¡Gana tu vida!

 

Incierta, así es la vida, y con eso es con lo que tienes que aprender a vivir, con la incertidumbre. No sabemos lo que sucederá con nosotros, con nuestras familias, con nuestras situaciones… ¿y si lo único que tienes que saber es cómo estás aquí y ahora y encargarte de gestionar lo mejor que puedas lo que tengas oportunidad de vivir en este momento?

La mayoría de las personas en muchas ocasiones, o incluso durante toda nuestra  vida, nos encontramos con situaciones que nos resultan difíciles de llevar o que incluso llegan a paralizarnos:  no sabes qué hacer con la relación que tienes ahora, no sabes a qué dedicarte, no sabes cuándo acabará la crisis, no tienes claro si estás haciendo lo correcto, no sabes si conseguirás ese cliente que tanta dedicación te está costando, no sabes si te renovarán el contrato en tu trabajo actual, no sabes si aprobarás esas oposiciones que estás preparando con tanto esfuerzo, ha fallecido una persona cercana y sientes un vacío tan grande que te da la sensación de que no vas a poder vivir con ello, te has quedado sin trabajo y no sabes qué harás ahora, no sabes cómo pagarás las facturas de final de mes, no sabes si mañana te desalojarán, etc.

Son infinitas las situaciones en las que muchas personas nos encontramos y no sabemos cómo llevar pero, aun cuando no puedes escoger qué situaciones te toca vivir, todavía puedes elegir cómo interpretarlas, cómo actuar y qué sacar de ellas. Puedes vivir las situaciones que tengas que vivir con ansiedad, tristeza, apatía, depresión, nerviosismo, irritabilidad, amargura, mal humor… o aprender a aceptarlas como una parte de tu vida intentando centrar tu atención en el resto de cosas buenas que te suceden cada día. Lo que resistes persiste, lo que aceptas se transforma.

Mi abuela me explicaba que durante la guerra civil española (1936- 1939), en su barrio, cuando sonaban las sirenas que anunciaban las bombas todos huían y se iban corriendo a refugiar a los metros y portales. Muchas de las personas que vivían con el miedo metido hasta las entrañas, temiendo constantemente “el momento de las sirenas”, murieron. Sin embargo, ella explica esa época de una forma muy positiva y segura, con pocos recuerdos negativos y muchos positivos y esa actitud siempre le ha ayudado ya que es una época que, sin desearlo lo más mínimo, le tocó vivir. Explica, por ejemplo, que aprovechaba los momentos en los que la gente “desaparecía” al sonar las sirenas invadidos por el pánico para ir a comprar comida al mercado, pues era el momento en el que no había cola. Y así sigue ella, viva, a pesar de la infinidad de situaciones difíciles que ha tenido que vivir y de los seres queridos que ha perdido a lo largo de sus 84 años. Ella se despierta cada día y sigue respirando y disfrutando porque, pase lo que pase, ella es así, feliz.

La semana pasada me comunicaron que, desgraciadamente, los padres de una conocida mía fallecieron en un accidente de tráfico. Es probable que ellos pensaran que iban a vivir mucho más. En cambio, otra persona a la que le detectaron una enfermedad mortal hace 6 meses hoy sigue viva y tiene todavía tiempo para disfrutar y para dedicar a lo que ella quiera. Todos tenemos fin ya que el tiempo es limitado. Piensa, decide y actúa, hoy y ahora. Detecta qué problemas ocupan tu mente y qué puedes hacer para solucionarlos. Lo que puedas hacer,  hazlo y cuando ya no puedas hacer nada más, cuando lo que vaya a suceder ya no esté en tus manos,  aprende a vivir feliz con la situación que te toca vivir, aunque la incertidumbre forme parte de ésta. Durante la vida lo más probable es que, si no siempre, muchas veces nos veamos en situaciones inciertas o desagradables por lo que es importante que aprendamos a vivir con esa parte. La vida es muy corta, a unos ya nos han dicho cuánto nos queda de vida y a otros se nos acaba de repente, sin previo aviso, así que tu momento es este. Todo el mundo quiere felicidad sin dolor, pero no se puede tener un arcoíris sin lluvia. Pon atención a lo positivo que sucede en tu vida y soluciona, hasta donde puedas, lo negativo. Una vez realizadas todas las acciones que consideres que debes realizar, cuelga tus problemas en una percha como si se tratara de un abrigo (link 1). No busques culpables ni trates de explicar y justificar todo lo que sucede continuamente, dedica ese tiempo a otras cosas ¡Sonríe, sueña, investiga, crea, baila, ayuda, construye, crece, mejora, descubre, prueba, siente, ama, disfruta… vive!

No caigas en la depresión colectiva que se respira en muchos lugares debida a la crisis, no gastes tu tiempo pensando en la gravedad del asunto, si va a durar mucho o poco, planteándote por cuánto tiempo vas a soportar la situación. Muchas veces ha habido problemas colectivos y, además, muchas personas han tenido simultáneamente diversos problemas individuales… y todos han sobrevivido cierto tiempo así como también todos han tenido fin ya que la vida no es infinita. ¡Aprovecha tu tiempo, aprovecha tu vida! (Link 2) Observa tu situación y detecta las oportunidades que se te presentan hoy y ahora, pero… mantén los ojos bien abiertos y disfruta de cada momento que te regale la vida ya que si estás cegado por tus problemas será difícil que puedas ver algo… El mundo está lleno de personas y de oportunidades increíbles esperándote así que… ¡atento! ¡Abre bien los ojos para que puedas verlas y muévete para aprovecharlas!

Os propongo un ejercicio:

Imagina y visualízate en la siguiente situación: tienes una única oportunidad de jugar una partida de cartas en tu vida y en esa partida te juegas algo muy importante para ti. Te informan que la partida tendrá una duración de 5 horas y estará compuesta por 5 jugadores (1, 2, 3, 4 y 5) y una baraja de 40 cartas (8 cartas por jugador). Al pasar una hora, el jugador 5 de repente desaparece y los jugadores 1, 2 y 3 siguen jugando mientras el jugador 4 empieza a despistarse y no enterarse del juego ya que está sufriendo y no puede parar de  preguntarse dónde estará el desaparecido… Media hora después, desaparecen 10 cartas de la baraja, concretamente 3 eran tuyas. Detenéis el juego 5 minutos para ver si encontráis al jugador y/o si averiguáis por qué han desaparecido las cartas y dónde recuperarlas… pero tampoco acabáis de saber qué ha sucedido ni con el jugador ni con las cartas desaparecidas por lo que seguís jugando. Quedan 3 horas de partida y el jugador 3 se empieza a desanimar y a bloquear dada la incertidumbre de la situación… mientras tanto, el jugador 4 sigue dedicando toda su energía a intentar analizar y averiguar las causas de la desaparición del jugador 5 y a pensar en cómo recuperar las cartas perdidas para poder ganar (pues dos eran suyas). En cambio, los jugadores 1 y 2 se centran en el juego. Faltan 2 horas de juego y suena una campana, entra un jugador nuevo que no conocéis con 5 cartas que no sabéis de dónde salen y escucháis una voz que dice que sólo os quedan 30 minutos ¡os acaban de robar 1 hora y media de partida y no entendéis nada! El jugador 2 se empieza a poner nervioso ya que contaba con todo ese tiempo y su atención en el juego disminuye ya que no puede parar de pensar en por qué le han quitado el poco tiempo que le quedaba y en quién es esa nueva persona…! En cambio el jugador 1 se centra en sus cartas, aunque tenga menos que al principio y no comprenda qué está sucediendo, aprovecha las nuevas cartas del jugador desconocido y… ¡Riiiiing! Suena la campana que marca el fin… ¡El jugador 1 gana la partida!

Así es la vida, como la partida, tiene un tiempo limitado y muchas veces suceden cosas, a nosotros o a nuestro alrededor, que no comprendemos, que no merecemos y/o por las cuales no podemos hacer nada directamente. Deja de preocuparte por lo que no puedes cambiar y empieza  a aprovechar lo que sí puedes hacer.

¡JUEGA TUS CARTAS! ¡APROVECHA TUS OPORTUNIDADES!

 ¡GANA TU PARTIDA! ¡GANA TU VIDA!

MARIA GILABERT HERNANDO

Link 1: Explica el árbol (la percha) en el que puedes imaginar que cuelgas tus problemas: http://www.promonegocios.net/motivacion/historias-que-motivan-8.htm

Link 2: Comparto un vídeo que a mí me impactó, a la vez que me encantó, para que veáis un ejemplo de que, pase lo que pase, puedes ser feliz si tú quieres: http://www.youtube.com/watch?v=5T5CP8ODmGg