Psicología deportiva

En el deporte, la cabeza juega un papel imprescindible y no me refiero para dar cabezazos jugando a fútbol como bien nos ha demostrado varias veces Puyol (gran jugador del FC Barcelona) en el campo sino a que tu mente puede ser tu mejor amigo y/o tu mayor enemigo, ¡aprende a sacarle partido!

Para escuchar el podcast pulsa “play”:

No sólo cada persona es distinta, sino que cada deporte, cada grupo y cada situación en las que se encuentran los equipos o las personas que compiten son diferentes.

En la conferencia de Psicología del deporte aplicada a la vela que impartí el 15 de febrero para niños/as que compiten en regatas el tema central fue la motivación y la confianza en uno mismo, afrontar retos, identificar tus puntos fuertes, apreciar la importancia del locus de control interno y aprovechar cada segundo del presente ya que cada momento es una nueva oportunidad para ganar.

1911867_10153800422205302_156488383_n

Sin embargo, en la conferencia que impartiré este viernes (Psicología del deporte aplicada a la danza), no sólo cambia el público y el deporte en sí (en este caso son bailarinas que compiten a nivel internacional), sino que cambia el tema central: la tolerancia a la frustración. Me encontraré ante niñas altamente motivadas y, en general, con bastante confianza en sí mismas pero que, muchas de ellas, tienen dificultades para tolerar la “no recompensa” tras un concurso ya que la confianza en sí mismas es tan alta y su esfuerzo tan grande que cuando no se ven premiadas son capaces de generalizar el resultado concreto de esa situación específica a varias áreas de su vida, incluso pensando que por no ganar un concurso determinado deberían dejar la danza, cuando en realidad son grandes bailarinas. La mente tiende a engañarnos generalizando (por ejemplo, si alguien cree que va a ganar una competición y luego no la gana suele sentir frustración ya que cree que su expectativa no está acorde con la realidad o bien que el mundo no es justo, por lo que en algunas ocasiones tendemos a generalizar esa emoción negativa provocada por un resultado concreto a muchas situaciones que nada tienen que ver y eso nos lleva a tomar decisiones erróneas en áreas que no tocan. Pueden crearse un autoconcepto de sí mismas negativo que no corresponda con la realidad, pueden incluso decidir dejar el deporte, etc. Cuando ciertamente, la realidad de lo sucedido puede ser muy variada (y en la mayoría de casos no es la interpretada): puede que el jurado haya sido subjetivo, puede que quizá haya una persona mejor preparada y eso no signifique que tú no puedas ganar otras veces, o quizá haya una persona que no esté mejor preparada pero que sí que haya tenido más suerte o algunos factores le hayan favorecido (ese día quizá estaba más contenta, más tranquila, más lo que sea…), quizá puedes mejorar algunos detalles en los que debería fijarse o contemplar algunos factores que no tenía en cuenta, etc. Son muchas las causas por las que una persona puede “no ganar”, pero en cualquier caso, no ganar no significa perder sino APRENDER. Y sobretodo, aprender a analizar la situación en concreto, sin generalizarlo a otras áreas, situaciones o personas.

Por lo tanto, el tema de este viernes girará en torno a que si te caes 7 veces, te levantas 8, aprender a no generalizar, fijarte en los detalles que sí puedes modificar y tener claro que unas veces ganas y otras aprendes.

yudes_maria (1)

 Como podéis ver, aunque en los dos casos sean conferencias de “Psicología del deporte” se tratan de temas muy diferentes y al mismo tiempo importantes. Así que, si lideráis, entrenáis, gestionáis personas, equipos, grupos…  sea para el área o sector que sea para la cual trabajéis… amplia tus conocimientos formándote y mejora tus habilidades practicando, pero sé astuto para adaptarlos a cada situación, en cada contexto y a cada momento! ¡Ahí encontrarás el éxito!

 ¡Adáptate a cada situación, a cada grupo y a cada persona!

 Os dejo dos vídeos muy interesantes:

– Vídeo de Heather Dorniden, corredora de atletismo, que muestra cómo levantarse tras una caída:

– Vídeo de motivación psicología del deporte:


Agradecer en este post a Patricia Ramírez (psicóloga del Betis, equipo de fútbol de 1ª división en España y gran profesional y persona entrevistada regularmente en televisión), la recomendación que me hizo de explicar la metáfora de David y Goliat en la conferencia de psicología del deporte aplicada a vela, muy buen consejo ya que los niños comprendieron perfectamente lo que quería transmitirles y supieron identificarse con David y sacar sus “puntos fuertes” para fijarse en ellos durante las regatas.

Cualquier otra recomendación por parte de profesionales y/o expertos en el área deportiva será bienvenida porque…

¡Juntos sumamos y uno a uno somos todos! 

María Gilabert Hernando

¿Tú también quieres ser rico?

Hace unas semanas fui a Mallorca con todas mis amigas “del cole” para celebrar la boda de una de ellas y pasamos unos días en una casa rural (nos alojamos en el mismo lugar en el que se celebraba la boda), fue una experiencia increíble e inolvidable.

Al llegar el domingo cogí un avión de Mallorca a Ibiza para visitar a unos amigos que residen allí la temporada de verano y estuve con ellos unos días. Disfrutamos de las preciosas calas de Ibiza, divertidas fiestas, deliciosas comidas y miles de cosas más que nos ofrecía la isla, pero sobretodo, de nuestra amistad.

La gente desde fuera suele pensar que una persona que encaja en el primer grupo no puede encajar en el segundo y viceversa porque estamos acostumbrados a mirar sólo en términos de grupos y nos olvidamos que los grupos los forman personas.

El grupo de amigos con el que estuve en Mallorca (grupo A) y  el grupo con el que estuve en Ibiza (grupo B) son muy diferentes, han recibido dos tipos de educación totalmente distinta y además de existir grandes diferencias entre ambos grupos, también existen muchas diferencias personales entre los integrantes de cada grupo. El grupo A ha recibido una educación religiosa y siguen unos valores muy concretos acordes a su educación. En el grupo B trabajan en lo que se conoce como “el mundo de la noche”. En numerosas ocasiones escucho que, tanto a “la religión” como al “mundo de la noche”, muchas personas les atribuyen conceptos negativos que les evitan acercarse a conocer realmente lo que juzgan. Sin embargo, yo personalmente decido relacionarme y quedarme con lo positivo de todo ellos. Me encanta descubrir personas, culturas, países, religiones, formas diferentes de vida, etc., y a medida que voy descubriendo voy decidiendo qué es con lo que me quedo de cada “descubrimiento”. ¿Quién dicta con qué me quedo y con qué no? Mi conciencia ¡No hay mejor almohada que una conciencia tranquila! Todo en la vida tiene parte buena y parte mala, así que no se trata de alejarse sino de conocer, respetar, decidir y saber diferenciar y quedarte con lo que tú quieres para tu vida.

¿Quién soy yo para juzgar si alguien sigue una religión u otra? ¿Quién soy yo para juzgar si alguien trabaja en un empleo u otro? ¿si alguien decide aparentar lo que no es? ¿si alguien necesita llamar la atención? ¿Si alguien tiene una educación diferente a la mía? ¿ si alguien decide llevar un tipo de vida u otra? ¡No estoy en el cerebro de nadie ni he vivido la vida de otros como para juzgar nada de eso! No sé lo que ha vivido exactamente cada persona, y aunque me explicasen sus “historias”, no sabría cómo las han vivido, cómo las han sentido ni cómo les ha afectado. Tampoco podría adivinar hasta qué punto alguien quiere salir o no de la situación en la que está, no sé si está esforzándose por conservar o cambiar algo (de hecho muchas veces ni la propia persona lo sabe todavía) así que como no lo puedo saber todo intento limitarme a “estar”, a conocer a las personas, a respetar, a que me conozcan y a amar. Tras conocer siempre hago una balanza y mantengo cerca a todo aquello y a aquellas personas que me aporten más cosas positivas que negativas. Mis amigos saben que les quiero así, tal y como son cada uno, en el punto de su vida en el que estén, comparto y creo momentos con ellos e intento sacar lo bueno que me aporta cada grupo y cada persona ya que para mí eso es la amistad, vivir compartiendo y sacarnos brillo mutuamente. Saben que respeto todas sus decisiones y que si algún día quieren cambiar hacia alguna dirección que crean que yo puedo ayudarles, ahí estaré. Porque si algo he aprendido es que la gente puede cambiar, pero sólo cambia cuando quiere, como quiere y hacia donde quiere.

Y no olvides que no es lo mismo SER que PARECER. Muchas personas parecen lo que no son, parecen ricas y no lo son, parecen felices y esconden tristeza, parecen serios muchos que quizá son felices, etc. Así que descubre lo que cada uno ES, pues muchas veces incluso ellos mismos lo están todavía descubriendo y esa “agresividad” que a veces les nace de dentro, esas “drogas” que sienten que no pueden evitar consumir, ese “egoísmo” que a veces adueña a algunas personas y tantas otras cosas… muchas veces son actitudes que toman como defensa (incluso sin darse cuenta). Si “rascas” y observas lo que hay debajo de esas “telarañas” en muchas ocasiones encontrarás un gran tesoro así que ¡saca lo bueno que tiene cada uno y haz que brille en ti! La mayoría de veces, al ver esas telarañas, juzgamos y giramos la cara sin siquiera dar a pie a descubrir más. En cambio, no nos damos cuenta que tener algún tipo de “telaraña” es propio del ser humano igual que también es propio del ser humano ir descubriéndolas y puliéndolas sacando a relucir el tesoro que cada uno esconde.

¿Cómo? Empieza no girándote la cara a ti mismo por tener “telarañas”, descubre el tesoro que hay en ti, y a continuación, empieza a descubrir el tesoro que guardan los demás. A veces esas telarañas tapan la luz que desprendes, pero no te preocupes ¡puedes con ellas y esa luz está en ti! ¡Descubre qué telarañas te están tapando y qué tesoro hay en ti! ¡Brilla, deslumbras con luz propia!

¿Tú también quieres ser rico?

Ese brillo es riqueza y así yo… ¡me hago rica!

Imagen

Os dejo esta canción escrita por Michael Jackson y Lionel Richie y cantada por varios artistas; WE ARE THE WORLD

http://www.youtube.com/watch?v=-NA_fQY1vN0

P.D. La riqueza humana es la mayor riqueza que existe (si buscabas dinero porque te parece más importante es que quizá has olvidado que el dinero lo fabricamos los humanos)

A mis amigos:

Del grupo A (Mallorca), me quedo con la responsabilidad, la educación, la capacidad de trabajo, el respeto, la lealtad, la perseverancia y el valor de la amistad.

Gracias Rosa y Tòfol (y a mis amigas “del cole”) por estar siempre ahí, haya pasado las épocas y los “baches” que haya pasado, mis incondicionales, amigas desde siempre y para siempre.

Del grupo B (Ibiza), me quedo con la alegría que desprenden, la ilusión, la motivación, la transparencia, la vitalidad, la diversión, la espontaneidad, la energía y la capacidad de espabilarse ante cualquier situación les plantee en la vida.

Gracias Marta por ser tan gran anfitriona y hacerme sentir como en casa (prestándome incluso tu móvil y tus llaves de casa), gracias Noe, Alex y Ramon por cuidarme como a una hermana durante mi estancia en Ibiza.

María Gilabert Hernando