El monje que vendió su ferrari

EL MONJE QUE VENDIÓ SU FERRARI, Robin S. Sharma

¿Cuál es el precio a pagar para ser una persona de éxito?

Julián, abogado de gran prestigio, tenía una vida que en términos económicos muchas personas podían envidiar.

Él, enfocado en encontrar un destino exitoso era capaz de trabajar 18 horas dirías con tal de lograr su éxito profesional.

John, su compañero de trabajo, sabía que la vida de Julián no era tan idílica como muchos podrían creer.

Un matrimonio roto, una relación con su padre pérdida y una insatisfacción diaria por las cosas que hacía.

¿A qué aspectos de su vida estaba renunciando?

Con 53 años, un infarto le hizo cambiar el modo de ver su vida y decidió vender todas sus pertenencias e iniciar un viaje a India.

En 3 años y con la ayuda de sabios del lugar aprendió a construir una vida más plena, decidiendo como resultado, compartir sus conocimientos con todo aquel que lo necesitara.

¿Cuáles serían las lecciones de Julián?

El bienestar depende de aquellos pensamientos que pongamos en nuestra mente, no de las circunstancias externas.

Apreciar cada una de las cosas que uno ya posee más que las cosas que se desean poseer.

Disfrutar de cada paso hacía el objetivo que una se plantea.

Equilibrar el esfuerzo profesional con la vida personal, cuidando la salud y el entorno familiar.

Permitirse pausas y marcar un ritmo que se pueda sostener a lo largo del tiempo.

Con estas lecciones y entre otras, se acerca al pensamiento de disfrutar el presente con mayor intensidad y comprender la necesidad de adaptarse a los sucesos del día a día.

A su vez, aprender a priorizar y aprovechar el tiempo diario en aquellos aspectos que mayor satisfacción nos da y eliminar las actividades que dedicamos tiempo y no nos aportan bienestar.

Finalmente da mención a la importancia de dedicar tu tiempo a facilitar la vida a los demás y reflexionar sobre cuál es el legado que queremos dejar en vida a la sociedad.

 

 Autora: Anna Achón

El hombre en busca de sentido, felicidad en situaciones extremas

EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO, Viktor Frankl

¿Cómo fue la vida de un prisionero en un campo de concentración nazi? Victor Frankl nos invita a descubrir su propia experiencia sobre la cruel realidad con la que los soldados trataban a los prisioneros y a su vez como afectaba a su mente cada vivencia que tenían. Un claro ejemplo de cómo la felicidad trasciende a las circunstancias concretas.

Nada más llegar al campo y expropiadas hasta de su propia identidad, se les identificaba con un número y dependiendo de su condición físico-psíquica se les asignaba un destino final más o menos próximo.

Con una alimentación a base de pan y sopa y sumándole la sumisión de trabajar duramente. En el caso de mostrar agotamiento se verían castigados a la cámara de gas donde serían sacrificados.

Con estas condiciones, ¿Cómo recuperar la esperanza a la libertad o principalmente mantenerse en vida?

Victor Frankl y su introspección hace mención a diferentes reflexiones sobre la condición humana.

Una de ellas, decía así como “Al hombre se le puede arrebatar todo, excepto la elección de la actitud personal frente las circunstancias de su propio camino.”

Con ello, nos da a entender que aun viviendo con unas condiciones humanas pésimas, la actitud de paciencia y serenidad permite ver luz y esperanza a situaciones dramáticas.

Afirma que no se pueden cambiar las situaciones externas pero por lo contrario si podemos cambiar la forma en como nosotros afrontamos dichas situaciones.

Con la búsqueda del sentido de salir de allí y poder reescribir su manuscrito y a su vez reencontrarse con su más allegados, nos demuestra que todo aquel que tiene un sentido para seguir hacía adelante puede ser capaz de soportar casi cualquier golpe por muy duro que sea.

Finalmente, el hecho de valorar todo aquello que tenemos incluso cuando sentimos que no tenemos nada hace que no seamos esclavos de las circunstancias sino que cojamos protagonismo y le demos esperanza a la vida que vivimos, porque la vida siempre esperará algo de nosotros. La felicidad, en última instancia, va más allá de lo que nos pase, y podemos empezar a valorar más cada día y cada circunstancia que tenemos, dándole sentido.

 

Autora: Anna Achón

Maleta hacia la meta: ¡la felicidad y el éxito!

Alejada de mi destino programado me permito ubicarme frente a una señal imaginaria que responde a símbolo “Stop”. Me detengo para observar el suceder de las cosas. Eso es lo único que se detiene, mi decisión de quedarme quieta. Entre pensamientos propios y ajenos, una empieza a comprender la complejidad de crear una hoja de ruta que te acerque al lugar al cual quieres llegar. ¿Cómo saber si estás yendo por el camino del éxito o del fracaso? ¿Si te diriges hacia la felicidad o en dirección opuesta?

La probabilidad de acertar en el resultado a largo plazo siempre es menor que a corto plazo. Un lujo es permitirse hacer lo mejor posible aquello que vas construyendo en el presente. Idealismos y miedos surgen del interior y del exterior. Experiencias pasadas que te advierten de posibles fracasos y consejos de terceros que te permiten aprender de sus fallos.

¿Qué me quedo de todo ello? El tiempo es limitado y a nadie espera pero este instante es mío para decidir dónde quiero dejar huella. Es momento para hacerme de nuevo la maleta. La vací­o al completo, de cero, sin nada que me ocupe ni una milísima parte de ella.

Antes de empezar a poner lo que creo necesitar, es importante enfocarme para decidir qué cosas son importantes de verdad. Lo imprescindible que necesito para llegar al lugar donde quiero estar.

Rápido, instintivo, sin pensar… ¿Qué 6 cosas elijo llevar?

Esta es la realidad, la decisión de escoger a cada instante las prioridades que acercan a la felicidad diaria. Construir los pasos acorde con los sueños, adaptarse con el suceder de lo externo y detenerse cuando la velocidad de los pensamientos tiene más poder que las acciones del momento.

Quizá la forma más sencilla de sentirse satisfech@ con nuestras acciones es hacer las cosas porque sí, sin buscarle un valor absoluto y perfecto a cada paso que damos.

Un toque instintivo, sin idealismos ni miedos, simplemente sensaciones que permiten hacer sencillas las acciones.

Alejada de mi destino programado me permito ubicarme frente a una señal imaginaria que responde al símbolo STOP. Me detengo para observar el suceder de las cosas. Eso es lo único que se detiene, mi decisión de quedarme quieta.

Entre pensamientos propios y ajenos, una empieza a comprender la complejidad de crear una hoja de ruta que te acerque al lugar al cual quieres llegar.

¿Cómo saber si estás yendo por el camino del éxito o del fracaso?

La probabilidad de acertar en el resultado a largo plazo siempre es menor que a corto plazo. Un lujo es permitirse hacer lo mejor posible aquello que vas construyendo en el presente.

Idealismos y miedos surgen del interior y del exterior. Experiencias pasadas que te advierten de posibles fracasos y consejos de terceros que te permiten aprender de sus fallos.

¿Qué me quedo de todo aquello?

 El tiempo es limitado y a nadie espera pero este instante es más para decidir dónde quiero dejar huella.

Es momento para hacerme de nuevo la maleta. La vacío al completo, de cero, sin nada que me ocupe ni una milésima parte de ella.

Antes de empezar a poner lo que creo necesitar, es importante enfocarme para decidir qué cosas son importantes de verdad. Lo imprescindible que necesito para llegar al lugar donde quiero estar.

Rápido, instintivo, sin pensar ¿Qué 6 cosas elijo llevar?

Esta es la realidad, la decisión de escoger a cada instante las prioridades que acercan a la felicidad diaria. Construir los pasos acorde con los sueños, adaptarse con el suceder de lo externo y detenerse cuando la velocidad de los pensamientos tiene más poder que las acciones del momento.

Quizá la forma más sencilla de sentirse satisfech@ con nuestras acciones es hacer las cosas porque sí, sin buscarle un valor absoluto y perfecto a cada paso que damos.

Un toque instintivo, sin idealismos ni miedos, simplemente sensaciones que permiten hacer sencillas las acciones.

 

Gente tóxica

GENTE TÓXICA, Bernardo Stamateas

¿Sientes que estás rodeado de personas problemáticas, descalificadoras, quejosas, envidiosas, arrogantes, irascibles, mentirosas, etc sientes que te producen malestar y están arruinando tu vida o te alejan de tus metas?

Bernardo Stamateas con su libro nos ayuda a identificar a todas aquellas personas ‘tóxicas’ de nuestras vidas, clasificándolas en los siguientes grupos:

El meteculpas, el envidioso, el descalificador, el agresivo verbal, el falso, el psicópata, el mediocre, el chismoso, el jefe autoritario, el neurótico, el manipulador, el orgulloso y el quejoso

Y frente a ellas nos enseña variar nuestro punto de vista respecto a lo que debemos hacer en determinadas ocasiones para mantener nuestras relaciones personales más saludables y positivas, para así poder ser libres sin tener que aislarnos.

Gente tóxica es una guía útil que te ayuda a desprenderte de esas emociones que nos provocan ciertas personas y que nos impide avanzar.

Lo más importante a tener en cuenta es que: El poder, para hacer realidad tus sueños, está dentro de ti.

 

Autora: Sílvia Camprubí

El placebo eres tú

EL PLACEBO ERES TÚ, Joe Dispenza

Llega septiembre y nos despedimos del verano, pero no por ello nos acercamos al final de las buenas cosas, más bien al contrario, pues ahora puedes marcar el inicio de una nueva época llena de proyectos y metas ilusionantes. De la mano de Joe Dispenza, doctor en quiropráctica, bioquímico y neurocientífico que defiende la posibilidad de controlar la mente y la realidad, y su libro “El placebo eres tú”, te recomendamos seguir las instrucciones del autor para alcanzar el bienestar y armonía mente-corporal.

El libro te hará ver que muchas veces nos empeñamos en buscar causas y soluciones obligadas a nuestros dolores o a nuestro sufrimiento; vivimos inmersos en una realidad llena de razones por las que quejarse, aunque la clave de la felicidad no se halle en ellas. Por ello, Dispenza te guiará por el camino del razonamiento y el auto-convencimiento del poder que tiene la mente en nuestro cuerpo y estado de salud.

El autor señala en su libro el poder del placebo, es decir, habla de esa sustancia sin ningún tipo de poder farmacológico que se receta para inducir al paciente a creer en una mejora a su toma. A su vez, Joe nos hace, pues, reflexionar sobre la existencia de un posible mal ficticio, un mal que no se soluciona con pastillas y, por supuesto, menos con placebos, pues a veces la única solución existente es la fe en la mejora.

¿Qué pasaría si todos empezáramos a creer más en nosotros?. A creer que queriendo se puede, y que lo único que te impide mejorar y alcanzar la felicidad y bienestar total es tu mente. Una mente que debemos entrenar y preparar para ser capaz de afrontar las distintas dificultades que se te planteen en la vida.

Por todo lo anterior, Joe Dispenza nos ofrece en su libro una gran variedad de ejemplos que reafirman su teoría de que el poder reside en uno mismo en lugar de en agentes externos.

El escritor nos muestra cómo la mente puede ser la generadora de cambios sustanciales que marquen la diferencia y den paso a una nueva época. Asimismo, también nos habla de la denominada “ciencia de la transformación”, que es aquella que nos ayuda a ejercer nuestra capacidad innata de crear y dominar los hechos de nuestra vida y, con ello, las consecuencias de estos en nuestro cuerpo.

En definitiva, con la lectura del libro de Joe Dispenza, el autor te mostrará el camino hacia el auto control y dominio no solo de tus actos y sus consecuencias, sino que también del poder de tu mente en tu cuerpo para lograr emociones positivas.

Disfruta de su lectura y comparte con nosotros tu opinión.

Juntos… ¡sumamos!

Cómo ganar amigos e influir sobre las personas

CÓMO GANAR AMIGOS E INFLUIR SOBRE LAS PERSONAS,  Dale Carnegie

Este libro fue publicado por primera vez hace ya más de 40 años con el afán de enseñar a lidiar y mejorar la comunicación y las relaciones humanas, actualmente sus consejos y reflexiones siguen siendo vigentes ya que aunque los medios con los que interactuamos han evolucionado, las relaciones humanas se siguen componiendo de los mismos elementos básicos.

A continuación voy a mencionar algunos de los consejos que desde mi punto de vista me parecen imprescindibles aplicar a la hora de relacionarse.

  • “Se pueden ganar más amigos en 2 meses si se interesa uno en los demás, que los que se ganarían en 2 años si se hace que los demás se interesen por uno”: Todos, tenemos un gran ego y nos encanta hablar de nuestras cosas, lo que hacemos, lo que sentimos, lo que queremos, etc. y cuando alguien se interesa por nosotros, nos encanta porque eso nos hace sentir importantes.
  • Es necesario poner en el anzuelo el cebo capaz de satisfacer al pez: El único medio de influir sobre la gente es hablar acerca de lo que el otro quiere, si quiere persuadir a alguien pregúntese: ¿Cómo puedo lograr que quiera hacerlo?
  • “Si hay un secreto del éxito, reside en la capacidad para apreciar el punto de vista del prójimo y ver las cosas desde ese punto de vista así como del propio”. -Henry Ford
  • Deje que la otra persona sienta que la idea es suya y la acepte sin problema: Comunica que te ayuden a mejorar o terminar un producto o idea y en el momento de dar una orden, en vez de decir “Debes hacer X”, es aconsejable realizar preguntas tales como ”¿Qué te parece si haces X?” “¿Si lo hacemos de esta forma sería más rápido, no?.
  • Estimule la competencia a través del deseo de superarse y no a través de las cosas materiales.

Para terminar, voy a destacar el principal consejo de Dale Carneige: Ser siempre sinceros, mirar a cada persona como un posible amigo o amiga y sobretodo no fingir porque la gente lo nota.

“La única forma de ganar un amigo es siendo uno.” – Ralph Waldo Emerson

 

Autora: Sílvia Camprubí