3 claves de felicidad que nos enseña la Navidad

claves de felicidad

La frase Feliz Navidad la decimos mucho en estas fechas, a veces sin reparar en toda su profundidad. ¿Qué tienen de especial estas fiestas que a menudo sacan lo mejor de nosotros y transforman en especiales los días de invierno? Esta época navideña es una oportunidad para aprender 3 claves de felicidad que podemos trasladar al resto del año.

1. La Navidad es tiempo de ver más allá

Más allá de las diferencias de carácter, de puntos de vista y de muchas otras cosas, en Navidad nos juntamos con nuestros seres queridos. Nos centramos en lo importante, y esa es la primera de las claves de felicidad que nos enseñan estas fiestas. Es una lección que por desgracia también aprendemos ante la pérdida de un ser querido, pero en cambio en las fiestas navideñas se puede aprender con alegría, con canciones y turrones.

Quizá hay alguien en la familia con quien no nos entendemos bien, incluso personas tóxicas que tenemos que acabar viendo. Aunque a veces no podamos escoger qué vivir, siempre podemos escoger cómo vivirlo.

¿Qué tal si también el resto del año aprendemos a apreciar cada día lo más importante? Quedarnos con lo esencial, trascender las pequeñeces, reducir las quejas, buscar lo que nos une y no tanto lo que nos separa… Ahora que se acerca año nuevo, ya tenemos una buena idea para añadir a esos propósitos que tantos nos hacemos.

2. La felicidad está en el momento presente

Podemos mirar atrás para aprender o al futuro para marcarnos metas, pero es en cada instante donde encontramos la felicidad. En el ahora, en ese abrazo, en saborear ese plato exquisito, en disfrutar de estar vivos…

Por supuesto que no todo será perfecto, incluso en Navidad. Es posible que encontremos puntos de conflicto sin lograr el punto 1 de este artículo, o que haya cosas que no salgan como esperábamos. Por eso es tan importante estar en el presente, reduciendo expectativas y centrándonos en lo que hay a cada instante. Como dice Eckhart Tolle en El Poder del Ahora:

“Acepta; y después actúa. Acepta cualquier cosa que contenga el momento presente como si la hubieras elegido. Trabaja siempre a favor del momento, no contra él. Haz del presente tu amigo y aliado, no tu enemigo. Esto transformará milagrosamente tu vida.”

3. Compartir da felicidad

Numerosos estudios han demostrado la vinculación entre ser generosos y ser felices, pero es que en Navidad se nota más que nunca. Compartiendo en la mesa, regalando a otros, ayudando a otras personas que lo necesitan con gestos solidarios… nos sentimos llenos de felicidad. Puede ser emocionante abrir un regalo, pero cuando queremos a alguien o ayudamos a un desconocido, ese brillo en los ojos y esa felicidad indescriptible no se puede comprar con dinero.

Esa misma actitud la podríamos trasladar al resto del año, para compartir más, ser más solidarios, hacer más equipo en las familias y en las empresas, para regalar saludos amables, reconocimientos, gestos de interés por los demás…

¡Aprovechemos y llevemos ese espíritu navideño a todo el año! ¡¡Feliz Navidad de todo el equipo de BeValue!!

feliz navidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *