Blog

10 ideas para ser feliz durante el confinamiento

Se habla mucho estos días de la salud y de la economía, ambos temas muy importantes en la situación tan compleja que estamos viviendo. Sin embargo, otro punto al que deberíamos poner especial atención es al bienestar emocional. El confinamiento es una situación anómala totalmente nueva para muchas personas, y para la sociedad en general. ¿Cómo ser feliz durante estos días o semanas que dure la situación por el COVID-19 o coronavirus? Aquí tienes 10 ideas prácticas para que mantengas una buena gestión emocional.

1. Haz manualidades

Tanto si estás trabajando online como si estás de baja sin trabajo, saca algún tiempo para hacer algo con las manos, y notarás lo bien que le sienta a tu mente para despejarse. Puedes aprovechar para hacer algo de bricolaje que se necesite en casa, o bien simplemente disfruta haciendo un elemento decorativo, pintando o construyendo un puzzle.

2. Cocina algo saludable

El confinamiento puede ser una situación ideal para aprender a cocinar, especialmente si descubres cómo hacer platos saludables. Te hará feliz el proceso y también el resultado, y puedes dar una alegría a tu familia o pareja, además de que estarás cuidando tu salud.

3. Asiste a un webinar formativo

Formarse y compartir momentos online con otras personas te ayudará a ser feliz durante estos días complicados. Aprende algo que te haga sentir una sensación de avance, que te permita enfocar tu atención en positivo, en temas interesantes y que aporten valor a tu vida o a tu futuro profesional.

4. Descubre una serie o un buen libro

Dedica algo de tiempo al simple ocio, a no hacer nada físico y relajarte en el sofá. Esto es importante, porque para ser feliz se trata siempre de encontrar un equilibrio entre todas las áreas. Leer es la mejor opción para algunos, o tal vez seas de los que prefieren una serie o película. En todo caso, la ficción nos permite dar alas a la imaginación, metiéndonos en la vida de los personajes.

5. Canta o toca un instrumento

La música es una buena herramienta para procesar las emociones, tanto las negativas que puedan aparecer estos días, como las más alegres y positivas. No hace falta que tengas un talento especial para que puedas disfrutar cantando, o incluso tocando el piano, la guitarra u otros instrumentos.

6. Practica yoga online

A día de hoy muchos centros de yoga han saltado al mundo digital dada la situación del coronavirus, y te ofrecen clases de yoga desde casa. Está demostrado que el yoga tiene muchos beneficios para la mente y el cuerpo.

7. Ordena y limpia la casa

Ordenar y limpiar es algo que los japoneses hacen como práctica de bienestar mental, y tiene mucho sentido, porque es una forma de cuidarnos. Aprovecha para limpiar a fondo, para sentirte útil haciendo algo que mejore vuestro espacio vital. Además, ¿qué tal cambiar un mueble de sitio y probar algo diferente?

8. Apaga el móvil un rato

Informarse es necesario, pero la excesiva ‘infoxicación’ que nos llega por las noticias en televisión y por las redes sociales no ayuda a ser feliz y sentirse bien. Elige con consciencia tus momentos del día para conectarte con el móvil, teniendo claro para qué lo estás cogiendo: llamar a tu madre por videoconferencia, enviar un mensaje a un amigo, ver una receta de cocina en Youtube… ¡No está de más apagar el móvil o dejarlo olvidado durante una o varias horas!

9. Habla de cómo te sientes

Uno de los errores que cometemos algunas veces para sentirnos felices es evitar hablar de los temas negativos. Cuando uno está pasándolo mal, no conviene entrar en bucles auto-destructivos, pero tampoco se trata de hacer negación. Exprésate y busca con quién desahogarte, o incluso hazlo si quieres con un papel… Es importante procesar las emociones negativas, comprender lo que te sucede, y así podrás vivir más feliz, sintiendo también con toda la intensidad la alegría, el amor, la tranquilidad…

10. Haz deporte casero

Mover el cuerpo ayuda a la salud física y también a la salud mental y emocional. Si haces aerobic, bailas, haces pesas o corres en la cinta, notarás que tienes más energía al cabo de los días, que te sientes mejor y que esto tiene impacto en que descansas más, te tomas las cosas con más tranquilidad y actitud positiva y tu cuerpo estará más ágil en general.

Como ves, hay muchas ideas para que logres estar lo máximo feliz posible en estos días duros que estamos viviendo. ¡No dejes que las adversidades te quiten la felicidad!

Mucho ánimo y… ¡juntos saldremos adelante!

¿Qué otras ideas te están ayudando a ti en estos días?

4 razones de que el coaching y la inteligencia emocional ayuden a ser feliz

Ser feliz a priori es algo fácil, pero a menudo la vida de estrés que llevamos, la tristeza, el miedo y otras situaciones, nos alejan de esa felicidad. Entonces entran el coaching y la inteligencia emocional, que pueden ofrecernos herramientas y recursos internos para aumentar el bienestar, la autoestima y la motivación. Descubre cuatro razones por las que el coaching y la inteligencia emocional son claves para ser más feliz en tu día a día.

Eres más dueño de tu destino

El Coaching incluye varias metodologías, y una de ellas es el arte de hacer preguntas abiertas y en positivo. Por ejemplo, estás en un atasco y te preguntas: “¿Yo merezco este desastre de día?” Puedes cambiar la pregunta por algo abierto y en positivo: “¿Qué puedo hacer para sentirme bien y aprovechar el tiempo hasta que acabe el atasco?”.

  • ¿Te gustaría que tu equipo estuviera más motivado? vs ¿Qué quieres conseguir con tu equipo? ¿Para qué?
  • ¿Estás desmotivado? vs ¿Qué te desmotiva? / ¿Cuán motivado estás del 1 al 10? ¿Qué te llevaría a subir del x al 10?

¿Por qué ayudan a ser más feliz? Las preguntas que hace el coach permiten enfocarse en lo que está en nuestra mano, o ayudar a otros a hacerlo. Nada como tener la capacidad de centrarse en lo que uno puede lograr y no tanto en lo que no se puede cambiar, para poder ser feliz.

Pasas de la teoría a la acción

Otra de las claves del coaching es que ayuda a la persona a salir de la posición de víctima (‘me pasa esto’, ‘soy así’…) y a saltar a la acción para lograr cambios reales. El enfoque no está tanto en el pasado como en el futuro, ni tampoco está en analizar el problema, sino sobre todo en dirigirse hacia la solución.

  • ¿Qué vas a hacer para cambiar las cosas?
  • ¿Cuándo empezarás?
  • ¿Cómo lo celebrarás si logras x resultado?

Para ser feliz, no basta con tener ideas de cómo lograrlo, es fundamental pasar a actuar. Tener un trabajo satisfactorio, vivir la vida que quieres, conseguir metas… eso es pasar de la teoría a la práctica, y es lo que permite ser feliz.

Aprendes a gestionar mejor tus emociones

La inteligencia emocional es fundamental para poder enfrentarse a situaciones con emociones intensas, ya sean positivas o negativas. Por ejemplo, si vives una pérdida de un ser querido, un fracaso laboral, un cambio significativo en tus ingresos u otros cambios drásticos, ¿cómo lidiar con ello para poder ser feliz y no perder funcionalidad?

La gestión de emociones es crítica en momentos extremos de la vida, como por ejemplo para hacer el duelo ante la muerte de alguien importante, pero también es elemental en el día a día cotidiano. Por ejemplo, para gestionar un conflicto en la empresa, para mantener la calma en un atasco, para poder preparar una reunión el domingo por la tarde si tu hijo pequeño no para de llorar…

Aumentas tu empatía

La inteligencia emocional tiene dos impactos principales: en uno mismo y en los demás. Afecta al punto anterior de cómo lidiar con las propias emociones, y también repercute en las relaciones interpersonales. La empatía permite que las personas se escuchen unas a otras, se preocupen por combinar sus intenciones con las de los demás… Te hace más feliz porque permite una convivencia satisfactoria para todos, y porque libera del egoísmo, motivando el trabajo en equipo, la cooperación, el sentido de pertenencia, la confianza, etc.

¿Quieres potenciar la motivación en tu empresa o tu equipo?

felicidad empresa

4 ladrones de felicidad en las empresas

La felicidad aún sigue siendo un tema infravalorado en muchas empresas tradicionales, que no se han percatado del impacto extraordinario que ésta tiene en la retención de personal, en el rendimiento y obviamente en la satisfacción de su gente. Por suerte, aún hay la buena noticia de que si se conocen algunas claves se puede hacer un giro significativo. Conoce cuatro ladrones de felicidad que muchas empresas sufren.

1. Olvidar que el feedback también tiene que ser positivo 

Cuando las cosas van bien, van bien, así que no necesitamos hablar de ellas. ¡Pero cuidado cuando las cosas van mal! Quejas, conflictos y trabajadores desmotivados, a la defensiva. 

Por supuesto que es preciso dar feedback cuando un colaborador o compañero (incluso un líder también) comete un error, pero debe ser lo más asertivo posible y combinarse con feedbacks positivos.

¿Qué pasaría si hubiera una forma más cómoda y divertida de alcanzar el mismo objetivo? Hay un enfoque que hace que las personas aprendan de sus errores e incluso estén felices de recibir comentarios sobre algún aspecto en el que pueden mejorar.

Un líder que valora el buen trabajo, es fácil que sea escuchado el día en que dice que algo no está bien. En cambio, si solo se queja cuando algo falla y el resto del tiempo no dice nada, fácilmente los trabajadores tendrán motivación baja e incluso se cerrarán ante cualquier feedback, dificultando su mejora continua y bienestar.

2. Enfocarse al rendimiento ignorando el bienestar

Configurar la brújula en la dirección del viento del rendimiento, sin tener en cuenta el bienestar y el buen clima laboral, hace muy difícil que florezca la felicidad en las empresas. 

Esto no significa que tengas que invertir una gran cuantía en tu empresa para añadir una cafetería, una sala de relax o un gimnasio. El empleado con exceso de trabajo y demasiado estresado a menudo ni siquiera tiene tiempo para usar ese elegante gimnasio de la compañía, por mucho que beneficie su salud. La clave es conseguir un trabajo eficaz teniendo en cuenta el descanso, evitando reuniones improductivas y generando un entorno de confianza donde pueda haber errores sin miedo a represalias.

3. La política del miedo

El estrés no siempre va ligado a la cantidad de carga de trabajo, sino sobre todo a la sensación de alerta, de amenaza. Uno puede trabajar con el máximo rendimiento pero con positividad y motivación, y esto no necesariamente se transforma en estrés. 

Todo depende de si los trabajadores tienen la sensación constante de que cualquier error es motivo de miedo o tensión. Sin error no hay posibilidad de aprendizajes, y solo en entornos donde se confía y se puede fallar, es posible que surja iniciativa, que haya creatividad y que se consiga una comunicación sincera y fluida. 

Además, en entornos corporativos donde hay miedo, es fácil que haya individualismo, que cada uno se preocupe por sus intereses, lo cual imposibilita el trabajo en equipo, tan importante para conseguir el alto rendimiento.

4. Limitar la felicidad a las cenas de Navidad de empresa

Ahora que estamos en época de fiestas navideñas, muchas empresas sacan sus mayores gestos de felicidad, en forma de cestas de regalo, cenas de empresa, palabras amables… 

¿Qué tal si llevamos ese espíritu positivo y amable a todo el año? Tener una buena fiesta de año nuevo no hace de la empresa un lugar agradable donde trabajar. Se construye el bienestar en el día a día, fomentando el buen clima laboral, la comunicación interna, el salario emocional, el reconocimiento del trabajo bien hecho y el compañerismo.

¡Feliz Navidad! Os retamos a contagiar ese ‘espíritu navideño’ de felicidad, y a vivirlo todo el año, en vez de limitarlo a la cena de empresa. 

5 frases que te alejan de la felicidad

Seguro que alguna vez te has visto en medio de una situación estresante repitiendo en voz alta alguna palabra malsonante o incluso una frase destructiva como ‘soy un desastre’ o ‘no puedo más’. Es normal, ¡pero puedes reaccionar de otra forma y empezar a usas otras frases más positivas y empoderadoras! Descubre 5 frases que te alejan de la felicidad y otras alternativas para empezar a sentirte más feliz en cualquier situación.

El lenguaje, clave para nuestra felicidad

El lenguaje define en gran medida nuestra actitud y mentalidad, y esto afecta mucho a lo que nos encontramos a nuestro alrededor. Vamos creando un relato de las experiencias que vivimos a partir de cómo las interpretamos, y la forma en que nos comunicamos con los demás y con las circunstancias. Descubre si estás usando algunas de las frases que te alejan de la felicidad. ¿Te resulta familiar alguna de ellas?

5 frases que te alejan de la felicidad

  • ‘Soy un desastre’

Seguro que como todas las personas tienes tus defectos y tus virtudes, ni más ni menos. Es positivo reconocer los errores para aprender, pero que ningún fracaso te impida reconocer tus mejores cualidades y potenciarlas.

¡Tú puedes! ¡Eres una persona única y maravillosa!

  • ‘Mi vida es una desgracia’

No existe ninguna vida sin problemas y dificultades, la cuestión es que aceptes aquello que no puedes cambiar, que luches por mejorar lo que esté en tu mano, y que intentes disfrutar al máximo de todo lo positivo que te aporta tu vida. ¡Seguro que es mucho!

¡La vida es bella y una mirada positiva siempre encuentra motivos para sonreír!

  • ‘No puedo’

Muchas veces decimos que no podemos incluso antes de intentarlo. Seguro que en el pasado pensaste que no podías algo que hoy ya has conseguido. ¡Supérate! ¡Sal de tu zona de confort! Habrá veces en que realmente no podrás, y hay que conocer los propios límites, pero asegúrate de ponerlos a prueba en vez de desistir antes de ver resultados empíricos.

¡Tú puedes mucho más de lo que piensas!

  • ‘Yo soy así, no puedo cambiar’

Seguro que te habrá marcado tu genética, tu infancia, tus experiencias… pero en gran medida puedes cambiar muchas cualidades sobre ti si te lo propones. Los científicos han podido experimentar en los últimos años sobre la neuroplasticidad de nuestro cerebro. ¡Ponla a prueba y supérate!

¡Eres quien quieres! ¡Eres libre! ¡Define quién quieres ser!

  • ‘Me viene tristeza’

¿Estás triste y no sabes por qué? Profundiza en tus emociones, analiza lo que te ha sucedido, observa qué has hecho ese día, si has hecho deporte, tus cambios hormonales, tu alimentación… La tristeza es un aviso emocional para que cambiemos algo, y tiene que ser escuchada. Cuanto más seas responsable de las causas de tu tristeza, y más las conozcas, más podrás conseguir ser feliz la mayor parte del tiempo.

¡Las emociones son parte de ti! ¡Escúchalas y hazte responsable de ellas!

Como ves, hay expresiones que a veces decimos sin ser conscientes el daño que pueden hacer a nuestra felicidad y también al éxito que tengamos en el trabajo, en las relaciones personales… en la vida en general.

¡Cambia tus frases, cambia tu vida!

Si quieres aprender a modificar tu lenguaje, gestionar tus emociones y ser feliz, contáctanos en el 📞636 41 21 68 o en 📩 mgilabert@tobevalue.com

Claves de felicidad según la neurociencia

La felicidad en términos generales es algo tan difícil de medir como subjetivo, ya que para algunos felicidad es placer y para otros es algo más espiritual o mental. En todo caso, la felicidad entendida como el grado de satisfacción de la persona con su propia vida, se puede medir a partir de las propias respuestas de los individuos a partir de su percepción. Asimismo, aspectos vinculados al bienestar subjetivo y a emociones positivas se pueden monitorear gracias a los avances en neuroimagen, que permiten ver las reacciones cerebrales en tiempo real. Descubramos algunas de estas claves de felicidad según la neurociencia.

Durante los últimos 10 años ha habido mucho interés científico en lo que sucede en nuestros cerebros cuando experimentamos emociones positivas. Uno de los estudios más destacados es el de Richard J. Davidson y Brianna S. Schuyler de la Universidad de Wisconsin. En un informe mundial en el año 2015 explican cuatro indicadores sobre ‘La neurociencia de la felicidad’:

Conservación de emociones positivas

¿Cuánto tiempo te dura la sensación de bienestar producida por una grata conversación amistosa o la satisfacción personal tras un éxito laboral? Uno de los componentes clave según estos neurocientíficos es la capacidad que tiene la persona de mantener la emoción positiva producida por un estímulo o acontecimiento.

Hay que tener en cuenta que esta capacidad se puede entrenar y educar, y también se puede perder si no se ejercita. Por ejemplo, tras disfrutar del verano en familia, uno puede centrar en lamentaciones de que ya ha acabado, o recrear recuerdos positivos en su mente para prolongar esa felicidad.

Resiliencia ante emociones negativas

Igual que una persona feliz tiende a alargar sus emociones positivas al máximo, también tiende a minimizar las negativas. No es lo mismo dolor que sufrimiento: una cosa es sentirse mal ante un fracaso, una pérdida, etc. y otra es sufrir por ello, alimentando la experiencia negativa con pensamientos poco constructivos.

Como ocurre con el punto anterior, también la resiliencia se entrena o se pierde, según se utilice más o menos. Si te acostumbras a recurrir a pensamientos y actividades positivas al poco de tener algún problema, tendrás un mayor grado de felicidad según la neurociencia. 

Esto no debe implicar dejar de procesar las emociones desagradables, sino aprender a que el dolor no se transforme en sufrimiento inútil.

Lazos sociales consistentes

Otro hallazgo de los mencionados expertos en neurociencia es que la felicidad también tiene otro pilar fundamental, que es la comunidad social que envuelve a una persona. Tener altruismo y empatía afecta directamente al bienestar de una persona. No se trata aquí de contar los amigos de Facebook, sino las personas reales con la que esa persona tiene un vínculo consistente, y su capacidad de comprometerse con respecto al bienestar de otras personas.

Mindfulness

El cuarto y último elemento que marca el grado de felicidad subjetiva de acuerdo con los expertos de la Universidad de Wisconsin es el mindfulness o conciencia plena. Se trata de la habilidad que tienen las personas para conectar con el momento presente. 

Estar siempre pensando en el pasado o planeando el futuro, te impide vivir cada momento: degustar un buen café, disfrutar trabajando o haciendo un hobbie, contemplar un paisaje, apreciar una buena compañía… 

En resumen…

De acuerdo con la neurociencia, serás más feliz si eres capaz de maximizar tus momentos agradables, minimizar los desagradables, crear y mantener relaciones sociales sólidas y saborear el momento presente.

¿Quieres aumentar tu bienestar y motivación? Solicítanos información sin compromiso escribiéndonos a equipo@bevalueexecutive.com  Realizamos sesiones de coaching y formaciones para particulares y empresas.

Las 3 D de la felicidad en vacaciones

Existe un falso mito muy extendido en el mundo laboral: cuanto más trabajes y menos descanses, más harás. Lo cierto es que las vacaciones, igual que los fines de semana o las pausas durante la jornada, tienen una razón de ser que también afecta al rendimiento, y por supuesto a la felicidad.

El verano es una ocasión única para disfrutar, pasar tiempo con familia y amigos, dedicarnos más a nuestras aficiones… Más tiempo libre puede significar más diversión, pero también en algunos casos más ansiedad, más problemas en las relaciones interpersonales… Apunta estas 3D: descanso, deporte y diversión para que tengas un verano feliz.

Descanso

Tomar el sol, pasear, hacer yoga, sentarse a beber un refresco… El periodo vacacional ayuda a relajarse, reparando el organismo de los daños provocados por el aumento de cortisol y la ansiedad.

Más allá del puro descanso

No todo es descansar sin hacer nada, pues como mejor se renueva la mente y el cuerpo en vacaciones es cambiando de actividad. Dormir y tomar el sol es muy beneficioso para recuperarse de una temporada laboral estresante, pero también ayuda hacer ejercicio y vivir experiencias gratificantes.

Deporte

La Ciencia ha demostrado con creces los beneficios del deporte para la salud, pero también afectan al bienestar y la mente. Tan pronto como empezamos a realizar una actividad física, se liberan endorfinas, así como una proteína llamada BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro). El BDNF protege y repara las neuronas de la memoria mientras hacemos ejercicio. Esta es la razón por la que nos sentimos tan tranquilos después del deporte y por qué nuestra mente está tan clara.

Diversión

Si alguna vez has hecho la rueda de la vida del coaching, sabrás que la clave está en el equilibrio de todas las áreas. Unas vacaciones con mucho sofá y toalla en la playa, incluso con deporte, pero poca diversión, pueden ser verdaderamente deprimentes o estresantes, incluso ambas cosas al mismo tiempo. Vivir momentos de alegría, reír, bailar, compartir experiencias… es lo que hace que unas vacaciones sean memorables. No olvidemos cuidar las emociones, y no solo la mente y el cuerpo, pues la felicidad está muy vinculada a ellas.

¿Qué planes tienes este verano? ¡No olvides añadir las 3 Ds en tu plan y felices vacaciones!