A ti, voy a felicitarte

A ti, voy a felicitarte
3 mayo, 2017 Laura Ambrós Vivancos

Voy a felicitarte. Sí, a ti. Y no va a ser un felicidades del tipo eres simplemente extraordinario. Más bien va a ser un felicidades del eres totalmente extraordinario. Porque lo extraordinario no tiene nada de simple, aún presentándose sencillo a ojos ajenos.

Tendemos a no calibrar la dificultad. Ese pesado incordio que se nos pone por el camino a cada paso que damos; a cada sueño que empezamos. Porque difícil es encontrar ese equilibrio tan buscado. Difícil es lograr esa armonía celestial que suena a felicidad. A tu felicidad. A la que labraste igual durante años, igual durante tan solo un instante. Pero lo hiciste, la anhelaste y la tocaste. Tan única, tan diferente, tan natural, tan tuya.

Te llamo extraordinario pues has sabido verte, conocerte. Y estarás pensando que la gran tontería se acaba de escribir, y que ahora sí deberías parar de leer. Y te felicito por no hacerlo y seguir aquí; porque no, no me he vuelto loca, y sí, he dicho que te felicito por verte. Así es que no todo el mundo lo consigue. En una sociedad dominada por el quiero y no puedo, suele abundar el voy a hacer ver que lo veo. Por favor, que no te engañen, quiero decir, que no os engañen a ninguno de vosotros, a los pocos que quedáis. Todo es pura ceguera. Lo que convierte en una tarea excepcional e incluso emocional el hecho de ver entre la multitud y no perderse por el camino de la apariencia.

Pues no se me ocurre mejor manera de celebrar tu diferencia que la de darte mi mano y, con ello, la de felicitarte por ser; por querer ser sin importar el cómo que tanto aburre a los que son de verdad. A los que, como tú, miran, sienten, piensan, viven y aman sin miedo a nada; como bien dicen Alex y Amaia.

Finalmente, mientras parto y te dejo solo, voy a felicitarte por irte. Por irte al ritmo que se va la vida. Sin dramas. Esos que se queden atrás. Porque eso va a significar que avanzas, así que felicidades por no pararte a lamentarte y seguir. Siempre seguir hacia adelante, lo que viene a ser lo importante. Lo que debería ser natural, y a lo que unos lo llaman trayectoria lineal mientras otros prefieren evolución corporal y mental. Así que adiós, por mi no vuelvas porque pobre de ti que te detengas.

Autora: Laura Ambrós Vivancos

Linkedin

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acepto

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas que las utilizemos. Más información aquí.