momento presente, aquí y ahora. Sea lo que sea lo que la vida te arrebate, permite que se vaya. Si haces lo máximo que puedas, hábitos como emplear mal tus palabras, tomarte las cosas personalmente y hacer suposiciones se debilitarán y con el tiempo, serán menos frecuentes.

¡EMPIEZA YA A PRACTICAR LOS 4 ACUERDOS Y POCO A POCO SERÁS MÁS FELIZ!

Post resúmen del libro “Los 4 acuerdos” del Doctor Miguel Ruiz

 

María Gilabert Hernando

Enfrentarte al estrés

El estrés es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante. Altos niveles de estrés durante un período de tiempo pueden provocar problemas graves de salud como alteración en la memoria (olvidos),alteraciones en el ánimo, nerviosismo y falta de concentración. Además de aumentar el riesgo de enfermedades del corazón, y provocar ansiedad, depresión y obesidad, el exceso de estrés disminuye el rendimiento cognitivo. Afortunadamente, a menos que un gran animal te persiga, la mayor parte de tu estrés es subjetivo y está bajo tu control.

PUEDES ESCUCHAR EL ARTÍCULO SIN NECESIDAD DE LEER PULSANDO “PLAY”:

mamutfeliz

La capacidad de manejar nuestras emociones y mantener la calma bajo presión tiene un enlace directo con tu rendimiento. A través de varias investigaciones desarrolladas por varios centros (University of California, Berkley, Talentsmart, entre otros) podemos concluir que los niveles moderados de estrés pueden hacernos estar “alerta” y obtener un rendimiento mayor ya que la aparición de estrés atrae el cerebro hacia el crecimiento de nuevas células responsables de la mejora de la memoria. No obstante, es muy importante mantener el estrés bajo control pues tan pronto como el estrés se prolonga demasiado, se suprime la capacidad del cerebro para desarrollar nuevas células.

Existen numerosas estrategias eficaces que las personas exitosas emplean cuando se enfrentan con el estrés que os he ido transmitiendo a través de Psicología Feliz. A continuación os dejo diez de las mejores estrategias que pueden bajar tu nivel de estrés, independientemente de lo que esté sucediendo en tu entorno, sugeridas por la reconocida revista FORBES donde avalan la información con varios estudios. Algunas de estas estrategias puede parecer obvias, pero el verdadero reto radica en reconocer cuando se necesita usarlas y tener los medios para hacerlo realidad, a pesar de que estés en un momento estresante.

1. APRECIA LO QUE TIENES

Tomarse el tiempo para contemplar lo que estás agradecido mejora tu estado de ánimo , ya que reduce la hormona del estrés cortisol en un 23 %. ¡Empieza YA a escribir en tu libreta de GRACIAS! ¡Yo cada noche lo hago y me siento menos estresada y más feliz!

2. EVITA PREGUNTAR “Qué pasa si…?”

“¿Y si…?” Las cosas pueden ir en un millón de direcciones diferentes, y cuanto más tiempo pasas preocupándote acerca de las posibilidades, menos tiempo tendrás para ti y más nervioso conseguirás ponerte.

opcionesfeliz

3. MANTÉN UNA ACTITUD POSITIVA

Ayuda a tu cerebro seleccionando conscientemente algo positivo en lo que centrar tu atención. Piensa en tu día o en tu semana e identifica una cosa positiva que hayas vivido, no importa lo grande o pequeña que sea.

4. DESCONECTA

Apagar el teléfono le da a tu cuerpo un descanso de una fuente constante de estrés. Los estudios han demostrado que algo tan simple como una ruptura con el correo electrónico puede reducir considerablemente los niveles de estrés.

5. LIMITA TU CONSUMO DE CAFEINA

Beber cafeína provoca la liberación de adrenalina. La adrenalina es la fuente de la respuesta de “lucha o huida”, un mecanismo de supervivencia que te obliga a ponerse de pie y luchar o correr cuando se enfrentan a una amenaza. El mecanismo de lucha o huida deja de lado el pensamiento racional en favor de una respuesta más rápida. Esto es muy bueno cuando un oso te persigue, pero no tan bueno cuando estás contestando un email.

 cafeina

6. DUERME

Cuando duermes, tu cerebro se recarga literalmente. Cuando te faltan horas de sueño tu autocontrol, tu atención y memoria se ven reducidos y aumentan los niveles de hormonas de estrés, incluso sin un factor de estrés presente. Proyectos estresantes a menudo te hacen sentir como si no tuvieras tiempo para dormir, pero tomarte el tiempo para dormir es a menudo la única cosa que hará que obtengas un buen rendimiento en ese mismo proyecto que tanto te importa.

 dormirfeliz

7. DETÉN TU DIALOGO INTERNO NEGATIVO:

La mayoría de nuestros pensamientos negativos son sólo eso, pensamientos, no en hechos. Cuando te des cuenta de tus pensamientos negativos: ” Es el momento de parar y escribirlas. Literalmente, deja de hacer lo que estás haciendo y escribe lo que estás pensando. Una vez lo hayas escrito habrás frenado el impulso negativo de tus pensamientos y pensarás de una manera más racional y lúcida.

8. REENCUADRA TU PERSPECTIVA

El estrés y la preocupación se alimentan de nuestra propia percepción sesgada de los acontecimientos. Es fácil pensar que los plazos poco realistas, los jefes, el tráfico de fuera… son las razones por las que estamos tan estresados todo el tiempo. Aun cuando no puedas controlar tus circunstancias sí que podrás controlar la forma de interpretarlas y responder a ellas.  Así que antes de gastar demasiado tiempo pensando en algo, tómate un minuto para poner la situación en diferentes perspectivas.

9. RESPIRA

La práctica de estar en el momento presente con tu respiración entrenará a tu cerebro a centrarse exclusivamente en la tarea en cuestión. Cuando te sientas estresado, tómate un par de minutos para concentrarte en tu respiración. Cierra la puerta, guarda todas las demás distracciones, y simplemente siéntate en una silla y respira. Piensa en cómo te sientes al inhalar y exhalar. Esto suena simple, pero es difícil hacerlo durante más de un minuto o dos. No pasa nada si te desvías hacia otro pensamiento, probablemente sucederá al principio, sólo tienes que traer tu atención de nuevo hacia tu respiración.

respirarfeliz

10. UTILIZA TUS SISTEMAS DE APOYO

Es totalmente ineficaz intentar hacer frente a todo por ti mismo, aunque muchas veces lo desees. Para estar tranquilo y ser productivo, es necesario reconocer tus debilidades y pedir ayuda cuando la necesites. Esto significa aprovechar tu sistema de apoyo cuando una situación es lo suficientemente difícil para que te sientas abrumado. Algo tan sencillo como hablar acerca de tus preocupaciones proporcionará una salida para la ansiedad y el estrés. La mayoría de las veces, la gente puede ver una solución que tú no puedes ver en ese momento debido a tu implicación emocional con la situación.  ¡Aprende a pedir ayuda cuando la necesitas! ¡Todos la necesitamos a veces, tú también!

¡DE TI DEPENDE TU VIDA!

¡DI ADIÓS AL ESTRÉS Y DA LA BIENVENIDA A LA FELICIDAD!

María Gilabert Hernando