Neurociencia ¡Evolución humana!

La globalización, los avances tecnológicos, los medios de comunicación… todo en nuestro exterior avanza a un ritmo abrumador, ¡a una velocidad con crecimiento exponencial! Pero… ¿nuestros cerebros avanzan al mismo ritmo? Definitivamente, NO.

Pero… ¿al menos los conocimientos que tenemos sobre el cerebro avanzan al mismo ritmo? Desgraciadamente, tampoco.

Parece ser que los seres humanos ponemos bastante foco en lo exterior y nos olvidamos del engranaje más importante que tenemos: nuestro cerebro. Es nuestra herramienta más potente y, aunque ha habido grandes avances, sigue siendo un gran desconocido para la mayoría de nosotros (no por ello menos importante).

 

Imagínate que eres el Director General de una empresa y tienes a 100 personas a tu cargo divididas en varios departamentos. La situación de tu empresa es la siguiente:

En el departamento de Marketing, el responsable siempre llega tarde y eso provoca que el resto del equipo tenga tareas pendientes y esté cada vez más desmotivado, pero al mismo tiempo tampoco se atreven a decirle nada para que cambie su conducta por miedo a la reacción y repercusión que esto pueda tener.

El departamento de logística no tiene una buena comunicación con el departamento de Marketing y, debido a errores de este último departamento, las promociones del producto suelen salir en plazos no reales, por lo que luego se acumulan las quejas en el departamento de atención al cliente y éstos acarrean la responsabilidad los de logística, por falta de información.

En el departamento de atención al cliente están muy estresados, pues existe una desviación demasiado grande entre la planificación del trabajo semanal (teniendo en cuenta el número de trabajadores del departamento) y el trabajo real existente ya que el número de incidencias es cada vez mayor. Están desbordados y no saben qué hacer, el clima en el equipo es cada vez más denso y los clientes están cada día más descontentos.

En el departamento de Finanzas están hablando mal de ti y creando mala reputación de tu marca entre tus propios empleados ya que se están generando muchas envidias sobre la diferencia de sueldo existente entre unos y otros trabajadores. Ellos manejan los datos financieros y no ven justo tu sueldo por el trabajo que realizas (no saben qué trabajo realizas exactamente) y tampoco ven justas las diferencias entre algunos trabajadores (aunque desconocen las responsabilidades y funciones de cada persona de la empresa).

Siendo el Director General de la empresa como eres y teniendo este panorama sin información ¿Qué vas a hacer si no lo sabes? ¿Cómo vas a liderar tu empresa si no sabes nada de sus departamentos? ¿Cómo vas a gestionarlo si no sabes nada sobre las personas que la integran? ¿Qué probabilidades de éxito tiene tu empresa?

Probablemente, bajarán las ventas, perderás dinero, los trabajadores serán despedidos (si no se van antes voluntariamente debido al mal clima laboral que se está creando y en ese caso perderás el talento que hayas reclutado), la empresa cerrará y tú acabarás endeudado.

Eso mismo es lo que sucede con el cerebro, si no sabemos cómo funciona, no sabemos gestionarlo, nos falta información, nos falta conocimiento sobre él. Nuestro cerebro es nuestra propia empresa, compuesto por diferentes áreas (departamentos) que se encargan de tomar decisiones, de tener emociones, de desarrollar habilidades, de almacenar conocimiento… y tenemos que averiguar cómo funciona cada una de ellas y cómo se interrelacionan con el resto para gestionarlo de la mejor forma posible y convertirnos en líderes de nuestras vidas.

ANE

Gracias a la neurociencia vamos descubriendo cada vez más cómo funciona nuestro cerebro, lo cuál es clave para nuestro éxito y felicidad así como para conseguir la mayoría de las metas que nos marcamos y que tanto nos importan. Por lo tanto, es imprescindible que avancemos neurocientíficamente, TODOS saldremos beneficiados.

En el mundo hay mucha información (demasiada) y, generalmente, acaba llegando a nuestros sentidos de una forma muy distorsionada (por no hablar ya de la interpretación que cada uno hace de esta y como luego la transmite…). Existiendo “San Google”, tantísimas universidades, centros de formación, academias, empresas, especialistas, medios de comunicación… ¿Cómo filtro y selecciono en qué me formo, qué me creo y qué difundo? Y si tengo una empresa, ¿de qué fuentes de información me alimento? ¿Dónde están los últimos avances neurocientíficos? A través de las academias que os referencio a continuación encontraréis la solución a estas preguntas que muchos científicos, coaches, formadores y empresarios frecuentemente os cuestionáis.

Ninguna otra ciencia ha hecho en los últimos 10 años tantos avances como la neurociencia. Ser un puente entre la ciencia y las finanzas, llevar tales avances a empresas y otras organizaciones es el principal objetivo de estas academias. Los servicios que ofrecen están ya establecidos en Alemania. Tras un período de desarrollo que llevó tres años, Torsten Seelbach fundó en Colonia, en el 2009, la “AFNB“ (Academia de Neurociencia y Gestión en Formación Profesional). En tan sólo dos años de puesta en marcha, la academia contaba ya con la colaboración de 300 asesores, coaches y entrenadores que prestan hasta hoy sus servicios en más de 5000 empresas y organizaciones. Para poder ofrecer los servicios a otros países, se fundaron en el 2012, a parte de la AFNB en Alemania, INME en USA y ANE en España.

anefeliz3

Nieves Pérez, Directora de ANE y buena amiga mía, está encargándose de la expansión y captación de socios para la academia en España a través de varias vías de networking, desayunos naturales aplicando la neurociencia, conferencias y otros eventos.

Nievesyofeliz

Los servicios y productos que ofrecen en esta Academia neurocientífica se crean con un equipo de expertos profesionales en Alemania. Más de 20 expertos de diversas disciplinas trabajan conjuntamente gracias al nuevo “Workflow-System“ en un objetivo común. A la hora de seleccionar descubrimientos científicos, dan especial importancia a datos y resultados fidedignios. Por ello se basan en fuentes como p.ej. reconocidos centros de investigación, prestigiosas universidades, publicaciones, libros científicos, conferencias, simposios y otras ponencias.

anefeliz

En estas academias, realizan estudios neurocientíficos, con base empírica, para difundir conocimientos fidedignos a través de productos como:

–          Vídeos

–          Audios

–          Presentaciones

–          Documentaciones

Gracias a sus productos, podemos acceder al conocimiento sobre la neurociencia aplicable a áreas que son de nuestro interés como: el desarrollo personal, coaching, asesoramiento, gestión del cambio, Marketing, inteligencia emocional, gestión de relaciones, etc. de una forma asimilable para nuestro cerebro.

A muchas personas cuando les hablan de algunos temas que no están probados científicamente, les suena a “humo” o a “aire”, no les parece real. Gracias a la neurociencia empezamos a avalar muchas de éstas áreas tan útiles para todos y poco creíbles para algunos.

Para ser socio de ANE, además de pagar la cuota anual, hay una previa selección ya que se te brinda la oportunidad de participar en simposios en Alemania en los que podrás tratar directamente con científicos que han descubierto grandes avances neurocientíficos viniendo desde lugares como Harward, Cambridge, etc. Si te interesa ser socio de ANE para aportar conocimiento con un valor añadido inigualable a tu empresa, academia, escuela o a ti mismo… puedes llamarme a mí directamente al 646611794 o escribirme a coachgilabert@gmail.com.

¡Apostemos por la neurociencia! ¡Apostemos por la evolución humana!

Para más información podéis acceder a la web de ANE

María Gilabert Hernando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *