¡Aprendamos a utilizar los verbos!

De pequeños nos educaron, sí. Nos enseñaron a hablar y escribir (¡incluso en diferentes idiomas!), nos enseñaron historia, matemáticas, biología… pero lo que no nos enseñaron es educación emocional.

Al enseñarnos a hablar y escribir, nos enseñaron a utilizar correctamente las formas y tiempos verbales. Si utilizabas mal un verbo, se corregía la parte visual o auditiva (lo que se escuchaba o escribía). Por ejemplo si un niño decía “yo no lo sabo” rápidamente se le corregía por “yo no lo sé” pero en ningún caso se hacía referencia a la parte emocional de los verbos cuando se utilizaban de forma incorrecta, jamás te enseñaron a detectar las emociones que utilizar un tiempo verbal u otro podía provocar en ti. Pero… ¡nunca es tarde si la dicha es buena!

Cada segundo pasan por nuestra mente infinidad de pensamientos (ver link 1: PENSAMIENTOS). El lenguaje es una manera de expresar algunos de nuestros pensamientos y, aunque a fecha de hoy no podemos acceder a todo nuestro pensamiento, al lenguaje verbal consciente sí que podemos acceder por lo que es importante que te esfuerces en centrar tu atención en él, al menos hasta que sepas usarlo de la manera que más te beneficie. ¡Fíjate en cómo te hablas! ¡Escucha esa voz que está todo el día dentro de ti! ¡Observa qué tono empleas, qué tiempos verbales utilizas, con qué cariño o dureza te tratas, qué te exiges, por qué tanto o por qué tan poco, etc.!

pensamiento feliz

El pensamiento genera emociones (por lo tanto los verbos también ya que son parte del lenguaje y éste es una forma de expresar el pensamiento) y las emociones provocan conductas. Lo mismo sucede en la dirección contraria, las conductas crean emociones y estas emociones generan nuevos pensamientos a su vez. Pensamiento <-> emoción <-> conducta tienen una relación causa <-> efecto bidireccional (ya entraremos más adelante en este tema puesto que es muy importante para entender por qué uno piensa, siente y actúa como lo hace).

idiomas feliz

La lingüística es muy rica, cada lengua tiene su propia manera de expresarse, sus tiempos verbales, sus variaciones, sus reglas y excepciones, etc. (ver link 2: VERBOS). No obstante, todas las lenguas tienen algo en común: la generación de emociones y aquí es donde quiero ir a parar por lo que no voy a ser yo quién clasifique las formas y tiempos verbales de la lengua española si no que deberás ser tú quién se observe a sí mismo, quién se escuche y vea qué tiempos verbales utiliza en cada momento y cómo le afectan emocionalmente para decidir si continuar así o empezar a cambiar el uso de los verbos. Dependiendo de la lengua, categorizaríamos los modos y tiempos verbales de una forma u otra, en español hay varias categorías, mientras que, por ejemplo en inglés son menos, pero la idea es que categorices las diferentes formas y tiempos verbales en función de las emociones que te generan.

EJEMPLO:

Voy a categorizar los tiempos verbales más comunes que utilizamos en forma de ejemplo para que os hagáis una idea de lo que quiero transmitiros:

PRESENTE: “Soy feliz, tengo una familia que me quiere, agradezco a la vida todo lo que tengo hoy y los buenos momentos que me regala”. “No tengo trabajo pero voy a empezar a buscar alternativas hoy mismo, dentro de mí están los recursos que necesito”, etc.

Te centras en lo que tienes y sucede AHORA, lo disfrutas y gestionas de la mejor manera posible.

PASADO: “Yo me odiaba profundamente y era insegura”, “siempre me trataban mal”, “estaba deprimida”, “era una inmadura”, “era muy celosa”, “no tenía control de mis emociones”, “era vaga”, “la gente se aprovechaba de mí”, etc.

Si ahora piensas o dices lo que eras (utilizando en el presente tiempos pasados), AHORA estarás reviviendo ese pasado reforzando ese circuito neuronal dando fuerza a las conexiones neuronales que creaste en ese entonces en vez de crear nuevas conexiones a través de nuevos pensamientos que generen nuevas emociones (por lo tanto acabarás reviviendo emociones negativas pasadas ahora, por lo que las traerás a tu PRESENTE). Estarás sufriendo un tiempo que podrías estar gestionando y disfrutando tu presente. Tú mismo estarás dando fuerza a pensar, sentir y actuar como eso que dices que “ERAS”, simplemente, sin darte cuenta y “sin saber por qué”, acabarás sintiéndote “como siempre” (aunque quizá busques mil y una excusas de tu entorno presente para poder justificar que AHORA te sientes así). (Link 3: INTELIGENCIA EMOCIONAL)

CONDICIONAL: “Si se enamora de otra me muero”, “Si me despidieran del trabajo no sé qué haría”, “Si no soy lo suficientemente bueno quizá debería…”, “Si me encontrase con problemas…”, “Si al llegar a ese lugar no sé qué decir o qué hacer…”, etc.

¿Y si? ¿Y si? ¿Y si…? ¡Tantas hipótesis y una sola vida! La mayoría de suposiciones que realizamos mentalmente son hechos que nunca sucederán, sólo ocurren en nuestra mente, pero al ocurrir en nuestra mente nos generan un malestar que se nos queda grabado en la mente y en el cuerpo. ¿Cuántos de nosotros hemos “vivido” mentalmente la muerte de familiares que aún están vivos? ¿Cuántos hemos “vivido” el fracaso de hechos que todavía no tienen final escrito?… Recuerda que la ansiedad es la mente yendo más deprisa que la vida, así que prueba y verás cómo usando los verbos correctos podrás ahorrarte muchas emociones negativas, disminuirás tu ansiedad.

FUTURO: “Nunca conseguiré quitarme los pensamientos obsesivos que vienen a mi mente una y otra vez, siempre he vivido con ellos”, “Como soy tan tímido nunca lograré tener un grupo de amigos” “Tal y como está el mercado es imposible que las cosas me vayan bien así que no tiraré hacia delante el proyecto que quiero realizar”, “Siempre me sentiré así de gorda”, “Nunca seré capaz de separarme de él”, etc.

¡STOP! ¡No tienes ni idea! Sólo conoces las emociones vividas hasta el momento, hay un sinfín de conocimientos, experiencias y emociones que todavía no conoces, probablemente todavía no puedes ni siquiera imaginarlo, así que simplemente detente y no avances un futuro negativo. Si quieres usar los tiempos futuros hazlo para soñar y regalarte emociones positivas, para ilusionarte, para motivarte, para visualizarte con una vida mejor, para prever y organizar las previsiones/recursos que necesitarás y las acciones que debes realizar ahora para tener esa vida mejor, etc).

Ya te avanzo que las obsesiones sí se pueden disminuir y gestionar, la anorexia se cura, personas maltratadas son capaces de separarse de sus maltratadores, proyectos impensables han salido hacia delante y han sido exitosos aun cuando nadie creía en ellos, etc. ¡Todo lo que sea humano lo puedes conseguir!

NEurona

EJERCICIO:

MÉTODO DE LOS VERBOS: ¡Contrasta tu pensamiento con la realidad y utiliza el verbo que corresponda! ¡No te preocupes, ocúpate en utilizar los verbos que te convengan!

Sea en la lengua que sea, los seres humanos a fecha de hoy somos bastante caóticos utilizando los verbos a nivel emocional, nos falta orden. Aunque a lo largo de la historia hemos aprendido a sacarles mucha riqueza lingüística, todavía no hemos aprendido a sacarles todo su partido emocional ¡Empieza a ordenar tu mente y verás qué buenos resultados obtienes en tu vida! Cada vez que empieces a ver que te preocupas por algo que NO ESTÉ SUCEDIENDO AHORA evalúa si es necesario utilizar ese verbo en ese momento, si las emociones que te está generando no te gustan (miedo, ansiedad, tristeza, odio…) ¡Vuelve a conjugar en tiempo PRESENTE! ¡Te confundiste de tiempo verbal! ¡No pasa nada! Todos llevamos el “piloto automático” realizando un uso de los verbos emocionalmente desordenado, no hemos sido “programados” emocionalmente, pero está en tu mano “reprogramarte”, ¡tú puedes reeducarte! (link 4: REEDUCATE)

Escúchate y corrígete, ¡cada día y a cada momento! Verás cómo van cambiando tus sensaciones y emociones a medida que vas cambiando tu lenguaje interior y al cambiar éstas, serás cada vez más capaz de cambiar tus conductas y conseguir mejores resultados en todo lo que te propongas ¡Pruébalo un día, es gratis! Si te gusta lo que sientes y te gusta la vida que empiezas a construir… ¡repite al día siguiente!

¡Roma no se construyó en dos días pero quizá hoy construyas un muro tu ciudad! 🙂

 ERA, SOY, SERIA, SERÉ… ¡APRENDAMOS A UTILIZAR LOS VERBOS! ¡MÁS RENDIMIENTO Y MÁS FELICIDAD!

María Gilabert Hernando

 

LINKS:

–          Link 1: PENSAMIENTOS: http://www.muyinteresante.es/salud/preguntas-respuestas/icuantos-pensamientos-puede-producir-nuestra-mente

–          Link 2: VERBOS: http://es.wikipedia.org/wiki/Verbo

–          Link 3: INTELIGENCIA EMOCIONAL: http://felizpsicologia.com/?p=95#sthash.bAeksfsd.dpbs

–          Link 4: REEDUCATE: http://felizpsicologia.com/?p=356#sthash.LlAr7MSC.dpbs

–         Link 5: Conexiones neuronales (como las vamos reforzando al pensar lo que éramos o lo que seremos). EXISTE UNA VIDA MEJOR Y TÚ TAMBIÉN PUEDES TENERLA http://felizpsicologia.com/?p=280#sthash.9bSAFSUb.dpbs

–         Link 6: Psiconeuroendocrinoinmunología: El poder que tiene el pensamiento y la palabra para influir en nuestra biología.  estudia la interacción entre los procesoos psíquicos, el Sistema Nervioso (SN), el Sistema Inmune (SI), el Sistema Endocrino (SE) del cuerpo humano. Trabaja desde una perspectiva interdisciplinar que aglutina diversas especialidades: psicología, psiquiatría, medicina del comportamiento, neurociencia, fisiología, farmacología, biología molecular, enfermedades infecciosas, endocrinología, inmunología y reumatología. http://es.wikipedia.org/wiki/Psiconeuroinmunolog%C3%ADa

–          Link 7: PNL (Programación neurolingüística): Se ocupa de la influencia que el lenguaje tiene sobre nuestra programación mental y demás funciones de nuestro sistema nervioso, como también los patrones lingüísticos  que empleamos.

http://es.wikipedia.org/wiki/Programaci%C3%B3n_neuroling%C3%BC%C3%ADstica

8 comentarios en «¡Aprendamos a utilizar los verbos!»

    • psicologiafeliz dice:

      ¡Gracias a ti también por recibirlo y apreciarlo! 🙂
      Me alegra mucho saber que, poco a poco, aprendes a construir un mundo más feliz dentro de ti, ¡es genial! 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.