La pasión como motor de vida y felicidad

Hoy te hablaré de una de las fuerzas más potentes que existen para seguir adelante, para cumplir sueños, metas y objetivos. De ese fuego en tu interior para ganar campeonatos, para crecer en tu carrera y para que nunca sientas que tu esfuerzo cae en saco roto. Así es como se construye paso a paso la felicidad.

Es preocupante que según los últimos estudios sobre felicidad en el trabajo el 78% de los españoles no estamos contentos con el nuestro. Esto se debe a muchísimas razones dependiendo de cada situación, pero en general es un dato alarmante. ¿Nos apasiona realmente nuestro trabajo? ¿Nos hace crecer o nos consume por dentro? ¿Nos complementa o nos complica la vida?

¿Por qué solo el 16% de las personas encuestadas tiene el trabajo de sus sueños? Cuando éramos pequeños, a todos nos preguntaban qué queríamos ser de mayores. Las respuestas eran típicas como médico, futbolista, astronauta, actriz… Trabajos que solo parecen alcanzables cuando tenemos 5 o 10 años. Pero también es verdad que el estudio dice que estas esperanzas de conseguir el trabajo que nos apasiona no se desvanecen por completo, y aunque nos pasemos el día o la vida poniéndonos excusas de por qué no alcanzamos el empleo soñado, es cierto que esa pasión por ese “algo” en concreto sigue ahí. Sí, dormida, pero puede despertar en cualquier momento si dejamos de limitarnos mentalmente con realidades envenenadas y nos lanzamos.

¿Has visto alguna vez las lágrimas de aquellos deportistas al recibir una medalla? ¿O las veces que se han levantado después de una derrota con el solo y único objetivo de seguir trabajando y esforzándose para conseguir la victoria? Eso, querid@ amig@, eso es pasión por lo que uno hace.

La pasión te hace querer, te hace creer que puedes, te hacer crecer. Esta enorme fuerza te hace tener una razón para levantarte cada mañana, hace que no cuenten las horas invertidas, sino los resultados alcanzados. Hace que no sientas cansancio, te mantiene atento, despierto, creativo, lúcido y activo. Hace que un minuto libre sea una nueva oportunidad, que tengas cara de viernes todos los días o que una tarea complicada se vuelva más sencilla. Es fuego en tu interior, que saca lo mejor de ti y lo mejor para los demás. A todos nos apasiona algo en la vida, que no necesariamente tenemos que convertir en empleo, pero que sí nos hace sentir vivos, libres, que da sentido a nuestra existencia y que seguro podemos aplicarlo paralelamente a nuestro modo de vida.

Tú sabes cuando tienes delante a un candidato que le apasiona el puesto. Sabes cuando su mirada brilla de manera especial, sabes cuando su sonrisa no puede ser más abierta y sabes cuando su tono de voz no puede ser más alegre. También se siente cuando uno tiene un compañero o un jefe con una gran pasión por su trabajo. Aprecias su rendimiento, sientes su vitalidad, puedes sentir su optimismo y su motivación en cada momento, o en cada reto del día a día. Y de eso precisamente se trata la pasión, de sentir, de experimentar sensaciones positivas.

Pasión también es trabajo duro, dedicación, perseverar cuando algo falla, no funciona o fracasa. Es preocuparse constantemente porque todo salga bien, si además ello causa un impacto positivo en las personas de tu alrededor. Es un movilizador, donde nace el deseo de luchar por aquello que quieres.

Imagina el valor que tiene encontrar aquello que nos apasiona. Las empresas y empleadores tienen el reto de conocer las pasiones de sus empleados y aunque no todos puedan cumplir sus sueños deben promover que se alcancen resultados y metas para la realización personal. En lugar de hacerles trabajar bajo presión, todo cambia haciendo trabajar bajo pasión, porque sin la pasión no hay emoción, sin emoción no hay sentimiento y sin sentimiento no hay resultados ni rendimiento.

En este mundo ya no basta con tener conocimientos, ya no basta con llegar a la hora y cumplir. Hay que enamorarse, hay que ponerle corazón, encantar, hacer que valga la pena… ¡atreverse! Dentro de nosotros hay mucho más poder del que nos han hecho creer.

¿Te atreves a descubrir y desarrollar tu pasión?

Si no sabes todavía cuál es tu pasión o qué camino seguir para vivir de ella, escríbenos a equipo@bevalueexecutive.com y te acompañaremos a descubrirlo. ¡Queremos ver cómo brillas!

Autor: Gabriel Redondo

Apasionado por las personas

Export Area Manager en Intermas Group

Consultor en Bevalue

Neurociencia ¡Evolución humana!

La globalización, los avances tecnológicos, los medios de comunicación… todo en nuestro exterior avanza a un ritmo abrumador, ¡a una velocidad con crecimiento exponencial! Pero… ¿nuestros cerebros avanzan al mismo ritmo? Definitivamente, NO.

Pero… ¿al menos los conocimientos que tenemos sobre el cerebro avanzan al mismo ritmo? Desgraciadamente, tampoco.

Parece ser que los seres humanos ponemos bastante foco en lo exterior y nos olvidamos del engranaje más importante que tenemos: nuestro cerebro. Es nuestra herramienta más potente y, aunque ha habido grandes avances, sigue siendo un gran desconocido para la mayoría de nosotros (no por ello menos importante).

 

Imagínate que eres el Director General de una empresa y tienes a 100 personas a tu cargo divididas en varios departamentos. La situación de tu empresa es la siguiente:

En el departamento de Marketing, el responsable siempre llega tarde y eso provoca que el resto del equipo tenga tareas pendientes y esté cada vez más desmotivado, pero al mismo tiempo tampoco se atreven a decirle nada para que cambie su conducta por miedo a la reacción y repercusión que esto pueda tener.

El departamento de logística no tiene una buena comunicación con el departamento de Marketing y, debido a errores de este último departamento, las promociones del producto suelen salir en plazos no reales, por lo que luego se acumulan las quejas en el departamento de atención al cliente y éstos acarrean la responsabilidad los de logística, por falta de información.

En el departamento de atención al cliente están muy estresados, pues existe una desviación demasiado grande entre la planificación del trabajo semanal (teniendo en cuenta el número de trabajadores del departamento) y el trabajo real existente ya que el número de incidencias es cada vez mayor. Están desbordados y no saben qué hacer, el clima en el equipo es cada vez más denso y los clientes están cada día más descontentos.

En el departamento de Finanzas están hablando mal de ti y creando mala reputación de tu marca entre tus propios empleados ya que se están generando muchas envidias sobre la diferencia de sueldo existente entre unos y otros trabajadores. Ellos manejan los datos financieros y no ven justo tu sueldo por el trabajo que realizas (no saben qué trabajo realizas exactamente) y tampoco ven justas las diferencias entre algunos trabajadores (aunque desconocen las responsabilidades y funciones de cada persona de la empresa).

Siendo el Director General de la empresa como eres y teniendo este panorama sin información ¿Qué vas a hacer si no lo sabes? ¿Cómo vas a liderar tu empresa si no sabes nada de sus departamentos? ¿Cómo vas a gestionarlo si no sabes nada sobre las personas que la integran? ¿Qué probabilidades de éxito tiene tu empresa?

Probablemente, bajarán las ventas, perderás dinero, los trabajadores serán despedidos (si no se van antes voluntariamente debido al mal clima laboral que se está creando y en ese caso perderás el talento que hayas reclutado), la empresa cerrará y tú acabarás endeudado.

Eso mismo es lo que sucede con el cerebro, si no sabemos cómo funciona, no sabemos gestionarlo, nos falta información, nos falta conocimiento sobre él. Nuestro cerebro es nuestra propia empresa, compuesto por diferentes áreas (departamentos) que se encargan de tomar decisiones, de tener emociones, de desarrollar habilidades, de almacenar conocimiento… y tenemos que averiguar cómo funciona cada una de ellas y cómo se interrelacionan con el resto para gestionarlo de la mejor forma posible y convertirnos en líderes de nuestras vidas.

ANE

Gracias a la neurociencia vamos descubriendo cada vez más cómo funciona nuestro cerebro, lo cuál es clave para nuestro éxito y felicidad así como para conseguir la mayoría de las metas que nos marcamos y que tanto nos importan. Por lo tanto, es imprescindible que avancemos neurocientíficamente, TODOS saldremos beneficiados.

En el mundo hay mucha información (demasiada) y, generalmente, acaba llegando a nuestros sentidos de una forma muy distorsionada (por no hablar ya de la interpretación que cada uno hace de esta y como luego la transmite…). Existiendo “San Google”, tantísimas universidades, centros de formación, academias, empresas, especialistas, medios de comunicación… ¿Cómo filtro y selecciono en qué me formo, qué me creo y qué difundo? Y si tengo una empresa, ¿de qué fuentes de información me alimento? ¿Dónde están los últimos avances neurocientíficos? A través de las academias que os referencio a continuación encontraréis la solución a estas preguntas que muchos científicos, coaches, formadores y empresarios frecuentemente os cuestionáis.

Ninguna otra ciencia ha hecho en los últimos 10 años tantos avances como la neurociencia. Ser un puente entre la ciencia y las finanzas, llevar tales avances a empresas y otras organizaciones es el principal objetivo de estas academias. Los servicios que ofrecen están ya establecidos en Alemania. Tras un período de desarrollo que llevó tres años, Torsten Seelbach fundó en Colonia, en el 2009, la “AFNB“ (Academia de Neurociencia y Gestión en Formación Profesional). En tan sólo dos años de puesta en marcha, la academia contaba ya con la colaboración de 300 asesores, coaches y entrenadores que prestan hasta hoy sus servicios en más de 5000 empresas y organizaciones. Para poder ofrecer los servicios a otros países, se fundaron en el 2012, a parte de la AFNB en Alemania, INME en USA y ANE en España.

anefeliz3

Nieves Pérez, Directora de ANE y buena amiga mía, está encargándose de la expansión y captación de socios para la academia en España a través de varias vías de networking, desayunos naturales aplicando la neurociencia, conferencias y otros eventos.

Nievesyofeliz

Los servicios y productos que ofrecen en esta Academia neurocientífica se crean con un equipo de expertos profesionales en Alemania. Más de 20 expertos de diversas disciplinas trabajan conjuntamente gracias al nuevo “Workflow-System“ en un objetivo común. A la hora de seleccionar descubrimientos científicos, dan especial importancia a datos y resultados fidedignios. Por ello se basan en fuentes como p.ej. reconocidos centros de investigación, prestigiosas universidades, publicaciones, libros científicos, conferencias, simposios y otras ponencias.

anefeliz

En estas academias, realizan estudios neurocientíficos, con base empírica, para difundir conocimientos fidedignos a través de productos como:

–          Vídeos

–          Audios

–          Presentaciones

–          Documentaciones

Gracias a sus productos, podemos acceder al conocimiento sobre la neurociencia aplicable a áreas que son de nuestro interés como: el desarrollo personal, coaching, asesoramiento, gestión del cambio, Marketing, inteligencia emocional, gestión de relaciones, etc. de una forma asimilable para nuestro cerebro.

A muchas personas cuando les hablan de algunos temas que no están probados científicamente, les suena a “humo” o a “aire”, no les parece real. Gracias a la neurociencia empezamos a avalar muchas de éstas áreas tan útiles para todos y poco creíbles para algunos.

Para ser socio de ANE, además de pagar la cuota anual, hay una previa selección ya que se te brinda la oportunidad de participar en simposios en Alemania en los que podrás tratar directamente con científicos que han descubierto grandes avances neurocientíficos viniendo desde lugares como Harward, Cambridge, etc. Si te interesa ser socio de ANE para aportar conocimiento con un valor añadido inigualable a tu empresa, academia, escuela o a ti mismo… puedes llamarme a mí directamente al 646611794 o escribirme a coachgilabert@gmail.com.

¡Apostemos por la neurociencia! ¡Apostemos por la evolución humana!

Para más información podéis acceder a la web de ANE

María Gilabert Hernando

¡De moda lo que te acomoda!

La moda es divertida, son tendencias, colores, formas, estilos, es elección, diversión, belleza, diversidad, entretenimiento, provoca emociones  y muchas cosas más… ¡pero no es enfermedad! En muchas ocasiones la enfermedad la tenemos nosotros, las personas, no la moda. Nuestros cerebros y sus múltiples interpretaciones. Puede que la delgadez (por suerte cada vez menos) esté de moda pero la moda no es delgadez. La moda no es mala en sí misma, todo es relativo y depende del orden de valores y de la importancia y significado que le otorgues a cada cosa.  Es cierto que la delgadez de las modelos hace daño a muchas chicas. No obstante, hay chicas delgadas que están muy sanas. Por ejemplo, si eres de constitución delgada y así estás sana, no hay problema en que seas modelo. Si tu tendencia no es estar dentro de los “cánones” que la sociedad considera aptos actualmente para desfilar en una pasarela o posar para que te fotografíen (delgadez), no busques ser modelo, hay muchas otras opciones para estar en la moda y que te harán mucho más feliz… ¡descúbrelas! Lo primero es que estés sana y entonces disfrutarás de la moda y de muchísimas otras cosas más que te ofrezca la vida. Sin embargo, si intentas entrar en esos cánones sin hacer ni caso a tu cuerpo y a tu salud, no disfrutarás ni de la moda ni de la mayoría de cosas que vivas ya que estarás cegada en un punto erróneo, dedicarás tu energía y tu vida en vano a algo que no te va a hacer feliz ¡cambiemos el foco de atención y ordenemos nuestros cerebros!

moda

La moda es un mecanismo regulador de elecciones, realizadas en función de criterios subjetivos asociados al gusto colectivo. ¡Pongamos de moda estar sano y feliz en vez de delgado! ¡Pongamos de moda cuidarnos en vez de machacarnos! ¡Empecemos a tener claras las prioridades y los valores en vez de dejarnos llevar y parecer zombies que seguimos sin saber por qué a no se sabe quién mientras no se sabe quién sigue al mundo sabiendo por qué! (explico esta última frase a pie de página)

¿Cómo? Siendo conscientes y actuando.

Primero, entendiendo las conclusiones erróneas de los silogismos que hace muchas veces nuestra mente en relación a este tema. Nuestro pensamiento realiza conexiones erróneas lo cual hace que interpretemos mal sucesos de la realidad y concedamos un significado a algunas cosas que en muchas ocasiones está distorsionado, equivocado e incluso puede llegar a ser patológico. Partimos de conceptos reales, cogemos trocitos de realidad que adaptamos y distorsionamos a nuestra conveniencia para ajustarlos a la defensa de nuestra identidad y muchas veces ni nos damos cuenta de ello. Creemos defender nuestra identidad porque hemos asociado nuestra identidad a ese trocito de realidad (“eso” con lo que nos identificamos en muchas ocasiones es la delgadez en vez de la moda dada la conclusión errónea del silogismo).

Silogismo con conclusión errónea que realiza nuestro cerebro:

Si A está en B y A está en C… ¿B está en C? ¡NO! Nuestra mente muchas veces cree que sí, pero en este caso es FALSO!

Si A está en B: Si sigo la moda (A) tendré “x” estilo, personalidad… (B) (inconscientemente lo asociamos con nuestra identidad)

 y A está en C: La moda (A) tiene como referentes a chicas delgadas (C)

B está en C: Para identificarme con un estilo y sentir una personalidad (B) tengo que ser delgada (C)

Esta conclusión errónea es a la que llega nuestra mente de forma automática e inconsciente de manera que lo interpretamos y aceptamos como verdad pero la realidad no es así, puedes seguir la moda sin estar delgada, sólo una pequeña parte de las personas que mueven la industria de la moda están delgadas (la parte que vemos en el escaparate). La moda no es la delgadez.

Si te gusta la moda sigue un estilo, una o varias marcas,  o crea tu propio estilo e incluso crea tu propia marca pero siendo siempre tú, enterita, con tu cuerpo, tu salud y tu vitalidad. Adorna tu cuerpo como quieras, pero no te lo cargues, ten cuidado con lo que te identificas.

Aquí tenéis un ejemplo gráfico de un silogismo:

Silogismo

Segundo: como es difícil que todos entiendan esto empecemos a actuar, a cambiar los cánones de belleza. ¡Cambiemos delgadez por salud! Quizá lo que explico en este artículo tú lo has entendido pero hay cientos y miles de niñas y niños que no lo entenderán durante años y lo único que verán será esa modelo que les mostremos y su cabeza automáticamente e inconscientemente hará el silogismo comentado llegando a la conclusión errónea, lo cuál puede hacerles caer en una enfermad e incluso acabar con sus vidas.

El principal objetivo de una marca es la venta y, seamos realistas, esto no lo vamos a cambiar. Si el mercado pide chicas delgadas, las modelos serán chicas delgadas. Si contratan una chica delgada sana no hay problema para la chica ni para la empresa, el problema es para quién asocia a la delgadez con la marca y su identidad con ésta (el silogismo con conclusión errónea explicado anteriormente). En ese caso han puesto su atención en un objetivo equivocado. Como esto es común y es difícil hacerle detectar al cerebro algo así lo ideal y que sí podemos empezar a hacer es… ¡empezar a cambiar la moda!

¡chica guapa! = ¡chica sana y feliz! Chica fuerte, que puede hacer deporte, trabajar, disfrutar, reír, bailar, cantar, moverse, energía… ¡vivir!

¡Se acabó que chica guapa sea chica delgada! Un % pequeño de personas serán delgadas por constitución pero un % muy alto serán delgadas a coste de su salud, estarán débiles, con falta de nutrientes, no podrán hacer apenas deporte ni disfrutar de muchas situaciones, disminuirán su rendimiento en el trabajo y en toda actividad que realicen, por no entrar en las enfermedades psicológicas secundarias que suele provocar un TCA como: depresión, ansiedad, etc.

Actualmente nos ha dado por “ahí”, por la delgadez y la piel morena, pero hace muchos años para ser bonita los cánones de belleza marcaban que debías ser de tez blanca y entrada en carnes, por lo tanto la moda cambia, se puede cambiar. Si quieres seguir la moda, sigue el estilo o la marca que tú quieres o marca tu propio estilo pero siempre… ¡en tu cuerpo sano y cuidado! ¡Pongamos de moda la salud! ¡Esto sí que podemos cambiarlo!

¿Me ayudas? No esperes a que la moda cambie, a que otros cambien… ¡Cambia tú, cambia hoy, cambia ahora! Porque uno a uno… ¡somos todos!

¡Juega con la moda pero no  juegues contigo!

Aquí tenéis una foto donde podéis ver cómo las barbies por fin van cambiando… ¿cuánto quieres esperar a que cambie todo si tú te das cuenta ya? Ayuda a esos niños y niñas que quizá no pueden darse cuenta todavía siendo tú hoy el ejemplo de que lo has entendido, siéndolo ahora. Recuerda que uno a uno… somos todos!

 barbie

Os dejo un blog donde buscan el entretenimiento a través  de la moda una forma cercana, práctica y accesible, recuerda… ENTRETENIMIENTO. http://www.balamoda.net/

Recomiendo la lectura del último artículo escrito en Psicología Feliz: IDENTIDADES QUE MATAN… http://felizpsicologia.com/?p=576#sthash.6kUAnySQ.dpbs

Explicación de la frase que menciono:

“dejarnos llevar y parecer zombies (cuando todavía no somos conscientes) que seguimos sin saber por qué (las asociaciones que realiza nuestro cerebro al identificarnos con las empresas actúan a nivel inconsciente) a no se sabe quién (empresas) mientras no se sabe quién (empresas) sigue al mundo sabiendo por qué (éxito y dinero)”

 

 

 

María Gilabert Hernando