Blog

Claves de felicidad según la neurociencia

La felicidad en términos generales es algo tan difícil de medir como subjetivo, ya que para algunos felicidad es placer y para otros es algo más espiritual o mental. En todo caso, la felicidad entendida como el grado de satisfacción de la persona con su propia vida, se puede medir a partir de las propias respuestas de los individuos a partir de su percepción. Asimismo, aspectos vinculados al bienestar subjetivo y a emociones positivas se pueden monitorear gracias a los avances en neuroimagen, que permiten ver las reacciones cerebrales en tiempo real. Descubramos algunas de estas claves de felicidad según la neurociencia.

Durante los últimos 10 años ha habido mucho interés científico en lo que sucede en nuestros cerebros cuando experimentamos emociones positivas. Uno de los estudios más destacados es el de Richard J. Davidson y Brianna S. Schuyler de la Universidad de Wisconsin. En un informe mundial en el año 2015 explican cuatro indicadores sobre ‘La neurociencia de la felicidad’:

Conservación de emociones positivas

¿Cuánto tiempo te dura la sensación de bienestar producida por una grata conversación amistosa o la satisfacción personal tras un éxito laboral? Uno de los componentes clave según estos neurocientíficos es la capacidad que tiene la persona de mantener la emoción positiva producida por un estímulo o acontecimiento.

Hay que tener en cuenta que esta capacidad se puede entrenar y educar, y también se puede perder si no se ejercita. Por ejemplo, tras disfrutar del verano en familia, uno puede centrar en lamentaciones de que ya ha acabado, o recrear recuerdos positivos en su mente para prolongar esa felicidad.

Resiliencia ante emociones negativas

Igual que una persona feliz tiende a alargar sus emociones positivas al máximo, también tiende a minimizar las negativas. No es lo mismo dolor que sufrimiento: una cosa es sentirse mal ante un fracaso, una pérdida, etc. y otra es sufrir por ello, alimentando la experiencia negativa con pensamientos poco constructivos.

Como ocurre con el punto anterior, también la resiliencia se entrena o se pierde, según se utilice más o menos. Si te acostumbras a recurrir a pensamientos y actividades positivas al poco de tener algún problema, tendrás un mayor grado de felicidad según la neurociencia. 

Esto no debe implicar dejar de procesar las emociones desagradables, sino aprender a que el dolor no se transforme en sufrimiento inútil.

Lazos sociales consistentes

Otro hallazgo de los mencionados expertos en neurociencia es que la felicidad también tiene otro pilar fundamental, que es la comunidad social que envuelve a una persona. Tener altruismo y empatía afecta directamente al bienestar de una persona. No se trata aquí de contar los amigos de Facebook, sino las personas reales con la que esa persona tiene un vínculo consistente, y su capacidad de comprometerse con respecto al bienestar de otras personas.

Mindfulness

El cuarto y último elemento que marca el grado de felicidad subjetiva de acuerdo con los expertos de la Universidad de Wisconsin es el mindfulness o conciencia plena. Se trata de la habilidad que tienen las personas para conectar con el momento presente. 

Estar siempre pensando en el pasado o planeando el futuro, te impide vivir cada momento: degustar un buen café, disfrutar trabajando o haciendo un hobbie, contemplar un paisaje, apreciar una buena compañía… 

En resumen…

De acuerdo con la neurociencia, serás más feliz si eres capaz de maximizar tus momentos agradables, minimizar los desagradables, crear y mantener relaciones sociales sólidas y saborear el momento presente.

¿Quieres aumentar tu bienestar y motivación? Solicítanos información sin compromiso escribiéndonos a equipo@bevalueexecutive.com  Realizamos sesiones de coaching y formaciones para particulares y empresas.

Las 3 D de la felicidad en vacaciones

Existe un falso mito muy extendido en el mundo laboral: cuanto más trabajes y menos descanses, más harás. Lo cierto es que las vacaciones, igual que los fines de semana o las pausas durante la jornada, tienen una razón de ser que también afecta al rendimiento, y por supuesto a la felicidad.

El verano es una ocasión única para disfrutar, pasar tiempo con familia y amigos, dedicarnos más a nuestras aficiones… Más tiempo libre puede significar más diversión, pero también en algunos casos más ansiedad, más problemas en las relaciones interpersonales… Apunta estas 3D: descanso, deporte y diversión para que tengas un verano feliz.

Descanso

Tomar el sol, pasear, hacer yoga, sentarse a beber un refresco… El periodo vacacional ayuda a relajarse, reparando el organismo de los daños provocados por el aumento de cortisol y la ansiedad.

Más allá del puro descanso

No todo es descansar sin hacer nada, pues como mejor se renueva la mente y el cuerpo en vacaciones es cambiando de actividad. Dormir y tomar el sol es muy beneficioso para recuperarse de una temporada laboral estresante, pero también ayuda hacer ejercicio y vivir experiencias gratificantes.

Deporte

La Ciencia ha demostrado con creces los beneficios del deporte para la salud, pero también afectan al bienestar y la mente. Tan pronto como empezamos a realizar una actividad física, se liberan endorfinas, así como una proteína llamada BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro). El BDNF protege y repara las neuronas de la memoria mientras hacemos ejercicio. Esta es la razón por la que nos sentimos tan tranquilos después del deporte y por qué nuestra mente está tan clara.

Diversión

Si alguna vez has hecho la rueda de la vida del coaching, sabrás que la clave está en el equilibrio de todas las áreas. Unas vacaciones con mucho sofá y toalla en la playa, incluso con deporte, pero poca diversión, pueden ser verdaderamente deprimentes o estresantes, incluso ambas cosas al mismo tiempo. Vivir momentos de alegría, reír, bailar, compartir experiencias… es lo que hace que unas vacaciones sean memorables. No olvidemos cuidar las emociones, y no solo la mente y el cuerpo, pues la felicidad está muy vinculada a ellas.

¿Qué planes tienes este verano? ¡No olvides añadir las 3 Ds en tu plan y felices vacaciones!

7 claves para lograr la felicidad laboral según la Ciencia

La felicidad es un deseo que todos tenemos, ¿pero acaso es un tema de interés a nivel laboral? Se supone que es un tema individual y que no afecta al trabajo. Pero lo cierto es que cada vez más estudios demuestran lo contrario. Promover la felicidad laboral tiene beneficios para las empresas. Ya lo explicamos en el artículo anterior, y además un estudio realizado por economistas en la Universidad de Warwick encontró que la felicidad llevó a un aumento del 12% en la productividad, mientras que los trabajadores infelices demostraron ser un 10% menos productivos. De hecho, el profesor Andrew Oswald, uno de los investigadores que lideraron el estudio, ha señalado que ‘las empresas como Google que han invertido más en el apoyo y la satisfacción de los empleados han crecido como resultado.’

Una vez queda clara la importancia de ser feliz en el trabajo, ¿qué ayuda a conseguirlo? ¿qué aspectos hay que tener en cuenta para logarla y favorecerla?

7 claves de felicidad laboral según la Ciencia

Evidentemente más allá de los estudios probados acerca de la felicidad laboral, cada persona es un mundo y no basta con aplicar una técnica, porque la libertad está por encima de todo método. Sin embargo, hay patrones de comportamiento que se suelen repetir, y se puede trabajar por favorecerlos o por evitarlos.

1. Autonomía

Dar cierta libertad a los trabajadores para que tomen algunas decisiones clave sobre cómo hacer su trabajo les ayuda a dar sentido a lo que hacen y mantenerse motivados. Para ello, puedes fomentar la fijación de metas y la revisión de éstas, a nivel individual e incluso en equipo.

2. Ecuación reto-capacitación

Los estudios apuntan a que las personas son más felices cuando participan en actividades difíciles, pero factibles según la capacidad de la persona y desde los recursos y circunstancias concretas. La actitud proactiva favorece la motivación y la creatividad.

3. Variedad y flexibilidad

Hoy en día con las extraordinarias posibilidades que ofrece la tecnología no tiene sentido cerrarse de forma intransigente a un único modelo de trabajo presencial por horas. Permitir que los empleados varíen su carga de trabajo, tareas y horarios rompe la monotonía y les permite lograr un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal. 

4. Sentido y sensación de progreso

Ya decía Viktor Frankl en ‘El Hombre en busca de sentido’ que encontrar un propósito es esencial para la felicidad. Los trabajadores quieren encontrar un sentido en lo que hacen, tanto a nivel de empresa como de la sociedad en general. Darles reconocimiento, motivarles a conectar con un propósito mayor y fomentar su constante progreso son aspectos clave para su felicidad laboral.

5. Sentimiento de pertenencia

Verse ‘retenido’ involuntariamente no le gusta a nadie, pero sentirse involucrado y querer ser parte de un equipo y unos colores corporativos es el logro que toda empresa debería aspirar a alcanzar. Fomentar las interacciones positivas entre trabajadores y realizar actividades como team building para impulsar el trabajo en equipo ayuda de forma significativa al éxito y a la felicidad de los profesionales de las empresas.

6. Equidad

Los empleados deben sentir que todos en el lugar de trabajo reciben un trato justo. Asegúrate de tratar a todos los colaboradores con amabilidad y respeto, con evaluaciones de desempeño que fomenten una competencia numéricamente comprobable.

7. Reconocimiento del trabajo

No es positivo para la motivación ni para la confianza que solo se dé feedback a los trabajadores en forma de quejas negativas. El reconocimiento del trabajo bien hecho favorece que se refuerce la mejor actitud y dedicación de los trabajadores. Además, a la hora de exigir más calidad por errores cometidos, se consigue más credibilidad si en caso de realizar bien las tareas se valora el trabajo.

¿Y a ti qué te hace feliz cuando trabajas?

felicidad empresa

Empleados felices, mejores resultados

Solemos asociar la productividad de las personas a su capacidad, su experiencia y sus horas dedicadas. Además, en lo que se refiere a las organizaciones, nos centramos a menudo en la eficiencia de los procesos, descuidando otros aspectos. Cada vez más estudios y empresas en su día a día comprueban que hay otros factores clave. La actitud positiva, el clima laboral, el trabajo en equipo… la felicidad en sentido amplio puede ser determinante para el éxito de un equipo y de una compañía. Descubre por qué los empleados felices hacen que las empresas sean más productivas, según diversos estudios probados en distintos entornos y contextos.

Los trabajadores felices obtienen un mejor desempeño

Según un Informe Global de tendencias de capital humano, realizado por Deloitte, solo el 23% de las empresas cree que sus empleados están alineados con sus objetivos. Esto significa que una gran parte de la población simplemente no está contenta con su trabajo y no está siendo productiva en el trabajo. Esta falta de compromiso en el trabajo tiene un impacto en la felicidad que a su vez reduce la productividad.

El algoritmo de Google para la felicidad en la empresa es un ejemplo a seguir que cada vez más empresas secundan. Espacios abiertos, plantas, bebidas gratis y por supuesto que no falten las actividades para promover el mindfulness, el trabajo en equipo, las habilidades de comunicación y el bienestar en general.

En diversos estudios se ha probado la vinculación entre el rendimiento y la felicidad. En un estudio se ofrecieron vídeos divertidos, bebidas y bocadillos a una serie de personas, y al grupo de control nada. La diferencia entre el primer y el segundo grupo es que el que había tenido incentivos positivos obtuvo un 12% más de productividad en una serie de ejercicios posteriores.

felicidad empresa

La felicidad impulsa la creatividad y promueve el éxito

Una persona feliz y satisfecha es más probable que pueda liberar su potencial al máximo. Cuando las personas están felices, el cerebro funciona mejor y se libera una gran creatividad que facilita la resolución de problemas complejos. Además, la felicidad es contagiosa. Esto significa que cuando un empleado está contento, los demás empleados que lo rodean es más probable que se sientan también felices.

Empleados felices, clientes satisfechos

No importa cuán excelente sea un producto, o cuán brillante sea una idea: si nadie lo compra, el negocio fracasará. Lo interesante es que de acuerdo con un estudio de una compañía farmacéutica, la lealtad de los clientes aumenta cuando los empleados están contentos y comprometidos. Por tanto, el primero que tiene que comprar el producto es el empleado, creer en la empresa y su aportación de valor.

Piensa en cómo te sientes cuando debes reunirse con una persona que no está contenta y que no le gusta su trabajo. Esta actitud hace que la reunión sea tediosa y desagradable. Si el vendedor o el gerente son realmente alegres y agradables, es posible que te motive la reunión. Cuando un cliente desea trabajar con tu empresa, encontrarás que es más probable que compre tus productos o solicite tus servicios.

En conclusión, más felicidad:

  • Disminuye el absentismo laboral
  • Aumenta el rendimiento
  • Reduce la rotación de personal

En consecuencia, reduce costes y aumenta los beneficios.

Este mes lo tenemos lleno de cursos de cursos de gestión emocional, comunicación, mindfulness y hábitos saludables para las empresas. Si quieres más información, puedes enviarnos tus dudas a continuación.

7 hábitos para la felicidad según la Ciencia

¿Alguna vez sientes que siempre está luchando por algo, como acabar un proyecto, que llegue tal o cual evento… sin acabar de disfrutar en el momento en que llega? A menudo nos centramos en mantener la felicidad orientados hacia objetivos. Pensamos que lograremos la alegría después de completar algo, en lugar de encontrarla en el viaje en sí. Esta mentalidad no suele ser exitosa en situaciones de la vida real, según Emma Seppala, profesora e investigadora de la Universidad de Stanford. 

7 hábitos para la felicidad según la Ciencia

Sigue leyendo para conocer las siete formas respaldadas por la ciencia de Seppala para redescubrir la alegría y crecer aún más exitosamente.

1. Vive en cada momento

No te estreses pensando en las cosas que tienes que hacer más adelante. Simplemente concéntrate en lo que estás haciendo en cada momento: trabajar, pasear, ducharte, conversar…  Esto ayuda a ser más efectivos y también a abordar con más inteligencia, serenidad y felicidad los problemas, conflictos y dificultades.

2. Practica la resiliencia

Los momentos más espantosos no son cuando estamos abrumados o estresados, sino cuando estamos mal y no conseguimos recuperarnos de ese estado. Enseña a tu cerebro a recuperarse lo más rápido posible de situaciones extenuantes.

3. Trátate bien

¿Cómo tratas a tus amigos, compañeros de trabajo, conciudadanos? También tú tienes que tratarte bien a ti mismo. La forma en que tratamos a nuestros propios cuerpos refleja cómo queremos que otros nos vean. En cuanto a nuestros propios fracasos o defectos, podemos aplicar compasión en lugar de ira, y es más probable que nos recuperemos antes de los problemas.

4. Administra tu energía

Somos capaces de gestionar el dinero y el tiempo, pero a veces olvidamos que nuestra energía también necesita ser administrada. No nos preocupemos tanto por cosas que finalmente no importarán a largo plazo. En su lugar, mejor mantener los pensamientos solo para las cosas más importantes. Perder nuestra energía mental en personas o pensamientos sin importancia o incluso dañinos para nuestro bienestar no vale la pena. Después faltan energías para nuestras metas y sueños, en pro de nuestra felicidad.

5. Sal a la aventura fuera de tu zona de confort

Jugar con seguridad es más fácil, pero no es la mejor manera de crecer. Se supone que nuestro cerebro debe desarrollar nuevas habilidades, así es como uno aprende a adaptarse y como evoluciona. No hay forma de aprender si no se desaprende, si no se prueban cosas nuevas. Fuera de la zona de confort hay evolución, crecimiento y felicidad.

6. No hagas nada

Hay veces en que es positivo no hacer nada en concreto, no estar siempre obsesionados por avanzar. Nada en exceso es bueno, por eso vale la pena saber descansar, desconectar, disfrutar de pequeños placeres cotidianos, aprender a entretenerse, dejar la mente en blanco, meditar…

7. Muestra empatía hacia los demás

Validar las opiniones y sentimientos de los demás te permite establecer conexiones valiosas. No subestimes el poder de la empatía ni de la simpatía. Permite generar lazos de confianza entre personas y también en el ámbito profesional. Como resultado, repercute en la felicidad personal, en la satisfacción y en el sentimiento de pertenencia.

¿Quieres ser más feliz? Escribe qué te gustaría conseguir y te enviaremos información.

El efecto Tetris y otras claves de felicidad que normalmente no te cuentan

 

La felicidad puede parecer fácil, pero en un mundo tan complejo como el nuestro, se necesita conocimiento, metodología y técnica. A más grande el barco, más fuerte la tormenta. ¿Tenemos los recursos necesarios para encontrar felicidad en un entorno tan cambiante y con tanta información que gestionar en nuestro día a día? Estas claves de felicidad te harán pensar en posibles cambios concretos que te pueden ayudar a sentirte mejor en tu día a día personal y profesional.

1. El efecto Tetris: buscamos patrones

tetris felicidad

El psiquiatra de Harvard Robert Stickgold había experimentado la sensación de escalar rocas en un sueño después de un día de escalada de montaña. Para aprender más sobre lo que estaba experimentando, Stickgold realizó un experimento con su equipo en la Escuela de Medicina de Harvard. Descubrieron que a nuestros cerebros les encanta encontrar patrones. Los participantes tuvieron que jugar al tetris durante 3 horas al día y comenzaron a soñar con patrones de tetris. Además, veían formas de tetris en su mente durante todo el día.

Es inevitable que nos equivoquemos, que de tantas acciones y decisiones diarias haya unas que sean exitosas y otras que no. Ese ratio porcentual puede variar entre el 20 y el 50% tal vez, pero la clave es que si ponemos atención solo en el error, tendremos la sensación de que nos equivocamos demasiado, cuando es probable que también acertemos mucho.

Traducido a la felicidad, la clave es entrenar al cerebro para reconocer patrones positivos. Para ello, refuerza el recuerdo de los eventos positivos del día, para que se memoricen y tu mente siga buscando patrones parecidos. Personas positivas, sonrisas, canciones alegres, situaciones motivadoras, sensaciones agradables… Las rutas neuronales asociadas a esas sensaciones, emociones e ideas tienen que estar constantemente activadas para que tu tendencia sea a soñar y pensar en esos términos.

2. El círculo del Zorro

felicidad control

En la clásica película El Zorro, el personaje principal tiene que dominar todo dentro de un pequeño círculo durante su entrenamiento. A medida que mejora, su círculo se hace más y más grande. El psicólogo Shawn Achor en The Happiness Advantage explica que, ante las dificultades o en situaciones desbordantes, podemos recuperar el control comenzando con objetivos pequeños y manejables.

Para encontrar la felicidad o mantenerla, localiza pequeños círculos de control en tu vida y enfócate en hacer que esas áreas pequeñas sean lo mejor posible. Sentir que somos los dueños de nuestra vida y que nuestras acciones llevan a resultados satisfactorios, ya sea a pequeña o a gran escala, nos brinda felicidad. Solucionar problemas pequeños nos ayuda a solucionar problemas más grandes, porque reforzamos la autoestima y la motivación, al tiempo que nos empoderamos.

3. La regla de los 20 segundos para la felicidad

La regla de los 20 segundos tiene que ver con cómo minimizar los bloqueadores de la felicidad al convertir los malos hábitos en buenos.

Piensa en las cosas que te causan momentos de frustración o minimizan tu productividad. Pueden ser problemas grandes o incluso pequeñas minucias cotidianas como el tráfico, el ruido de obras del vecino o desencuentros con tu compañero de oficina o la pareja.

20 segundos puedes tardar en romper tu propósito de año nuevo de comer sano, por abrir la nevera y comer compulsivamente un snack. 20 segundos puedes tardar en leer un correo que te estresa y te impide avanzar con el resto de compromisos de tu jornada laboral. Bloquear esos posibles activadores de malestar puede ser la solución.

¿Alguna vez has comprobado estas tres claves en tu día a día? ¿Qué otras cosas afectan a tu felicidad? ¡Cuéntanos! Y si quieres recibir información sobre nuestros programas de Coaching o formación, para aumentar tu rendimiento y felicidad, no dudes en rellenar el formulario de contacto.