Las 3 D de la felicidad en vacaciones

Existe un falso mito muy extendido en el mundo laboral: cuanto más trabajes y menos descanses, más harás. Lo cierto es que las vacaciones, igual que los fines de semana o las pausas durante la jornada, tienen una razón de ser que también afecta al rendimiento, y por supuesto a la felicidad.

El verano es una ocasión única para disfrutar, pasar tiempo con familia y amigos, dedicarnos más a nuestras aficiones… Más tiempo libre puede significar más diversión, pero también en algunos casos más ansiedad, más problemas en las relaciones interpersonales… Apunta estas 3D: descanso, deporte y diversión para que tengas un verano feliz.

Descanso

Tomar el sol, pasear, hacer yoga, sentarse a beber un refresco… El periodo vacacional ayuda a relajarse, reparando el organismo de los daños provocados por el aumento de cortisol y la ansiedad.

Más allá del puro descanso

No todo es descansar sin hacer nada, pues como mejor se renueva la mente y el cuerpo en vacaciones es cambiando de actividad. Dormir y tomar el sol es muy beneficioso para recuperarse de una temporada laboral estresante, pero también ayuda hacer ejercicio y vivir experiencias gratificantes.

Deporte

La Ciencia ha demostrado con creces los beneficios del deporte para la salud, pero también afectan al bienestar y la mente. Tan pronto como empezamos a realizar una actividad física, se liberan endorfinas, así como una proteína llamada BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro). El BDNF protege y repara las neuronas de la memoria mientras hacemos ejercicio. Esta es la razón por la que nos sentimos tan tranquilos después del deporte y por qué nuestra mente está tan clara.

Diversión

Si alguna vez has hecho la rueda de la vida del coaching, sabrás que la clave está en el equilibrio de todas las áreas. Unas vacaciones con mucho sofá y toalla en la playa, incluso con deporte, pero poca diversión, pueden ser verdaderamente deprimentes o estresantes, incluso ambas cosas al mismo tiempo. Vivir momentos de alegría, reír, bailar, compartir experiencias… es lo que hace que unas vacaciones sean memorables. No olvidemos cuidar las emociones, y no solo la mente y el cuerpo, pues la felicidad está muy vinculada a ellas.

¿Qué planes tienes este verano? ¡No olvides añadir las 3 Ds en tu plan y felices vacaciones!

Empleados felices, mejores resultados

Solemos asociar la productividad de las personas a su capacidad, su experiencia y sus horas dedicadas. Además, en lo que se refiere a las organizaciones, nos centramos a menudo en la eficiencia de los procesos, descuidando otros aspectos. Cada vez más estudios y empresas en su día a día comprueban que hay otros factores clave. La actitud positiva, el clima laboral, el trabajo en equipo… la felicidad en sentido amplio puede ser determinante para el éxito de un equipo y de una compañía. Descubre por qué los empleados felices hacen que las empresas sean más productivas, según diversos estudios probados en distintos entornos y contextos.

Los trabajadores felices obtienen un mejor desempeño

Según un Informe Global de tendencias de capital humano, realizado por Deloitte, solo el 23% de las empresas cree que sus empleados están alineados con sus objetivos. Esto significa que una gran parte de la población simplemente no está contenta con su trabajo y no está siendo productiva en el trabajo. Esta falta de compromiso en el trabajo tiene un impacto en la felicidad que a su vez reduce la productividad.

El algoritmo de Google para la felicidad en la empresa es un ejemplo a seguir que cada vez más empresas secundan. Espacios abiertos, plantas, bebidas gratis y por supuesto que no falten las actividades para promover el mindfulness, el trabajo en equipo, las habilidades de comunicación y el bienestar en general.

En diversos estudios se ha probado la vinculación entre el rendimiento y la felicidad. En un estudio se ofrecieron vídeos divertidos, bebidas y bocadillos a una serie de personas, y al grupo de control nada. La diferencia entre el primer y el segundo grupo es que el que había tenido incentivos positivos obtuvo un 12% más de productividad en una serie de ejercicios posteriores.

felicidad empresa

La felicidad impulsa la creatividad y promueve el éxito

Una persona feliz y satisfecha es más probable que pueda liberar su potencial al máximo. Cuando las personas están felices, el cerebro funciona mejor y se libera una gran creatividad que facilita la resolución de problemas complejos. Además, la felicidad es contagiosa. Esto significa que cuando un empleado está contento, los demás empleados que lo rodean es más probable que se sientan también felices.

Empleados felices, clientes satisfechos

No importa cuán excelente sea un producto, o cuán brillante sea una idea: si nadie lo compra, el negocio fracasará. Lo interesante es que de acuerdo con un estudio de una compañía farmacéutica, la lealtad de los clientes aumenta cuando los empleados están contentos y comprometidos. Por tanto, el primero que tiene que comprar el producto es el empleado, creer en la empresa y su aportación de valor.

Piensa en cómo te sientes cuando debes reunirse con una persona que no está contenta y que no le gusta su trabajo. Esta actitud hace que la reunión sea tediosa y desagradable. Si el vendedor o el gerente son realmente alegres y agradables, es posible que te motive la reunión. Cuando un cliente desea trabajar con tu empresa, encontrarás que es más probable que compre tus productos o solicite tus servicios.

En conclusión, más felicidad:

  • Disminuye el absentismo laboral
  • Aumenta el rendimiento
  • Reduce la rotación de personal

En consecuencia, reduce costes y aumenta los beneficios.

Este mes lo tenemos lleno de cursos de cursos de gestión emocional, comunicación, mindfulness y hábitos saludables para las empresas. Si quieres más información, puedes enviarnos tus dudas a continuación.

7 hábitos para la felicidad según la Ciencia

¿Alguna vez sientes que siempre está luchando por algo, como acabar un proyecto, que llegue tal o cual evento… sin acabar de disfrutar en el momento en que llega? A menudo nos centramos en mantener la felicidad orientados hacia objetivos. Pensamos que lograremos la alegría después de completar algo, en lugar de encontrarla en el viaje en sí. Esta mentalidad no suele ser exitosa en situaciones de la vida real, según Emma Seppala, profesora e investigadora de la Universidad de Stanford. 

7 hábitos para la felicidad según la Ciencia

Sigue leyendo para conocer las siete formas respaldadas por la ciencia de Seppala para redescubrir la alegría y crecer aún más exitosamente.

1. Vive en cada momento

No te estreses pensando en las cosas que tienes que hacer más adelante. Simplemente concéntrate en lo que estás haciendo en cada momento: trabajar, pasear, ducharte, conversar…  Esto ayuda a ser más efectivos y también a abordar con más inteligencia, serenidad y felicidad los problemas, conflictos y dificultades.

2. Practica la resiliencia

Los momentos más espantosos no son cuando estamos abrumados o estresados, sino cuando estamos mal y no conseguimos recuperarnos de ese estado. Enseña a tu cerebro a recuperarse lo más rápido posible de situaciones extenuantes.

3. Trátate bien

¿Cómo tratas a tus amigos, compañeros de trabajo, conciudadanos? También tú tienes que tratarte bien a ti mismo. La forma en que tratamos a nuestros propios cuerpos refleja cómo queremos que otros nos vean. En cuanto a nuestros propios fracasos o defectos, podemos aplicar compasión en lugar de ira, y es más probable que nos recuperemos antes de los problemas.

4. Administra tu energía

Somos capaces de gestionar el dinero y el tiempo, pero a veces olvidamos que nuestra energía también necesita ser administrada. No nos preocupemos tanto por cosas que finalmente no importarán a largo plazo. En su lugar, mejor mantener los pensamientos solo para las cosas más importantes. Perder nuestra energía mental en personas o pensamientos sin importancia o incluso dañinos para nuestro bienestar no vale la pena. Después faltan energías para nuestras metas y sueños, en pro de nuestra felicidad.

5. Sal a la aventura fuera de tu zona de confort

Jugar con seguridad es más fácil, pero no es la mejor manera de crecer. Se supone que nuestro cerebro debe desarrollar nuevas habilidades, así es como uno aprende a adaptarse y como evoluciona. No hay forma de aprender si no se desaprende, si no se prueban cosas nuevas. Fuera de la zona de confort hay evolución, crecimiento y felicidad.

6. No hagas nada

Hay veces en que es positivo no hacer nada en concreto, no estar siempre obsesionados por avanzar. Nada en exceso es bueno, por eso vale la pena saber descansar, desconectar, disfrutar de pequeños placeres cotidianos, aprender a entretenerse, dejar la mente en blanco, meditar…

7. Muestra empatía hacia los demás

Validar las opiniones y sentimientos de los demás te permite establecer conexiones valiosas. No subestimes el poder de la empatía ni de la simpatía. Permite generar lazos de confianza entre personas y también en el ámbito profesional. Como resultado, repercute en la felicidad personal, en la satisfacción y en el sentimiento de pertenencia.

¿Quieres ser más feliz? Escribe qué te gustaría conseguir y te enviaremos información.

3 claves de felicidad que nos enseña la Navidad

La frase Feliz Navidad la decimos mucho en estas fechas, a veces sin reparar en toda su profundidad. ¿Qué tienen de especial estas fiestas que a menudo sacan lo mejor de nosotros y transforman en especiales los días de invierno? Esta época navideña es una oportunidad para aprender 3 claves de felicidad que podemos trasladar al resto del año.

1. La Navidad es tiempo de ver más allá

Más allá de las diferencias de carácter, de puntos de vista y de muchas otras cosas, en Navidad nos juntamos con nuestros seres queridos. Nos centramos en lo importante, y esa es la primera de las claves de felicidad que nos enseñan estas fiestas. Es una lección que por desgracia también aprendemos ante la pérdida de un ser querido, pero en cambio en las fiestas navideñas se puede aprender con alegría, con canciones y turrones.

Quizá hay alguien en la familia con quien no nos entendemos bien, incluso personas tóxicas que tenemos que acabar viendo. Aunque a veces no podamos escoger qué vivir, siempre podemos escoger cómo vivirlo.

¿Qué tal si también el resto del año aprendemos a apreciar cada día lo más importante? Quedarnos con lo esencial, trascender las pequeñeces, reducir las quejas, buscar lo que nos une y no tanto lo que nos separa… Ahora que se acerca año nuevo, ya tenemos una buena idea para añadir a esos propósitos que tantos nos hacemos.

2. La felicidad está en el momento presente

Podemos mirar atrás para aprender o al futuro para marcarnos metas, pero es en cada instante donde encontramos la felicidad. En el ahora, en ese abrazo, en saborear ese plato exquisito, en disfrutar de estar vivos…

Por supuesto que no todo será perfecto, incluso en Navidad. Es posible que encontremos puntos de conflicto sin lograr el punto 1 de este artículo, o que haya cosas que no salgan como esperábamos. Por eso es tan importante estar en el presente, reduciendo expectativas y centrándonos en lo que hay a cada instante. Como dice Eckhart Tolle en El Poder del Ahora:

“Acepta; y después actúa. Acepta cualquier cosa que contenga el momento presente como si la hubieras elegido. Trabaja siempre a favor del momento, no contra él. Haz del presente tu amigo y aliado, no tu enemigo. Esto transformará milagrosamente tu vida.”

3. Compartir da felicidad

Numerosos estudios han demostrado la vinculación entre ser generosos y ser felices, pero es que en Navidad se nota más que nunca. Compartiendo en la mesa, regalando a otros, ayudando a otras personas que lo necesitan con gestos solidarios… nos sentimos llenos de felicidad. Puede ser emocionante abrir un regalo, pero cuando queremos a alguien o ayudamos a un desconocido, ese brillo en los ojos y esa felicidad indescriptible no se puede comprar con dinero.

Esa misma actitud la podríamos trasladar al resto del año, para compartir más, ser más solidarios, hacer más equipo en las familias y en las empresas, para regalar saludos amables, reconocimientos, gestos de interés por los demás…

¡Aprovechemos y llevemos ese espíritu navideño a todo el año! ¡¡Feliz Navidad de todo el equipo de BeValue!!

feliz navidad

Enemigos de la felicidad que nos creamos nosotros

La felicidad es algo paradójico y complicado, pues a menudo se escurre como el agua entre los dedos. Si la buscamos con demasiado afán, podemos dejar de ser felices. Podemos perdernos entre los árboles y dejar de ver el bosque. Esto sucede porque no siempre nos damos cuenta de ciertos enemigos que tiene la felicidad, esas trabas que nosotros mismos nos ponemos para ser felices.

1. Centrarnos solo en la felicidad individual

En nuestras formaciones, sesiones de coaching, team building y demás actividades, la palabra felicidad suele aparecer encima de la mesa. El problema es que podemos olvidar la dimensión social, compartida y colaborativa, que tiene la felicidad más auténtica y duradera. 

Esta escena de la película ‘Una mente maravillosa’ ilustra muy bien la diferencia entre creer en juegos de suma cero o en la posibilidad de conseguir el bien común. Esto se puede aplicar muy bien a las parejas, las familias, los equipos, las empresas…

Para entender la filosofía que hay detrás de esta reflexión, se debe conocer un poco sobre la teoría de juegos, cada vez más aplicada en el ámbito de los negocios. En los juegos de suma cero el beneficio total para todos los jugadores siempre suma cero. Dicho de otro modo, siempre que un jugador se beneficia es a expensas de otro/s. En cambio, el juego cooperativo permite que todos ganen, al menos en parte, lo cual suele surgir en las negociaciones como fruto de pactos win-win.

2. Desconectar del momento presente

Imagina una persona en una playa caribeña, en un día espléndido, tomándose un cóctel bien frío en una hamaca. Si su mente se marcha a preocupaciones del pasado o del futuro, puede estar sufriendo. Ahora pongamos el caso contrario, el de tantos prisioneros o el del protagonista de La Vida es Bella, intentando emular en su mente un escenario más feliz. Estos dos ejemplos extremos muestran con claridad el poder que tiene la mente, cuando desconecta del presente, para aumentar o reducir la felicidad.

En un momento dado abstraerse de lo que uno tiene delante puede ser un recurso poderoso, por ejemplo ante situaciones críticas muy dolorosas donde el locus de control es muy bajo. En cambio, si hay dolor pero hay la posibilidad de controlar la situación y mejorarla, desconectar impide vencer. Es más, si la situación es normal o incluso estupenda, la felicidad se puede hacer imposible solo por haber desconectado. Estar en el momento presente es lo saludable, salvo como emergencia en casos puntuales, igual que uno puede estar un minuto sin respirar en caso extremo, pero no tiene sentido practicarlo cada día.

felicidad empresa

3. Pensar demasiado

Todos hemos escuchado alguna vez la frase ‘es que piensas demasiado’, ¿pero es tan malo pensar? En realidad todo tiene su sentido, si se usa con prudencia. El problema es si analizamos incluso aquello que no se puede comprender. Por ejemplo, las emociones o las sensaciones físicas, si las intentamos etiquetar o desglosar racionalmente, las estamos desnaturalizando.

Además, demasiado análisis en momentos de alegría, amor, bienestar o paz, pueden hacer que dejemos de sentir y solo estemos pensando lógicamente. En resumen, nos desconecta de nuevo del momento presente, y por tanto de la felicidad auténtica, la que está en conexión con el aquí y el ahora.

Para terminar, no olvidemos que la felicidad no significa euforia continua, aunque por supuesto una persona feliz tiene muchos momentos alegres. La felicidad también incluye la alegría serena, la paz, e incluso momentos difíciles. Uno puede sentirse agradecido, feliz y pleno, en medio de cualquier circunstancia.

 

HappyTool 7: gestión de emociones

¡Buenos días!

¿Cómo estás? Aquí os dejamos el “Happytool” este miércoles. La herramienta de hoy sirve para trabajar la identificación y gestión de tus emociones.  Muchas veces sentimos muchas cosas, pero como no sabemos cómo gestionarlo sufrimos en riesgo de salir perjudicados.

El primer paso para gestionar tus emociones es tomar conciencia de la emoción y, para ello es importante identificar una situación concreta (qué sucedía, cuándo, dónde, con quién estaba…) e identificar estos 3 niveles para tomar conciencia:

  • Pensamiento: ¿Qué estoy pensando cuando me siento así? ¿Qué me estoy diciendo? ¿Qué palabras utilizo?
  • Emoción: qué sientes con todos los pensamientos que estás teniendo.
  • Fisiología: ¿Dónde sientes esa emoción? ¿en qué parte del cuerpo? Si tu mente no pensara, ¿Cómo sabría tu cuerpo que estás sintiendo esa emoción?

Una vez logrado todo lo anterior, asocia un forma, un color y tacto a la emoción. Emplea los 5 sentidos para definir tu emoción.

Para terminar, piensa en una frase que sirva de anclaje para detectar la emoción. Es decir, cada vez que sientas la emoción descrita en tu cuerpo, el hecho de pensar en la frase te ayudará a gestionar tu estado emocional para así gestionar tú la emoción en vez de que te lleve ella por inercia. Pregúntate para qué aparece esa emoción y decide si te interesa tenerla, subirle o bajarle la intensidad y dónde colocarla.

Tu cerebro asociará esa frase e imagen a toda la toma de conciencia que han hecho de la emoción, pudiendo gestionarla tú a ella en vez de que te domine la emoción a ti.

¡Saca lo mejor de ti y decide hacia dónde quieres dirigir tu vida!

¡Feliz día!

Link Youtube