Las 3 D de la felicidad en vacaciones

felicidad en vacaciones

Existe un falso mito muy extendido en el mundo laboral: cuanto más trabajes y menos descanses, más harás. Lo cierto es que las vacaciones, igual que los fines de semana o las pausas durante la jornada, tienen una razón de ser que también afecta al rendimiento, y por supuesto a la felicidad.

El verano es una ocasión única para disfrutar, pasar tiempo con familia y amigos, dedicarnos más a nuestras aficiones… Más tiempo libre puede significar más diversión, pero también en algunos casos más ansiedad, más problemas en las relaciones interpersonales… Apunta estas 3D: descanso, deporte y diversión para que tengas un verano feliz.

Descanso

Tomar el sol, pasear, hacer yoga, sentarse a beber un refresco… El periodo vacacional ayuda a relajarse, reparando el organismo de los daños provocados por el aumento de cortisol y la ansiedad.

Más allá del puro descanso

No todo es descansar sin hacer nada, pues como mejor se renueva la mente y el cuerpo en vacaciones es cambiando de actividad. Dormir y tomar el sol es muy beneficioso para recuperarse de una temporada laboral estresante, pero también ayuda hacer ejercicio y vivir experiencias gratificantes.

Deporte

La Ciencia ha demostrado con creces los beneficios del deporte para la salud, pero también afectan al bienestar y la mente. Tan pronto como empezamos a realizar una actividad física, se liberan endorfinas, así como una proteína llamada BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro). El BDNF protege y repara las neuronas de la memoria mientras hacemos ejercicio. Esta es la razón por la que nos sentimos tan tranquilos después del deporte y por qué nuestra mente está tan clara.

Diversión

Si alguna vez has hecho la rueda de la vida del coaching, sabrás que la clave está en el equilibrio de todas las áreas. Unas vacaciones con mucho sofá y toalla en la playa, incluso con deporte, pero poca diversión, pueden ser verdaderamente deprimentes o estresantes, incluso ambas cosas al mismo tiempo. Vivir momentos de alegría, reír, bailar, compartir experiencias… es lo que hace que unas vacaciones sean memorables. No olvidemos cuidar las emociones, y no solo la mente y el cuerpo, pues la felicidad está muy vinculada a ellas.

¿Qué planes tienes este verano? ¡No olvides añadir las 3 Ds en tu plan y felices vacaciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *